Publicidad
La Guía VICE al ahora

Mira este delicioso e incómodo minuto de la llamada entre Peña Nieto y Trump

“¿Enrique?”, “¿Bueno?”.

por Drew Schwartz
27 Agosto 2018, 10:19pm

Captura de pantalla via CBSN / Twitter.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

La semana pasada murió John McCain, hubo un tiroteo en Florida, el Papa fue acusado de encubrir casos de abuso sexual y dos de los colaboradores cercanos al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, resultaron ser criminales convictos. A pesar de esto, las preocupaciones de Trump este lunes en la Casa Blanca fueron diferentes: aprender a usar el altavoz en su teléfono.

Donald Trump invitó a un grupo de reporteros y camarógrafos a la Oficina Oval para que estuvieran presentes durante su conversación con Enrique Peña Nieto, presidente de México, sobre un nuevo acuerdo comercial entre los dos países. Durante un doloroso e incómodo minuto, Trump habló consigo mismo. En una escena similar a lo que pasa cuando hablas con tus abuelos, Trump batalló para descifrar si Peña Nieto estaba en la línea, librando una pequeña guerra con una tecnología que ha estado presente en nuestras vidas desde 1950.

Después de decir “el presidente está al teléfono”, refiriéndose a él mismo, y no obtener respuesta del otro lado de la línea, Trump comenzó a oprimir botones aparentemente al azar. “¿Enrique?”, preguntó sin que nadie le contestara, para después cambiar su lenguaje corporal: casi puedes ver cómo le sale humo de las orejas y las palmas de sus manos comienzan a sudar. “¿Hola?”, pregunta Trump y recibe una respuesta a lo lejos, aparentemente de Peña Nieto, que se escucha: “¿Bueno?”.

Trump voltea y dice algunas frases que resultan incomprensibles, como “¿puedes contactarlo?” y “dime cuándo”, en un intento por solucionar el problema. Después llega un sujeto de traje y pasa cerca de tres segundos presionando algunos botones hasta que logra comunicar a los presidentes.

Sin embargo, durante un delicioso e incómodo momento, pudimos ver al hombre más poderoso de América completamente vulnerable ante una simple pieza de tecnología moderna. Así que, adelante, ve el video muchas veces y disfruta. Si en algún momento pierde le gracia, puedes recurrir a la transcripción de la llamada.

Sigue a Drew Schwartz on Twitter.