ESPAÑA

Irregularidades y chanchullos acorralan al pseudosindicato anticorrupción Manos Limpias

La fiscalía de Madrid investiga a Manos Limpias por apropiación indebida y por recibir dinero en negro de empresarios para interponer querellas en su beneficio. Fuentes cercanas a la organización hablan de prácticas de "extorsión".

por María Altimira
21 Marzo 2016, 10:50am

Miguel Bernad, presidente de Manos Limpias, se asoma al balcón de la sede de la organización en Madrid. Imagen por Sergio Pérez/Reuters

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El pseudosindicato anticorrupción Manos Limpias (ML) parece estar cada vez más acorralado. La proliferación de investigaciones judiciales y periodísticas sobre irregularidades y la presunta comisión de delitos manchan su gestión y amenazan con empañar su "marca" y poner en peligro el poder alcanzado por esta controvertida organización española en los últimos años a golpe de querellas.

Se les acusa de apropiación indebida, de recibir dinero de empresarios a cambio de defender querellas en su nombre pero en beneficio de estos "contribuyentes" e incluso de exigir dinero a cambio de no interponer o de retirar demandas, según fuentes conocedoras de la realidad interna de la organización consultadas por VICE News.

Manos Limpias, que siempre se ha presentado como un instrumento altruista y sin adscripción ideológica al servicio de la lucha contra los abusos y las corruptelas y en favor de la transparencia, está ahora, más que nunca, en el punto de mira.

Dirigido por el ultraderechista Miguel Bernad, ML funciona como una fábrica de interponer demandas por acusación popular [figura procesal que legitima a cualquier ciudadano a interponer una querella sin necesidad de ser parte afectada por el hecho demandado] y cuenta con una destacable catálogo de éxitos.

Se trata de logros como el de haber llevado ante los tribunales españoles a la Infanta Cristina, mediante la denuncia por el caso Nóos y al exvicepresidente del gobierno y exdirector gerente del FMI, Rodrigo Rato, por maquillar los balances de Caja Madrid, una de las seis entidades que hoy forman Bankia, el banco rescatado en 2012 con 23.500 millones de euros del erario público.

¿Juicio a medida a la Corona española?. Leer más aquí.

Éxitos que, sin embargo, nunca han conseguido diluir las sospechas entorno al uso fraudulento del poder alcanzado gracias a la gran repercusión mediática de algunas victorias judiciales.

Ahora, las suspicacias que apuntaban a la interposición de querellas con el objetivo de mover influencias, monetizar la judicialización o no judicialización de casos y ganar batallas ideológicas, se apoyan en indicios más sólidos.

La opacidad y la ambigüedad siempre han marcado la gestión de Manos Limpias. Su condición de sindicato — más simbólica que real porque sólo tiene 7 delegados sindicales en toda España — y el hecho de no recibir subvenciones públicas han facilitado a ML actuar sin publicar sus cuentas.

Bernad, exsecretario general del Frente Nacional de Blas Piñar en 1994, siempre ha negado la adscripción ideológica del pseudosindicato y ha circunscrito al pasado sus vínculos con la ultraderecha. Aún así, en 2011, el secretario general de ML recibió un premio de la Fundación Nacional Francisco Franco, cuyo vicepresidente ejecutivo, Jaime Alonso, ha colaborado como abogado en diversas querellas bajo el paraguas de Manos Limpias y es amigo íntimo de Bernad.

Miguel Bernad en una foto de archivo de Manos Limpias.

Solo dos años antes, ML se había querellado contra el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, por la causa que éste había impulsado contra el Franquismo. Finalmente, el juez fue inhabilitado por otra causa.

Entre la batería de indicios que dan solidez a las sospechas, está la reciente investigación de la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid sobre la presunta apropiación indebida por parte de Bernad y Virginia López Negrete, la abogada colaboradora más mediática del pseudosindicato, del dinero abonado por los afectados del caso de la estafa piramidal de Fórum Filatélico y Afinsa.

López Negrete es la abogada de Manos Limpias para casi 1.000 afectados y, de acuerdo con las investigaciones, ella y Bernad se habrían repartido 103.500 euros, que supuestamente estaban destinados a gastos directamente asociados las acciones legales.

