Music by VICE

La guía Noisey para entrarle a New Order

Desde el goth post-Joy Division hasta el acid house, New Order son los maestros del renacimiento. Sumérgete en estos casi 40 años de himnos.

por Jill Krajewski and Dillon Riley; traducido por Elvira Rosales
11 Abril 2018, 5:39pm

Vía Getty Images

La historia de New Order es la de una leyenda del rock: una de las bandas jóvenes con pensamiento más vanguardista en la historia de la música pierde a su enigmático y atormentado genio a causa del suicidio antes de que pudieran cruzar el Atlántico. En vez de quedarse en la sombra oscura e imponente de Joy Division después de la muerte de Ian Curtis, los miembros restantes optaron por reagruparse, reorganizarse y reutilizar su química. El cantante y guitarrista Bernard Sumner, el bajista Peter Hook y el baterista Stephen Morris —junto con la tecladista y pareja de Morris, Gillian Gilbert— abandonaron gradualmente su frío minimalismo a cambio de algo más grande, audaz y carismático. Su eventual fusión del post-punk y la música club consolidó su estatus como una de las voces más importantes del pop. Una que sigue siendo fuente principal de inspiración para todo indie y guitarrista más de treinta años después de su debut, Movement.

Con la ayuda de Factory Records, New Order definió brevemente una generación de música pop británica, una que vio su centro trasladarse del elegante Londres al Manchester sórdido. Ese centro menospreciado gravitaba alrededor del club nocturno Haçienda, un patio cavernoso y lleno de drogas que dio origen a la escena acid house —casi siempre mitificada— en Reino Unido al tiempo que arruinaba la banda y su disquera. Entre el club y las portadas creativas y artísticas de la banda, New Order —en su apogeo crítico y cultural— en realidad no fue una operación muy solvente. De hecho, el vinil "Blue Monday" tiene la dudosa, aunque quizás errónea, distinción de ser una de sus canciones más queridas que en realidad les hizo perder dinero.

Pero New Order fue y es mucho más que guitarras fluctuantes y beats de 808. En las nueve obras de la banda, han abarcado —y en ocasiones definido— todo, desde el pop hasta el hedonístico rave. De igual manera tuvieron la previsión de permitir que otros entraran en su alquimia musical, obsequiando a los fanáticos sonidos bailables y remixes de productores como Shep Pettibone y Andrew Weatherall, en ese entonces principiantes que ahora son leyendas. Mientras que la limitada pero influyente obra de Joy Division proporcionaba algo así como una plantilla para la "gran música" de U2, Echo y The Bunnymen, entre otros, fue sólo el pop honesto de New Order el que pudo, y finalmente logró, llegar a niveles de conquistadores mundiales.

¿Así que quieres entrarle al jangle-pop efervescente de New Order?

New Order no se hicieron líderes del dance-punk de la noche a la mañana, se convirtieron en creadores de beats gradualmente. Aquí encontrarás el jangle-pop de New Order, un punto de transición entre la tristeza y la oscuridad de su guitarra y la energía maníaca de su futuro sonido. Los primeros singles incluyendo la animada y burbujeante "Procession" en realidad fueron rescates de las sesiones con Joy Division, y su álbum debut de 1981 Movement es su esfuerzo más alejado de la música dance. Aún así, Movement llega como un sueño, "Dreams Never End" es un guiño de la banda hacia un creciente sentido del ritmo que formaría sus himnos venideros.

También hay varias canciones con sonidos de guitarra similares en las últimas obras de New Order. Lo más parecido a un álbum dance completo de New Order, Technique de 1989 hecho en Ibiza, presenta "All the Way", un tema tan alegre que casi podría pasar como una canción adolescente si no fuera por la voz lacónica de Bernard Sumner. "Paradise" y "Weirdo" de Brotherhood se destacan como una de las combinaciones más fuertes grabadas por New Order, así como algunos de sus mejores trabajos en el reino del power pop. Otros experimentos con la guitarra, incluyendo "Love Vigilantes", "Face Up" y la eternamente amada "Age of Consent" aparecen entre el creciente corpus de sintetizadores de New Order. Incluso "60 Miles An Hour", un destello en su álbum conservador Get Ready de 2001, coincide con la energía nerviosa y contagiosa de su mejor momento.

Playlist: “Procession” / "Dreams Never End" / "Weirdo" / "Age of Consent" / “The Village” / “Face Up” / “All Day Long” / “Love Vigilantes” / “Way of Life” / “All the Way” / “60 Miles An Hour”

Spotify | Apple Music

¿Así que quieres entrarle al New Order reflexivo y gótico?

“Manchester era gótica romántica”, dijo Stephen Morris a Noisey sobre la ciudad natal de New Order en 2015. “Tu ambiente siempre se va a reflejar en tu música. Eran ruinas, vacío, edificios abandonados… Sólo eran calles de la nada”. Movement, el primer álbum de los exmiembros de Joy Division sin Ian Curtis, es igual de hosco, taladrado con estallidos frenéticos de energía nerviosa. La sobresaliente "Senses" es un huracán embotellado, con un bajo zumbante, batería constante y colisiones de maquinaria incesantes. La tormenta fue tanto interna como natural: el debut de New Order en 1981 fue emocionalmente difícil para la banda. ¿Cómo se puede superar la muerte de un amigo y vocalista en vísperas de su primera gira por Norteamérica, una vida y una oportunidad que desaparecieron de pronto? Con cuatro palabras: “ See you at practice”.

