Música

La guía VICE a J Balvin

De ídolo del folklore paisa a ícono mundial del reggaetón, José Alvaro Osorio Balvin es un cúmulo de influencias necesarias de revisar para entender su lugar como puente entre el pasado y el futuro de la música latina.
21 Abril 2020, 11:22pm
V2_HEADER_Foto_J-Balvin_TNGC_1920x1080px
1585791896393-ddd

“De ícono a ícono mundial, te lo mereces”. La cara de José, enrojecida, se iluminó entonces de una forma contagiosamente emocionante. Junto a él, Daddy Yankee, vestido de negro y contrastando el blanco del artista latino más relevante de la actualidad, pasaba oficialmente la estafeta entregándole a J Balvin un galardón especial como Ícono Mundial durante la edición 2020 de los Premios Lo Nuestro. “El propósito de un líder será siempre formar a otros líderes”, dijo Daddy Yankee en ese speech de reconocimiento.

Y a la luz de esas palabras, es necesario evaluar el efecto e influencia que un artista como José Álvaro Osorio Balvin cobra hoy en día.

J Balvin ha reformulado la forma en la que un artista latino impacta al mundo. Más allá de lo que ha logrado con la música impactó culturalmente en otros campos. Es protagonista de The Next Game Changers; una serie de Buchanan's donde mentorea a artistas como Cazzu, Raymix, Las Villa y Amenazzy. Portada de decenas de revistas; asiste a Fashion Week, saca una línea de ropa; primer latino en tener una colaboración con Nike y Air Jordan. El made in Medellín ha sabido elevar su impacto cultural de forma nunca antes vistas para un artista latino.

Balvin es un artista universal. Este texto es más bien una guía que nos lleve a entender por qué J Balvin es, ha sido, y seguirá siendo, una guía para quienes vienen detrás suyo.

A continuación, cinco caras distintas para entender un poco más el fenómeno global del “niño de Medellín".

Si quieres entrarle al José de las colabs y el Latino Gang

Uno de los hashtags recurrentes dentro de lo que J Balvin supone como persona y como producto artístico es su famoso #LatinoGang. Y José, a pesar del lugar tan elevado en el que se encuentra parado, siempre ha sido un predicador de la unión, colaborando constantemente con otros exponentes, viejos y nuevos, metiendo de paso su cuchara en clásicos contemporáneos como el remix de “No Me Conoce” junto a uno de sus apadrinados consentidos, Jhay Cortez, y su socio de crimen Benito Antonio Martínez a.k.a. Bad Bunny. También destacan “Sensualidad” de Prince Royce, un temita de pop chicloso para los niñxs del mundo, o “Qué Pena”, la primera de sus colaboraciones junto a otro de los íconos de Medallo, Maluma baby.

Si quieres entrarle al José de las raíces e influencias

Desde sus primeros hits y momentos de triunfo, José ha demostrado ser una persona con alta gratitud y respeto para los que vinieron antes de él. Es prácticamente imposible no encontrar un discurso suyo donde no mencione el nombre de cien pioneros –especialmente DY, Tego, Don Omar, WyY y Nicky Jam, entre otros– de la música latina antes que el suyo.

Este rubro se encarga de escarbar en esos temas donde se nota con más claridad su bagaje como una persona que, además, vivió y creció dentro de un contexto familiar especialmente musical. Empecemos por “Ahora” y “Ambiente”, dos tracks donde la influencia del reggae –el mismo reggae que una colonia jamaiquina de Panamá hispanizó para posteriormente exportarlo al Caribe y fusionarlo con el riddim y el dembow que se convertiría en los primeros cimientos de lo que llegaría a ser el reggaetón– es más que evidente.

Otro aspecto que forma parte clave del pasado musical de Balvin tiene que ver con uno de sus viajes académicos a EE. UU. durante la adolescencia. De acuerdo a la propia anécdota de su padre, José importó su gusto por la música y estética hip hop de principios de los dos miles tras ir a NYC, de forma que dedicó sus primeros ejercicios de composición y escritura al rap estricto. Aún a la fecha, hay videos de él batallando en la plaza, improvisando en la radio, o rapeando clásicos de La Etnnia.

Si quieres entrarle al José versátil

Queda bastante claro que, dentro de la arena del reggaetón, el niño de Medellín se pone un nivel por encima de los demás. Ahí no tiene nada que probar. Pero es personaje que se caracteriza por su constante búsqueda de reinventarse y experimentar con nueva maneras de lucir y de sonar.

