VICE News

Mafia y pandillas: la nueva pesadilla de los migrantes en Sicilia

Diversos grupos delictivos se han apoderado de una zona en la que operan de manera conjunta la mafia italiana y grupos nigerianos, siendo los migrantes blanco fácil de la explotación sexual.

por caroline Modarressy/Harriet Dedman; traducido por Adan Michel
30 Octubre 2017, 1:00pm

Imagen vía Harriet Dedman/VICE News

Han huido de la violencia, la pobreza y el terrorismo, realizando el peligroso viaje a través del Mediterráneo, dejando atrás su vida en África u Oriente Medio. Sin embargo, la vida para los más de 100.000 migrantes que han llegado a Italia este año podría resultar igualmente peligrosa.

Esto podría ser especialmente difícil para los migrantes que no tienen el mismo estatus legal que los refugiados, ya que no reciben los mismos permisos de trabajo o ayuda financiera para ayudarlos a sobrevivir. Excluidos de la mano de obra legal, y con pocas opciones financieras, muchos son atacados por bandas criminales, con el apoyo de la mafia italiana, y empujados a una vida de esclavitud sexual y tráfico de drogas.

Las niñas nigerianas, Sharon y Mirabelle, trabajan a las afueras de Palermo. Según datos policiales, el 90 por ciento de las prostitutas ahí son nigerianas. (Harriet Dedman/VICE News).

Esto es lo que VICE News descubrió al visitar Ballarò, una pequeña zona mercantil y bastión de la mafia tradicional cerca de Palermo, Sicilia, donde la mafia de Cosa Nostra continúa ejerciendo su poder.

Sin embargo, la mafia ha comenzado a compartir poder en el territorio con Black Axe, una pandilla criminal nigeriana que ha establecido una lucrativa red de narcotráfico y trata de personas.

En 2015, Black Axe intentó reclutar y luego asesinar a un joven migrante nigeriano llamado Don Emeka. El ataque a Emeka fue un catalizador para que las autoridades sicilianas investigaran el alcance del alcance de la pandilla en Palermo. (Harriet Dedman/VICE News).

Lejos de luchar por el control territorial, la situación en Ballarò se ha vuelto lucrativa para la mafia italiana, que en esencia permite al grupo Black Axe vender drogas, siempre que paguen un "impuesto" —conocido como "pizzo"— para alquilar espacios en burdeles y beneficiarse del narcotráfico.

Benjamin, que no es su verdadero nombre, era un traficante de drogas de bajo nivel para Black Axe. Vio de primera mano la relación entre la mafia y sus jefes. "Hay algo que unirá a esos dos grupos". (Harriet Dedman/VICE News).

La situación se ha agravado tanto que la policía italiana ha utilizado las duras leyes pensadas para combatir a la mafia en contra de estos nuevos grupos por primera vez, lo que permitiría acelerar los procesos legales y enjuiciar a los miembros de Black Axe.

El fiscal adjunto siciliano, Calogero Ferrara, dirige la investigación siciliana del Black Axe. El juicio de 24 miembros de pandillas comenzó este mes. Se esperan más arrestos más adelante. (Harriet Dedman/VICE News).

Se trata de un intento de evitar que otras pandillas recurran a medios similares de explotación en el país, mientras que el gobierno italiano continúa lidiando con la afluencia de personas a sus costas. VICE News fue hasta Sicilia, para escuchar a los inmigrantes atrapados en medio de esta situación.

El SOS Aquarius atraca en Sicilia el 23 de julio, llevando a los inmigrantes rescatados en el estrecho de Libia a la costa. Unos 110,000 inmigrantes han llegado a Italia en lo que va del año. La mayoría llega a Sicilia. (Harriet Dedman/VICE News).

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs.