Publicidad
Dinero por VICE - Presentado por Bancolombia

No le creas a esos cuentos financieros: acá te explicamos la verdad

Los hemos escuchado y quizás los hemos repetido, pero es hora de desmentirlos. Estos son los cinco mitos financieros más grandes, y por qué son falsos.

por Santiago Cembrano
20 Noviembre 2019, 3:50pm

Natalia Barragán

¿A quién no le gusta una buena historia? Alrededor de una fogata o antes de dormir, los cuentos estimulan nuestra imaginación y nos presentan nuevas posibilidades o formas de ver un mundo que no habíamos considerado. Nos permiten conocernos mejor. El problema es cuando la ficción entra a un terreno tan delicado como las finanzas. Entre comentarios y falsas creencias, se han establecido distintos mitos sobre cómo manejar la plata que, simplemente, son falsos. Y acá no hay narrativa que valga: creer en ellos es limitar nuestras posibilidades financieras y aportar a la desinformación.

Muchas veces los mitos financieros son como cuentos de terror, pues una vez prendes la luz verás que no hay nada bajo tu cama y que ese monstruo en tu silla era solo una pila de ropa sucia. Así pues, ahora señalaremos a esos mitos con nuestra linterna para iluminarlos y demostrar que no son más que creencias equivocadas.

El coco de las tarjetas de crédito

mitos financieros vice

Hemos escuchado que acechan bajo tu cama esperando a que te duermas o te distraigas, que te olvides de ellas, para golpearte, endeudarte y dejarte sin nada. Las tarjetas de crédito son temidas porque pueden tener tasas de interés altas o por sus copiosas cuotas, pero lo cierto es que cuando enciendes la luz y las miras con atención, te das cuenta de que no son el coco. Pueden ser una gran herramienta si sabes cómo usarlas, qué comprar y qué no, y a cuántas cuotas distribuir el pago. Además, pueden ayudarte a construir un buen historial crediticio. También pueden ser la mejor opción para hacer pagos por internet. Al final, el peligro que representan depende de ti: de tu responsabilidad al usarlas, de cómo priorizar tus gastos. Intenta realizar compras que realmente necesites y distribuir las cuotas a tu conveniencia. Además, debes tener claro el pago mínimo de cada mes y la fecha límite de pago, así estarás siempre al día.

La inversión solo es para ricos

mitos financieros vice

Los árboles se sacuden y la piel se estremece cuando de las tinieblas surge esa palabra tan confusa y deseada: la inversión. Hay bibliotecas llenas de libros sobre inversión que explican cómo controlarla. Tantos libros que parece un tema fuera de alcance, solo apto para los que ya tienen mucha plata o son expertos en finanzas. Nada más falso: la forma de que el dinero mantenga –e incluso aumente– su valor a lo largo del tiempo es precisamente invirtiéndolo (sabiamente, claro). Una buena inversión no es como llevar la plata al casino ni una ruleta rusa: de cada uno depende el nivel de riesgo y de retorno. Claro, no hay que invertir el dinero que se necesita para pagar obligaciones y deudas, pero los ahorros pueden funcionar mejor si generan más dinero. No está de más en este proceso buscar asesoría profesional. En todo caso, hoy en día cualquiera puede invertir incluso sin salir de casa: todo el proceso puede ser 100% virtual. Por ejemplo, desde la página de inversión virtual de Bancolombia, puedes invertir desde solo $500.000 pesos.

Es imposible ahorrar y pagar deudas a la vez

mitos financieros vice

Algunos libros polvorientos en bibliotecas prohibidas lo advierten: no se puede ahorrar sin antes haber pagado todas y absolutamente cada una de las deudas habidas y por haber. Y si bien es un propósito loable y más que necesario el de salir de las deudas –o saberlas manejar–, no tiene por qué anteceder al proceso de ahorro. Sea un crédito educativo o un préstamo para una moto, puedes irlo pagando y a la vez destinar lo que puedas para ahorrar. Así no sean grandes cantidades, el hecho de ser responsable y de construir hábitos te ayudará muchísimo una vez hayas salido de las deudas y puedas ahorrar mayores cantidades manteniendo la consistencia. Es difícil, pero es bueno ir edificando un futuro para cuando el tema de las deudas esté solucionado. La clave es ahorrar con un propósito claro, que no necesariamente es el mismo para el que te endeudaste o solicitaste el crédito.

Hacer presupuestos es una pérdida de tiempo

mitos financieros vice

"¿Para qué voy a hacer un presupuesto? Si me concentro y soy consciente de lo que gasto, no tengo que anotarlo todo. Igual soy cuidadoso. Es innecesario anotar lo que gasto y lo que me entra, ya soy grande, ¿no?". Pues… no. Hacer un presupuesto permite registrar los gastos y los ingresos para a) entender el estado de las finanzas y b) poder actuar sobre ellas según los campos que más gastos representen. Este mito surge de la creencia que una buena vida financiera se crea a partir de golpes discretos, como un aumento de salario. Pero lo cierto es que las finanzas son un asunto de todos los días y cuidarlas y mejorarlas también: al hacer un presupuesto que rastree los gastos de todos los días será uno el que controle el dinero y no el dinero el que lo controle a uno.

Los bancos: ¿tu enemigo?

mitos financieros bancolombia vice

Son el monstruo mayor: los bancos. Entonces, ¿por qué guardar tu plata en ellos o por qué pedirles préstamos? Nada, mejor con la familia o los amigos, gente que conozcas, no corporaciones malvadas. Eso dicen los vecinos y uno que otro tío, ¿no? Pues que quede claro: también es el mito más grande del mundo. Muchas veces el problema en las relaciones con los bancos es la desinformación: no preguntamos lo suficiente. Como siempre, la información es poder, por lo que si preguntas siempre y entiendes bien lo que estás haciendo con los bancos, no tiene por qué haber problema. Guardar el dinero bajo el colchón puede salir aún más caro – porque se pierde o se malgasta– y en los bancos puedes encontrar aliados para potenciar tus finanzas. Están a tu disposición: depende de ti cómo utilizar sus herramientas. Pueden ayudarte a ahorrar, o prestarte en el momento que más lo necesitas para dar un paso grande en la vida. Incluso te ofrecen opciones para invertir y rentabilizar tus ahorros.

La sabiduría tradicional forma mucho de lo que somos y creemos. Y está bien, nuestras costumbres contienen también nuestra identidad. Pero si vamos obteniendo nueva información es bueno cuestionar lo que creíamos antes. Este proyecto de VICE y Bancolombia también busca informar y dar herramientas para discernir lo que son rumores de lo que es la verdad. Por eso quisimos explicar la verdad sobre muchos cuentos y mitos de las finanzas, para que la información esté completa y ustedes puedan tomar mejores decisiones.

Tagged:
mitos
dinero
Patrocinado
finanzas
Finanzas personales
bolsillo
Dinero por VICE
Bancolombia