José ha jugado en diversas estéticas sonoras que han logrado dar prueba de su versatilidad artística. Empecemos por sus incursiones en el trap, género que en su versión latina tuvo una permeabilidad mucho mayor en Puerto Rico con Bad Bunny y Anuel AA como sus cabezas más representativas –con otros nombres destacados como Arcángel, De La Ghetto, Fuete Billete y Myke Towers. No obstante, Balvin ha demostrado en temas icónicos como “Ahora Dice”, “Si Tu Novio Me Deja Sola” o “35 Pa Las 12” que su sensibilidad para los temas en clave de 808 es natural.

Por otro lado, y volviendo a los primeros pasos de José en el oficio, es importante recordar que su ciudad, la ciudad entre montañas, vivió una etapa –de manera más notoria entre 2008 y 2012- donde el subterráneo antioqueño estaba iluminado por el reggaetón y la cultura raver. Al día de hoy, Medellín es considerada una de las capitales regionales del techno y el house, de forma que su convivencia con el reggaetón y sus consumidores ha parecido siempre genuina y espontánea.

Si quieres entrarle al José worldwide

No es necesario decir mucho más en este sentido. Esta es, hoy por hoy, la faceta más conocida y, a la vez criticada, de J Balvin. Representa la rentabilidad y productividad de su marca. Ese arcoíris de sabores digeribles que parece cuidadosamente elaborado desde la misma oficina de Miami que años antes embolsó la identidad latina en proyectos de naturaleza simplista. Y aún con todo ello, el colombiano ha logrado sacar lo mejor de ello haciendo valer cada uno de esos segundos de atención, con un statement firme que tiene que ver con que su música, sean cuales sean los niveles que alcance, estará siempre interpretada en el idioma de su gente.

La canción que inauguró oficialmente esta cara fue “Mi Gente”, lanzada en el verano del 2017 junto a Willy William, dueño además del sample de la canción –que se desprende de su tema “Voodo Song”. La canción topeó la mayor parte de los charts de América Latina, alcanzó certificaciones de ventas en países de habla no hispana como Austria o Noruega y provocó una reacción en el mainstream que eventualmente llevó a una serie de remixes -hechos por Steve Aoki, Alesso, Cedric Gervais, Dillon Francis, entre otros- y a una nueva versión junto a Beyoncé. El remix llevó los números del tema al siguiente nivel, encargándose de terminar con el reinado de 35 semanas de “Despacito” en la cima del Billboard Hot Latin Songs, y alcanzando el tercer lugar en el Hot 100 global para poner a Balvin por primera vez en el Top 10 de Billboard.

Si quieres entrarle al José old school

Pensar en José Alvaro Osorio Balvin es pensar en un ser que, tal como lo hemos visto hasta ahora, es multidimensional. Sin embargo, no hay ninguna influencia más clara y directa en él que su propio pasado entre barriadas y discos de reggaetón. En la mejor de sus facetas, se destila el cochambre paisa de Medallo y, a la vez, la ascendencia sonora de Playero, Blass, Negro, Daddy Yankee, entre otros. Reggaetón en su esencia más pura.

Y aquí es cuando es necesario mencionar a un par de sus más notables manos aliadas y hablar de cómo estas jugaron un papel dentro de su película. Empecemos por Bull Nene, compositor y productor que formó parte de la trifecta detrás de Infinity Music, y quien le dio forma a los primeros grandes éxitos de José como “Ginza”, “Ay Vamos” y “Yo Te Lo Dije”. A la par aparece Alejandro Ramírez mejor conocido bajo el a.k.a. de Sky Rompiendo, aliado de José desde tiempos de La Familia, y quien se ha encargado de la mayor parte de los éxitos de Balvin, incluyendo en esta faceta “Bonita” junto a Jowell y Randy o “Morado”, cuya esencia es claramente un dembow a pesar de ser una aproximación mucho más actual al género.

Si quieres entrarle al José mentor de talento

Últimamente, José ha dicho en entrevistas que le gustaría en algún punto de su carrera ser como una especie de Jay Z latino. Firmar artistas (ya lo hace); ser billonario y estar cerca del desarrollo de talentos. Un empresario de la industria musical más allá de lo que hace como performer. En su repertorio ha colaborado con artistas poco conocidos además de los gigantes, demostrando que puede apoyar a talentos nuevos. También es protagonista de The Next Game Changers; una serie de Buchanan's donde mentorea a artistas como Cazzu, Raymix, Las Villa y Amenazzy, guiándolos a entender cómo romper el orden establecido en la industria musical.

En el canal de YouTube de Buchanan's puedes ver el segundo episodio de The Next Game Changers.