Además, la organización afronta otra investigación de la misma fiscalía motivada por una información publicada por el diario ABC. El artículo señala que ML habría recibido dinero en negro por parte de empresarios para personarse en querellas que respondían, presuntamente, a los intereses de estos donantes. De esta manera, los empresarios evitaban figurar en los procesos.

Los excolaboradores de ML Fernando Martínez Dalmau y la letrada Montse Suárez cuentan a VICE News la historia de lo que consideran la deriva de la organización hacia "prácticas irregulares" como las anteriormente citadas e investigadas por el ministerio público en los tribunales.

Además, fuentes conocedoras de la realidad interna del pseudosindicato aseguran a VICE News que este tipo de prácticas también incluirían el "chantaje". El funcionamiento, afirman estas fuentes que han accedido a hablar a condición de mantener el anonimato, era simple: "te pongo una querella y si me pagas te la quito". En algunas ocasiones, añade este testimonio, el "chantaje" era anterior a la interposición de la querella.

Esta fuente explica que así funcionó en muchos casos, aunque sólo accede a mencionar el de Esabe, la empresa de vigilancia y limpieza en la que López Negrete había trabajado. Tras su despido como delegada comercial en Valladolid y su posterior incorporación a Manos Limpias, esta abogada mandó un escrito a Juan José Prados del Pino, dueño de la empresa, acompañado de un contrato como asesora jurídica externa de Esabe en el que se adjudicaba un sueldo de 7.000 euros mensuales.

Los documentos enviados por fax en septiembre de 2011 llevaban el membrete de Manos Limpias y en ellos López Negrete se presentaba como jefa de la asesoría jurídica de la organización. La empresa fue acusada a finales de 2012 por un fraude de 30 millones de euros a la seguridad social y Prados desapareció literalmente del mapa. Hoy sigue estando en busca y captura.

Bernad niega que se tratara de extorsión, aunque calificó la maniobra de López Negrete de "irregularidad", denominación que después corrigió por la fórmula "cosa que no está bien", asegurando que así se lo hizo saber a la abogada.

López Negrete, como muchos otros, llegó por la notoriedad pública que estaba adquiriendo Manos Limpias con casos como el de Garzón, asegura la fuente anónima. "Perdieron la cabeza [la dirección de Manos Limpias, a cargo de Bernad] y, con [la notoriedad] y el dinero, llegaron las puñaladas traseras". Ella fue la que empezó a servirse "de la extorsión", añade .

De hecho, todos los entrevistados coinciden en señalar que el cambio de rumbo de la organización estuvo motivado por el aumento del poder y la forma de actuar de López Negrete en el seno de ML. Formada como abogada pero sin que exista constancia documental de su experiencia previa como letrada [ni en su página web, ni en su currículum colgado en LinkedIn], su andadura en la organización empezó en 2010.

A consecuencia de esta deriva y a partir de 2012, buena parte de los colaboradores y miembros con capacidad decisoria sobre la organización dieron por terminada su relación con ML.

La influencia que personas como Luis Pineda, presidente de la controvertida asociación en defensa de los consumidores de banca Ausbanc, denunciada por extorsión y dos veces expulsada del Registro Estatal de Asociaciones de Consumidores por la Agencia Española de Consumo (AECOSAN), empezaron a tener en el funcionamiento del pseudosindicato fue uno de los motivos de la desbandada. Pineda, como Bernad, tiene un pasado vinculado a la ultraderecha, habiendo militado, de joven, en el Frente de la Juventud.

De acuerdo con la misma AEC, la actividad de Ausbanc "no reviste la independencia y transparencia exigible a las asociaciones de consumidores". La decisión de la agencia, que llegó a mediados de 2014, estuvo motivada por la denuncia del BBVA que alegó que cobraba por publicitar [en las diversas revistas que dependen de la asociación] a entidades bancarias contra las que luego, presuntamente, debía llevar a cabo acciones judiciales en defensa de los consumidores.

"Ausbanc empieza a tener influencia en Manos Limpias mediante López Negrete y entonces las cosas se empiezan a torcer. Los objetivos de Ausbanc parecían opacos y no queríamos seguir en la organización teniendo en cuenta la senda que ML estaba cogiendo. No me fui yo solo, se marcharon más de 10 personas", ha asegurado en diversas entrevistas con VICE News Martínez Dalmau, encargado de la seguridad y de la gerencia de ML durante al menos seis años y hasta 2012.

