Margarita-Salas
Foto por: Lisa Pinheiro (lisapinheirofotografia)
Edición 5: Orgullo

Margarita Salas | Activista | Costa Rica

“El orgullo tiene que ver con el orgullo de ser quién soy. Y eso está vinculado a que nuestra identidad y orientación siempre fueron sujeto de vergüenza. Es la posibilidad de que por unas horas sintamos que somos millones. Nos sintamos rodeados".
23 Junio 2020, 6:11pm

Recién el 26 de mayo de este año Costa Rica se consagró como el primer país de Centroamérica en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo. Para entonces, Margarita Salas Guzmán ya llevaba un año y dos meses de casada con Iliana Espitia, su pareja colombiana. Es que Casa Presidencial había reconocido, para efectos migratorios, cualquier matrimonio celebrado fuera del país.

Salas Guzmán es activista feminista y LGBTIQ+. En 2016 fundó VAMOS, un partido provincial por San José de Costa Rica, que surgió para empujar una amplia agenda de derechos humanos: matrimonio igualitario, legalización de marihuana, aborto terapéutico, respeto a territorios indígenas, ley de identidad de género, entre otras. “Me parece fundamental avanzar en legislación antidiscriminación porque en cuanto haya más matrimonios habrá más resistencias”, explica, y detalla el proceso social de conquista de un derecho base para la comunidad por su implicación en los derivados que de él dependen —patrimonio e hijxs, por ejemplo—.

En 2013 montó el Frente por los Derechos Igualitarios junto a un grupo de organizaciones, colectivos y activistas del país. Su movida inicial fue lanzar una recolección de 175.000 firmas para entrar a la Asamblea Legislativa por iniciativa popular. Tres años después, finalmente lograron ingresar al mismo tiempo que desde el despacho vicepresidencial realizaban una opinión consultiva a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el reconocimiento de la identidad de género y las uniones de parejas del mismo sexo.

En enero de 2018 la Corte Interamericana sacó su pronunciamiento positivo en un país en camino a elecciones. Los candidatos opositores, ambos de apellido Alvarado —Fabricio (Partido Restauración Nacional) y Carlos (Partido Acción Ciudadana)— se pronunciaron sobre el matrimonio igualitario (en contra y a favor, respectivamente). Ganó las elecciones el candidato más progresista y, en el marco de la realidad de un estado confesional por Constitución, el resto de la conquista de un derecho fundamental para la comunidad disidente es historia.

Salas Guzmán es Master en Administración Pública por la Universidad de Harvard, egresada de la Maestría en Comunicación y Desarrollo y Licenciada en Psicología por la Universidad de Costa Rica. Además cuenta con certificaciones en Gestión y Política Pública, y Gestión, Liderazgo y Toma de Decisiones del Harvard Kennedy School. Dice que su obsesión es la transformación social y explica con orgullo del bueno: “Si tuviera que pensar en una imagen diría que soy una gota de agua dentro de esta marea de igualdad que somos. Caminamos en los hombros de gigantes. La lucha no empezó con nosotros y no termina con nosotros”.

Margarita es una de lxs cincuenta líderes en disidencia sexual y de género cuya vida celebramos en nuestra quinta edición, ORGULLO.

ORGULLO VICE

A Inés la encuentras en Instagram y Twitter como @inesripari.