New Order encontró su propio sonido colorido aparte de Joy Division en el Power, Corruption & Lies (1983). Sin embargo, no puedes grabar al lado de un cementerio sin reflexionar sobre la condición humana. "Leave Me Alone" es un momento conmovedor para Bernard Sumner en particular, la guitarra y las letras aisladas crean una sensación de cansancio universal. En Low-Life de 1985, New Order tenía mucha más confianza con los samplers y podía usar sintetizadores para proyectar tanto sombras como luz. " Your name might be god but you don't say that much to me” [Tu nombre podría ser dios, pero no me dices demasiado], Sumner canta en "Sunrise", una emotiva reflexión sobre la fe que sangra en una elegía instrumental oscura para Ian Curtis. Si honras tanto a Joy Division, este es el New Order para ti.

Playlist: “Senses” / "This Time of Night" / “Everything’s Gone Green” / "Paradise" / “We All Stand” / “Truth” / “Angel Dust” / “Leave Me Alone” / “Sunrise” / “Elegia” / “The Him” / “Guilty Partner”

Spotify | Apple Music

¿Así que quieres entrarle al New Order para bailar en Haçienda?

No se necesitan palabras, la hipnótica caja de ritmos THUDTHUDTHUDTHUD y la introducción con el sintetizador bajo de "Blue Monday" te seduce hasta la pista de baile como si hubieras enganchado miradas con un extraño. El primer triunfo de dance de New Order en 1983 en parte fue un feliz accidente: la línea que marca el secuenciador de Gillian Gilbert en "Blue Monday" se apega involuntariamente al ritmo, creando su ahora emblemática e hipnótica gama de sonidos que controlan a los fanáticos mainstream y a los DJs. Tres décadas más tarde, "Blue Monday" se erige como el single de vinil más vendido de todos los tiempos y la síntesis definitiva de la dualidad en el corazón de New Order: coloridos ritmos de Estados Unidos y letras grises de Manchester, la precisión de Kraftwerk y la crudeza del post-punk, el arte y el comercio accidental.

El impacto de New Order en el dance se aprecia mejor en el remix de “Confusion” de Pump Panel (1995) que se convirtió en un hito de la cultura pop como el soundtrack de Blade. Si bien New Order se esforzó por captar el sonido de los antros neoyorquinos en el single de 1983, "Confusion" obtuvo un pulido necesario en su compilación de singles de 1987 Substance, fortaleciendo su influencia italiana y la guitarra de Bernard Sumner. Efectivamente, los sintetizadores adoptados por New Order durante la era Power, Corruption & Lies se volvieron tan vitales para su ADN como el bajo poderoso de Peter Hook. "Bizarre Love Triangle" es un momento brillante en el disco Brotherhood de 1986, refractando luz synthpop en cada giro como una bola disco.

Grabar Technique en medio del acid house, las drogas y el sol de Ibiza "fue la fiesta más cara que tuvimos", dijo Stephen Morris a Noisey en 2015. "Nos divertimos mucho sin grabar". Incluso con distracciones en la isla y un sample rarísimo de ovejas balando, Technique se distingue como el disco de dance más cohesivo y despreocupado de New Order, con respiros acústicos entre raves desde el crepúsculo hasta el amanecer. El implacable ritmo bajo en "Fine Time", "Round & Round" y "Vanishing Point" desterrará tus inhibiciones, mientras que los riffs en canciones como "Run" llenarán tus pulmones de aire antes del siguiente viaje con ácido. Es un desmadre eufórico de un álbum que captura el alto espíritu de New Order bajo el sol.

La línea dance de New Order creció para definir su propio sonido, pero no sin interrupciones creativas. El Music Complete de 2015 —su último álbum y el primero sin Peter Hook— fue un regreso agradable al ritmo pesado después de que las tensiones de la banda eclipsaron Republic en 1993 y su discografía suave de los 2000. El regreso de Gilbert a los teclados después de una pausa por maternidad define mucho más el álbum que la partida de Hook, y para mejor. Music Complete suena libre: un New Order que adopta los sintetizadores de nuevo. Un New Order sin agitación interna. Un New Order que colabora con todos, incluyendo a La Roux, en piezas dance como "Plastic" y "People on the High Line". Es su mejor disco desde Technique y tierra fértil en el que New Order aborda 40 años de renacimiento contra viento y marea.

Playlist: “Blue Monday” / “Confusion ‘87 ” / “Confusion” (Pump Panel Reconstruction Mix) / “Bizarre Love Triangle” (Shep Pettibone 12” Mix) / “Fine Time” (Steve ‘Silk’ Hurley Remix) / “Round & Round” / “Vanishing Point / “Plastic” / “People on the High Line” / “Jetstream” (Richard X Remix) / “World”

Spotify | Apple Music

¿Así que quieres entrarle al New Order de rock para estadios?

New Order son como anti-rocktstars: al principio rara vez concedían entrevistas, evitaban mostrar sus rostros en las portadas y elegían hacer tours cuidadosamente con bandas activas de su tamaño. Al mismo tiempo, las canciones de New Order pueden ser himnos sin siquiera intentarlo, tanto así que hasta “ese chico de los bongos” estaría celoso. Parece un signo aparente desde su single debut “Ceremony” (1981), una de las últimas canciones que la banda terminó con Ian Curtis. Con un beat más ligero en la introducción en el bajo de Peter Hook y la clara guitarra eléctrica de Bernard Sumner (luego Gillian Gilbert), “Ceremony” es un símbolo único de optimismo en sonido y contexto: Joy Division ha muerto. New Order ha surgido. Vendrán más canciones.

“Temptation”, su canción más tocada en vivo, siguió las huellas que marcaron en 1982 con un sintetizador pulsante que surge como el amanecer y acompaña el toque eléctrico de Bernard Sumner. “The Perfect Kiss”, una odisea de un extraño Low-Life, también es el testigo perfecto de las capacidades para tocar en vivo de New Order. La versión extendida de Jonathan Demme —un video de 11 minutos— en 1985 es un estudio capa por capa esencial de cómo New Order se convirtió en New Order: un teclado habilidoso, un sampler y guitarras que forman el éxtasis del new-wave.

El álbum Brotherhood (1986) y la compilación de singles Substance (1987) también están llenos de guitarras y sintetizadores. En este punto empieza a desaparecer la diferencia con el rock arena de New Order. “True Faith” fue creada para promover Substance y realmente funcionó: la densa meditación de los teclados sobre la adicción a las drogas le valió a New Order su primer single en los Hot 100 de Billboard, extendiendo así su éxito a Estados Unidos. Sus mejores canciones de los 90 y 2000 siguieron un camino rockero deliberado, en parte por la época, en parte porque Sumner quería descansar de los sintetizadores (?!?) y también por la ausencia de Gilbert. Por lo menos New Order sólo hizo metal una sola vez.

Playlist : “Ceremony” / “Temptation” / “The Perfect Kiss” (Live Version From Video) / “Weirdo” / “Broken Promise” / “True Faith” / “Touched by the Hand of God” / “Thieves Like Us” / “Run” / “Regret” / “Slow Jam” / “Hellbent”

Spotify | Apple Music

¿Así que quieres entrarle al New Order lado B?

Los artículos de New Order hoy en día tienden a tratar más sobre las relaciones caóticas entre Peter Hook y el resto de la banda que cualquier otra cosa. Hooky sigue haciendo giras con las diferentes eras de la banda junto a su propio grupo Peter Hook & The Light en salones de música y clubes, mientras que los verdaderos soldados de la banda tocan ante audiencias más grandes. Es un poco complicado. Pero claro, las cosas no siempre fueron tan malas.

Incluso cuando la banda completa estaba en la misma sintonía, los miembros de New Order encontraban tiempo para participar en proyectos alternos. El más notable fue Electronic, una sociedad de música dance formada por Bernard Sumner y Johnny Marr de The Smiths. En su historia de once años, el grupo lanzó tres LPs (todos entraron al Top Ten de UK) junto a algunos singles superficiales y one-offs antes de desaparecer en 1999. Si bien el llamado acústico actual de New Order puede estar marcado por los sintetizadores, se ha dicho que la aparente reserva de la banda hacia el instrumento es lo que indujo a Sumner a comenzar los primeros bocetos de Electronic desde 1984. En 2009, Sumner regresó después de otro descanso de New Order con Bad Lieutenant. El grupo, que también tocó en vivo con Phil Cunningham, lanzó un solo LP de power-pop antes de nuevamente desaparecer cuando regresaron a su ritmo habitual de trabajo.

Por supuesto, Sumner no fue el único miembro que colaboró con un exmiembro de The Smiths, ya que una vez Peter Hook formó un supergrupo pesado de bajistas con Andy Rourke y Mani de The Stone Roses. Quizá es una broma de borrachos que llegó muy lejos, Freebass es como una especie de poder anglófilo, pero en realidad no más que una curiosidad.

Para terminar, Stephen Morris y Gilbert a su vez también eligieron salir del matrimonio por así decir para iniciar su propio proyecto de dance. Adoptaron el sarcástico nombre de The Other Two, los dos LPs de Morris y Gilbert —si bien no son del todo esenciales— se sienten como un lindo anexo de la verdadera vida marital.

Playlist: Electronic: “Get the Message” / “Getting Away With It” / “Forbidden City” / “Until the End of Time” / “Make It Happen” / “Can’t Find My Way Home” ; Freebass: “It’s Not Too Late” / “World Won’t Wait”; Bad Lieutenant: “Sink or Swim” / “Twist of Fate”; Stephen and Gillian Songs/Remixes: “Swing Robot” / Nine Inch Nails- “God Given Stephen Morris and Gillian Gilbert remix”

Spotify | Apple Music