Cultura

​El encanto inolvidable de Winona Ryder, la eterna inadaptada de Hollywood

Es una figura imperfecta en un Hollywood que celebra y apoya a las Gwyneths, las Jennifers y las Sandras.

por Hannah Ewens
26 Julio 2016, 9:00pm

Ilustración por Esme Blegvad.

"¿Alguna vez has confundido un sueño con la vida? ¿O te has robado algo pudiéndolo comprar? ¿Alguna vez has estado melancólico?".

Winona Ryder dijo estas líneas en la película de 1999 Inocencia interrumpida, donde interpreta a Susanna Kaysen, la autora de la autobiografía original. En ese entonces nadie sabía que iban a ser tan proféticas. Atormentada por lapsos de una salud mental precaria, Ryder pasó los próximos 15 años viviendo con las consecuencias de un desafortunado robo. Para algunos, este incidente dañó su reputación, una reputación basada en una imagen que nos formamos de ella como la vemos en las películas.

Cuando Tim Burton escogió a Ryder para el reparto de Beetlejuice, no sabía que se iba a convertir en el rostro de culto de la década de los 90 —pero sí sabía que era especial—. Había salido en pocas películas y su presencia demostraba que era perfecta para el papel de Lydia Deetz. De hecho, ella ya se veía como un ícono gótico. "Mucha de la ropa que usé era mía", dijo Ryder para Vogue en 1989. "Mi piel era así de blanca". Beetlejuice se estrenó en abril de 1988 y recaudó 32 millones de dólares en tan solo dos semanas. Las puertas se le abrieron. Su relación laboral con Tim Burton, el maestro del pop macabro, impulsó su carrera como la de muchas otras estrellas. Después actuó en Las Heathers, una película donde interpreta a una chica medio popular llamada Veronica Sawyer, que asesina a la más popular de la escuela y hace que parezca un suicidio.

Ryder en 'Beetlejuice' (captura de pantalla).

A pesar de que la buscaron Beetlejuice, nadie la quería para Las Heathers. Sin embargo, ella tenía muchas ganas de interpretar ese papel porque sabía lo crueles que pueden ser las adolescentes. Winona sufrió bullying y una chica gótica de su escuela que se suicidó se convirtió en una figura reverenciada por las mismas personas que la orillaron al suicidio. Para ella, la historia tenía un significado muy personal. Por alguna razón que nadie comprende, los productores decidieron que no era lo suficientemente atractiva para el papel de Verónica. Así que fue a Macy's, se hizo un cambio de imagen y, según Daniel Waters, el guionista, amenazó con suicidarse si no le daban el papel.

Analizar las cualidades de estrella de un actor puede parecer muy simplista pero esto no aplica con alguien como Ryder, cuyo encanto desafía toda definición. ¿Por qué era tan atractiva desde el principio? Algunos expertos mencionaron su "talento de cine mudo", una habilidad para cautivar solo con su presencia, para actuar sin palabras. Cuando habla, su voz es profunda y ligeramente nasal, tan distintiva que te dan ganas de volverla a escuchar. Es una voz única. Sus ojos son hermosos y enormes. Tiene una presencia de otro mundo. Es lo suficientemente guapa para ser "popular" pero demasiado extraña como para lograrlo. ¿Qué adolescente de esa época no quería ser como ella después de ver sus películas? No encajaba, igual que tú.


Relacionados: Entrevista con Eva Green, la gótica/guerrera/bruja/mística favorita de Hollywood


Al ver a Ryder en una entrevista o al leer sus citas en una revista, pareciera que no se da cuenta de lo singular que es. Pero claro, es sumamente cool y hermosamente extraña. Una rebelde silenciosa. La educación que le dieron sus padres contraculturales en una comuna californiana probablemente haya sido lo que encendió esa chispa. Crearon la Biblioteca en memoria de Fitz Hugh Ludlow, la colección más grande de libros sobre drogas sicoactivas en todo el mundo. Cuando era niña, Ryder amaba a JD Salinger y a su libro El guardián en el centeno. De hecho, todavía le fascina. Sentía una fuerte conexión con el clásico de angustia adolescente y alienación. "Cuando me muera y me entierren un cementerio, mi lápida diría 'Holden Caulfield', luego el año en que nací y en el que morí, y justo abajo diría 'Jódete'", dijo una vez en una entrevista para Vogue.

A lo largo de su trayectoria, Ryder ha interpretado a mujeres reales e interesantes de tal forma que te provoca emociones muy profundas. Como Kim en El joven manos de tijera, que se enamora de otra clase de inadaptado. Abigail Williams en The Crucible, la mujer que tiene una aventura con un hombre y trata de acusar a su esposa de brujería. Y la hermosa Susanna Kaysen de Inocencia interrumpida, la película favorita de todas las chicas que han tenido problemas con su salud mental.

'Las Heathers' (captura de pantalla).

Se podría decir que la "caída" de Winona Ryder en 2001 era casi inevitable. Era una figura imperfecta en un Hollywood que celebra y apoya a las Gwyneths, las Jennifers y las Sandras. Su ansiedad y su falta de capacidad para lidiar con la vigilancia opresiva y los comentarios sobre sus relaciones con actores famosos no le ayudó a ganarse al público. Tomó unas prendas de diseñador de Saks Fifth Avenue sin pagarlas y la sorprendieron con las manos en la masa. En vez de incitar un interés por su salud o su bienestar mental, los medios la criticaron. El video de las cámaras de vigilancia donde se ve cómo los guardias de seguridad la escoltan de regreso a la tienda se transmitió cientos de veces en televisión y fue el tema de conversación principal en muchos programas nocturnos. El ángulo: miren a estas celebridades ridículas que están tan alejadas de la vida real que deciden robar algo que podrían comprar fácilmente.

Los hombres que son actores famosos pueden engañar, mentir, darse coca un mes seguido, chocar, golpear gente y, peor aún, seguir con su trayectoria artística. Otras mujeres han logrado recuperar su imagen de niña buena gracias a sus agentes de relaciones públicas pero eso no encaja con la autenticidad por la que tanto amamos a Ryder. El incidente dañó su trayectoria. Tanto que prácticamente desapareció del mapa. Pero ahora está de regreso.


Relacionados: 'Jóvenes brujas' demostró el poder de las adolescentes e hizo que la brujería fuera cool


A finales del año pasado, Vogue anunció "el renacimiento de Winona", que se debe en parte a la nostalgia reciente por la década de los 90, claro, pero también a que volvemos a sentirnos identificados con ella. Winona vivió sus veintitantos en la misma forma que la generación actual, una generación que no puede crecer y no sabe cómo. Su lucha con la ansiedad es similar a la que experimentamos muchos de nosotros.

Y ahora quiere compensar el tiempo perdido. Ha tenido una serie constante de papeles menores en los últimos ocho años, incluyendo su brillante interpretación de la bailarina acabada en El cisne negro, pero ahora está de regreso como protagonista de la serie de terror de Netflix, Stranger Things. Ryder interpreta a una madre que tiene que buscar a su hijo en un pueblo pequeño de Indiana en la década de los 80. Justo como señalan los críticos, su papel juega con su inolvidable encanto y la nostalgia que provoca. La vemos en un papel nuevo pero sentimos la presencia de todos sus personajes anteriores. El personaje nos importa pero no tanto como nos importa Winona Ryder.

Aunque siempre va a ser Winona Ryder Forever, parece que por fin está escapando de la década de los 90 y de su —nuestra— adolescencia prolongada.

Sigue a Hannah Ewens en Twitter.