Publicidad
Motherboard

Estos gusanos revivieron después de 41,000 años congelados, según un equipo de científicos

Pero los escépticos dicen que se necesita más investigación para confirmar que las muestras estudiadas no fueron contaminadas con gusanos más modernos.

por Becky Ferreira; traducido por Laura Castro
25 Julio 2019, 2:00pm

Micrografía electrónica del nematodo cístico de la soja (Heterodera sp.) y un huevo. Imagen: Servicio de investigación agrícola.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

¿Alguna vez te has sentido aturdido después de una siesta extra larga? Entonces imagina despertar después de pasar 41,000 años congelado en el permafrost siberiano.

Al parecer unos nematodos experimentaron esta versión extrema de La bella durmiente, según un artículo publicado el verano pasado en la revista Doklady Biological Sciences.

Dirigido por Anastasia Shatilovich de la Academia Rusa de Ciencias, el estudio describe muestras recolectadas en 2015 de un sitio a poco más de 3 metros bajo tierra, cerca del río Alazeya en Yakutia. La datación por radiocarbono reveló que el sedimento tenía aproximadamente 41,700 años, con un margen de error de aproximadamente 1,400 años.

Es por eso que el equipo de Shatilovich estaba emocionado al descubrir que los nematodos en la muestra revivieron una vez que fueron alimentados y descongelados en un laboratorio. La historia de los gusanos de supuestamente 41,000 años se volvió viral a principios de mes después de que el Washington Post mencionó el estudio en un artículo.

"Es obvio que esta capacidad sugiere que los nematodos del Pleistoceno tienen algunos mecanismos de adaptación que pueden tener importancia científica y práctica para los campos de la ciencia relacionados , como la criomedicina, la criobiología y la astrobiología", concluyó el equipo en el estudio.

Si los nematodos realmente se remontan a una época en la que los neandertales y los lobos gigantes recorrían nuestro planeta, serían, por mucho, los animales vivos más antiguos jamás descubiertos.

Pero muchos científicos han sugerido que tales gusanos podrían ser unos intrusos mucho más modernos que contaminaron el suelo. Jacquelyn Gill, paleoecóloga de la Universidad de Maine, describió esta perspectiva en un hilo de Twitter completo.

Aunque Gill señaló que hay semillas de plantas de 32,000 años de antigüedad que han florecido con éxito, dijo que era más difícil confirmar que los nematodos se originaron tanto tiempo atrás en el tiempo. Subrayó que era la muestra de permafrost, y no los nematodos, lo que fechó el equipo de Shatilovich, por lo que es posible que los gusanos tengan un origen distinto.

"Básicamente, necesitamos dos cosas: 1) probar que hay nematodos en ese sedimento, y 2) descartar la posibilidad de contaminantes modernos", dijo Gill en un correo electrónico.

"Quisiera tamizar el sedimento para buscar gusanos o huevos y luego, con la muestra adecuada, poder fechar a los nematodos en sí", agregó. "Luego cultivaría los sedimentos en condiciones altamente controladas donde supiera que no hay posibilidad de que se vieran afectados por aguas modernas", como los ríos, el agua del grifo o el lodo.

Tatiana Vishnivetskaya, una bioquímica de la Universidad de Tennessee que fue coautora del estudio de 2018, dijo que la contaminación era poco probable porque las muestras provenían de sedimentos de permafrost "sincriogénicos". Mientras que algunas muestras de permafrost pudieron haberse descongelado y vuelto a congelar en los últimos 41,000 años, se cree que las muestras sincriogénicas permanecieron congeladas todo el tiempo, junto con los microorganismos que vivían dentro de ellas.

"Por definición, se asumió que los nematodos se congelaron junto con la deposición de sedimentos, por lo que utilizamos los sedimentos para fecharlos con la prueba del radiocarbono", dijo Vishnivetskaya en un correo electrónico.

"Nuestro equipo es muy cauteloso con respecto a la esterilidad y las técnicas asépticas, especialmente cuando recolectamos muestras para estudios de microbiología y biología molecular", agregó. "Estamos bastante seguros de que durante el muestreo no ocurrió ningún tipo de contaminación con la parte superior del suelo".

Los nematodos son los animales más numéricamente abundantes en la Tierra, por lo que no es una exageración pensar que podrían haberse infiltrado en todo tipo de muestras. Al mismo tiempo, se encuentran también entre las criaturas más resistentes conocidas por los científicos, por lo que es posible que los nematodos realmente estuvieran congelados en el suelo hace miles de años. Como dijo Gill en su hilo de Twitter, "si hubiera un grupo de apuestas dedicadas a animales que pudieran sobrevivir a 40,000 años de congelación, los nematodos definitivamente serían un buen candidato".

Con suerte, expediciones y estudios futuros resolverán la cuestión de si estos gusanos son lo suficientemente resistentes como para sobrevivir en estasis durante decenas de miles de años, solo para despertarse en otra era.