Las explicaciones del exresponsable de seguridad y gerencia resultan reveladoras a la luz de las informaciones facilitadas por la fuente anónima en este artículo, pero también en relación a la citada entrevista que el mismo Martínez Dalmau concedió a ABC hace dos semanas. En la nota periodística, este exmiembro de ML declaró que él había sido testigo de la entrega de dinero en negro por parte de un empresario.

Un tipo de actuación que, de ser probada, convertiría esta organización en un instrumento de presión al servicio de sus intereses o los de sus "contribuyentes".

El "negocio" de Manos Limpias se gestionaría, en este caso, a través de una contabilidad B de la que, según lo que explica Martínez Dalmau, no existe registro alguno y que pasaba por las manos de Bernad quien, aproximadamente una vez al mes, organizaba una comida con los donantes para llenar la caja.

En declaraciones a VICE News, Bernad niega la existencia de cuentas B y asegura que "todas" las donaciones recibidas por la organización, la mayoría de 20 y 60 euros y algunas de hasta 300, "figuran en la contabilidad", gestionada por el tesorero José Valenzuela Muela. Pero ni Valenzuela, ni Bernad han querido facilitar información completa sobre las cuentas.

De acuerdo con Bernad, ML cuenta "con un presupuesto de 80.000 euros al año, solo una secretaria y la mujer de la limpieza tienen un sueldo fijo". El resto de colaboradores, la mayoría abogados, nunca reciben, asegura, ninguna remuneración por sus actuaciones judiciales. El dinero, añade, proviene de las pequeñas contribuciones ciudadanas y de las cuotas de los afiliados.

El ex tesorero del PP implica al presidente de España en la financiación irregular del partido. Leer más aquí.

Bernad niega que "existan pagos irregulares", y exige al rotativo ABC, que publicó esta información, los nombres de los supuestos empresarios que habrían aportado dinero durante comidas celebradas en restaurantes de Madrid. Además, el máximo responsable de ML asegura que ya ha presentado una querella contra el rotativo, el autor del artículo y Martínez Dalmau. Valenzuela rehusó, en una breve conversación con VICE News, comentar nada al respecto.

No es la primera vez que Bernad se enfrenta con los medios de comunicación.

El secretario general ya perdió una demanda que interpuso contra el periódico El País cuando publicó la transcripción de una grabación donde el secretario general ponía la influencia y el poder de ML al servicio de un comisionista de una trama de corrupción urbanística en Totana (Murcia). El comisionista no habría cobrado por su intermediación en el fraudulento negocio inmobiliario y Bernad se mostró dispuesto a interponer una denuncia para ayudarle a cobrar su parte.

El juicio del caso Totana se cerró con condenas que no implicaron prisión para ninguno de los acusados y la demanda que un empresario interpuso contra Bernad por coacción y estafa acabó archivándose. Por aquel entonces, López Negrete aún no colaboraba con Manos Limpias.

Sobre esta abogada que, de acuerdo con el mismo Bernad, entró en el sindicato de la mano de Rodrigo Gavilán, exportavoz de la Confederación Española de Policía (CEP) y amigo de Bernad, pesan otras acusaciones.

Una de ellas es la que también atañe a Bernad. Se trata de la citada acusación por apropiación indebida de los más de 103.500 euros abonados por los afectados de la estafa piramidal de Fórum y Afinsa.

De acuerdo con la investigación de la fiscalía de Delitos Económicos de Madrid, este dinero se habría ingresado en una cuenta de López Negrete y Bernad, luego habría sido se transferido a la cuenta de Manos Limpias y al cabo de un tiempo el secretario general habría retirado el dinero para quedarse con la mitad y entregar el resto a López Negrete.

La mitad sirvió para el pagar al procurador, pagar fotocopias, sufragar una [prueba] pericial... y la otra para pagar a Virginia por el caso Afinsa", declara Bernad.

