Mira a 10,000 larvas comerse una pizza en dos horas

Pueden comer el doble de su peso corporal en un día.
11 Febrero 2019, 3:00pm

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

Con el fin de avanzar el método científico y los principios del empirismo, estos científicos alimentaron a 10,000 larvas con esta pizza de 40 centímetros.

El frenesí con el que se alimentaron (las larvas se devoraron toda la pizza en dos horas) se documentó en un video time-lapse y se describió en un estudio publicado el miércoles en el Journal of Royal Society Interface.

Los investigadores liderados por Olga Shishkov, estudiante de doctorado en ingeniería mecánica en Georgia Tech, idearon el experimento para examinar los asombrosos poderes alimenticios de las larvas de la mosca soldado negra.

Las moscas soldado negras tienen un gran potencial como compostadores biológicos y recicladores de desechos debido a sus habilidades para comer, y la especie no es una plaga o un vector para la enfermedad ni propaga enfermedades.

Estas moscas bebé son las Joey Chestnuts del mundo de los gusanos. Pueden comer el doble de su peso corporal en un día y se atiborran a un ritmo acelerado en comparación con sus competidores de larvas.

Resulta que los gusanos crean una "fuente de larvas" en la pizza, en palabras de los autores.

"Las larvas se arrastran hacia la comida desde abajo, se alimentan y luego salen de la capa superior", dijo el equipo de Shishkov. "Este flujo autopropagante elimina los obstáculos potenciales, lo que aumenta la tasa de alimentación".

Esta no es la primera vez que Shishkov y sus colegas han filmado larvas de moscas. En 2018 para el Día de San Valentín, el equipo alimentó 5,000 gusanos con una dona en forma de corazón y con carita feliz.

Aquí tenemos el video, pero prepárate para mirar fijamente a los ojos de la dona que terminan nadando entre las larvas.

Estos gusanos también son una excelente fuente de proteínas en la alimentación del ganado, y también son comestibles para los humanos. De hecho, la diseñadora industrial Katarina Unger inventó una granja de incubadoras que cría larvas como alimento.

"Cuando se cocinan, huelen como a papas", le dijo Unger a la revista de arquitectura y diseño Dezeen. "La consistencia es un poco más dura por fuera y suave por dentro. El sabor es como de nuez y carne”.

Quizás las "larvas amantes de la pizza" se transformen en "pizzas amantes de las larvas" en un futuro cercano.