Publicidad
Cultura

Por qué las secuelas deben morir antes de que sea demasiado tarde

Mientras mayor sea la grandeza de la película, también lo es la arrogancia de Hollywood y lo colosal de su caída en la secuela.

por Hannah Ewens
19 Marzo 2016, 3:00pm

Hace casi 28 años que se estrenó Beetlejuice y se convirtió rápidamente en un clásico de culto, en un básico esencial para cualquier emo principiante, en la película que todo gótico rebloguea en su página de Tumblr y en el DVD infaltable en la colección de cualquier cinéfilo. Se encuentra entre la tres mejores películas de Tim Burton y muchos sostienen que es la mejor, porque fue la que le permitió llegar a aquellos que sintieron afinidad por su humor horrendo y extraño y consolidarse como autor. Tras años de especulación, se confirmó que hay una secuela en producción. ¿Qué mejor manera hay de conmemorar un clásico, tan de su tiempo y con un legado tan rico, que continuar su historia años después en vez de dejarla como una obra digna de su momento y lugar?

En este momento Hollywood se encuentra en una espiral sin fin de secuelas y reinicios. Aunque Harrison Ford tiene 73 años, se pondrá la fedora de Indy y regresara una vez más en su papel de arqueólogo/aventurero/maestro/rompecorazones. Nunca es tarde para que una estrella masculina pueda retomar un papel protagonista repleto de acción, así que podemos esperar Indiana Jones 5 en 2018. Los refritos de estas viejas historias no dejan de salir, mientras más aviven nuestra nostalgia por los años 80 y 90, mejor: más películas de Batman, Los cazafantasmas, Jumanji, Full House, Star Wars, Star Trek, Las Tortugas Ninja y por supuesto Twin Peaks. De hecho, si alguien está teniendo un momento lucrativo con lo clásico ahora, es Ford. Además de Star Wars e Indiana Jones, está trabajando en otra película de Blade Runner.

Relacionado: La verdadera historia de "Star Wars"

Cada vez que el actor original de un clásico menciona una secuela, se van filtrando pequeñas noticias de que Winona Ryder o Tim Burton mencionaron que les gustaría hacer una. Y entonces empieza el juego de preguntarse "¿lo harán o no?" En los últimos cinco años, los fans de la cultura popular y los medios se han vuelto partícipes de estas incendiarias conversaciones al darle vueltas a estas pequeñas declaraciones, hasta que alguno se canse. Finalmente, se presenta una película como un último esfuerzo, pero se encierra en un compartimento muy diferente, tan diferente del original que apenas y se registra su paso por la historia cinematográfica o se menciona de la misma manera. Para ejemplos ver: Chicas pesadas 2, Triunfos robados 2, Zoolander 2, Todopoderoso 2, Blues Brothers 2000, The Hangover Part II y Vaselina 2.

El inicio del fin.

De igual manera, Hollywood no puede abandonar su hábito de sacar "remakes" de clásicos de culto: Karate Kid, Arthur, Fama, Charlie y la fábrica de chocolate (versión de Burton), El planeta de los simios (también de Burton), Orgullo y prejuicio, Footlose. Claro, he aquí la lógica, como la original fue tan buena, se preservó tan bien en la historia cultural colectiva todo este tiempo y apareció en programas de estudios cinematográficos, hay que hacer remakes de la original y esperar que de algún modo se lleve un tajo monetario de esa grandeza por mínima que sea. Beetlejuice es una de esas película intocables. Al igual que con Twin Peaks, el riesgo de corromper su legado con una segunda parte es muy grande. Mientras mayor sea la grandeza de la película, también lo es la arrogancia de Hollywood y lo colosal de su caída.


Relacionado: El remake de "Indiana Jones"


Una secuela de Beetlejuice ya estuvo peligrosamente cerca una vez. En 1990, Beetlejuice Goes Hawaiian (Beetlejuice va a Hawái) casi se vuelve un realidad. La historia se escribió en 1990 como parte de lo que parece haber sido un encargo poco serio de Burton. La historia es la siguiente: los Deetz se mudan a Hawaii para abrir un centro vacacional. La construcción comienza y rápidamente se dan cuenta de que el terreno del hotel corresponde a un cementerio ancestral. El caos se desencadena y Beetlejuice llega a salvar el día, pero no sin hacer algunas locuras. Si la película no se realizó, fue por un milagro. Ahora, ¿estamos dispuestos a regresar a ese lugar incierto otra vez?, o peor aún, ¿podría ser ese el guión de la nueva película?

Una abominable premonición vía OpalLynn, usuaria de DeviantART.

Quizá Tim Burton, al reunirse con Winona, haga al fin otra película decente, pero ya es muy tarde para salvar a la franquicia contemporánea de Indiana Jones; nada puede resucitarla. Ya hemos pasado por el Reino de la calavera de cristal. Hemos visto extraterrestres, hormigas gigantes generadas por computadora y a Ford sobrevivir a una explosión dentro de un refrigerador. Lo hemos visto todo. Hay muy poca esperanza para lo que venga después. Los mismos errores se repetirán infinitamente hasta que haya nuevas voces e ideas, pero si no dejan de repetirse estos mismos errores infinitamente ¿cómo surgirán nuevas ideas y nuevas voces?

El camino a la ruina.

Permíteme presentarte al máximo símbolo de esta regurgitación destructiva. Quizá conozcas a Johnny Depp, uno de los actores más versátiles y célebres de su época y protagonista de varias de las películas más grandiosas de la mitad de la última década. En 2003, él protagonizó una exitosa película de acción sobre piratas. Se inspiró en Keith Richards para construir su papel como Jack Sparrow y fue nominado por la academia a un Oscar como mejor actor. Por desgracia, el Perla Negra se desliza al Cofre de la Muerte y se da un chapuzón en El fin del mundo. Tiene que pasar una década para que salga en otra buena película (Black Mazz). Desde entonces, Depp ha sido el sombrerero loco, una lagartija animada, Jack Sparrow otra vez en Mareas misteriosas, parte del remake de Comando Especial, un vampiro, el cuestionable jefe guerrero de una tribu indígena estadounidense y un lobo. Y después de todo esto, está Mortdecai. Una vez que te vuelves cómplice de esa degradación, pierdes el respeto, y cuando pierdes el respeto por el contenido, no hay respeto por el cine, y donde no hay respeto por el cine está Mortdecai.

Hay tres cosas que podemos decir sobre el cine. Uno: Hollywood franquiciará lo que le deje dinero. Dos: a Hollywood no le gusta lo nuevo. Lo nuevo da miedo, nuevos escritores, directoras mujeres, directores afroamericanos, guiones, y así hasta el fin de los tiempos. Tres (y posiblemente la más importante): los remakes y las secuelas nunca son muy buenas. Trata de pensar en alguna secuela que hayas disfrutado. Medita por un momento si fue tan buena como su predecesora. No lo fue o sí. Te apuesto que no.