Pero aún dando por buena la tesis de que los gastos para tirar adelante la demanda alcanzaban un importe cercano a los 50.000 euros, ¿por qué Negrete cobró a los afectados si su tarea como abogada de ML, tal y como ha afirmado en reiteradas ocasiones, se fundamenta en la gratuidad de los servicios jurídicos? "Fue la presidenta de la asociación de afectados [Mila Hernán] la que nos dijo que quería que un abogado de Manos Limpias llevara la causa", justifica Bernad.

No era una acción impulsada por Manos Limpias, añade Bernad. En este tipo de casos, "si nos piden nuestros servicios, la abogada [López Negrete, en este caso] no lo va a hacer de gratis, no somos una ONG", señala. Una versión contradictoria teniendo en cuenta la transferencia del montante abonado por los afectados a la cuenta oficial de Manos Limpias. Un movimiento que el mismo Bernad reconoció haber realizado durante su entrevista con VICE News.

Martínez Dalmau, presente en las reuniones para preparar las acciones judiciales de este caso, asegura que nunca se trató de una causa particular de una abogada de la organización, sino de un asunto de Manos Limpias, tal y como defiende la propia Mila Hernán en su blog.

López Negrete no respondió a ninguna de las llamadas ni correos electrónicos enviados por VICE News para obtener su versión de los hechos en cuanto a la ruptura de muchos de sus excompañeros con la organización, su relación con Ausbanc y los casos de Afinsa y Esabe.

En la imagen, una captura de pantalla de la web profesional de Virginia López Negrete.

Montse Suárez, que colaboró como letrada con Manos Limpias entre la primavera de 2011 y abril de 2013, asegura que más allá de la presunta apropiación indebida del dinero, la causa judicial emprendida por López Negrete es "éticamente y profesionalmente reprochable".

Esta abogada explica que ML insistió en querellarse contra el Estado por su presunta responsabilidad patrimonial en la quiebra de Fórum y Afinsa, cuando la Audiencia Nacional ya había resuelto en diversas ocasiones que esta vía no tenía fundamento jurídico.

En febrero de 2013, la Audiencia Nacional falló contra la estrategia de Manos Limpias arguyendo que no iba a entrar en el fondo de la cuestión porque ya se había manifestado al respecto en al menos 12 ocasiones en línea con la jurisprudencia ya existente del Tribunal Supremo.

"Esta gente está desesperada y lo que hace ML es vender una acción judicial a sabiendas de que tiene una probabilidad del 99,9 por ciento de que no prospere. En este contexto, ella sigue ampliando el plazo para que se adhieran más afectados. Es deshonesto. Una acción solo para lucrarse, para recabar provisión de fondos", sentencia Suárez.

Esta abogada que, anteriormente, había trabajado para Ausbanc, asegura que esta asociación y Manos Limpias han actuado conjuntamente en diversas ocasiones. El caso más emblemático de esta unión es el que dirigió Luis Pineda bajo el paraguas de ML contra el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa. "Están alineados, comparten intereses [ML y Ausbanc]", sentencia Suárez.

Caso Rodrigo Rato: 'La ciudadanía organizada puede plantar cara a los poderosos'. Leer más aquí.

"Ausbanc contaminó a Manos Limpias, que acabó actuando del mismo modo que la asociación de Pineda", afirma otra fuente anónima cercana al pseudosindicato consultada por VICE News. Con "modo" se refiere a casos como el de Javier López, presidente de la empresa dedicada a la intermediación financiera Credit Sevices. López afirma que el mismo Pineda le pidió que aportara 300.000 euros al año a Ausbanc.

"Pineda me dijo que si no le pagaba, me investigaría, y que si investigaba encontraría cosas [dada su posición como presidente de una asociación en defensa del derecho de los consumidores]... Que o bien estaba con él o bien contra él". Con todo, las acusaciones nunca han podido ser probadas judicialmente y Pineda ha ganado casos contra López y Credit Services por intromisión ilegítima al honor y por publicidad engañosa, respectivamente.

Pero ahora, la credibilidad de Manos Limpias ya no depende tanto de sus vínculos con asociaciones como Ausbanc o de sus relaciones con la ultraderecha, sino de las acusaciones de apropiación indebida por el caso Afinsa y los supuestos cobros a cambio de la interposición de querellas en beneficio de intereses empresariales.

Sigue a Maria Altimira en Twitter: @MariaAltimira

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs