Publicidad
Italia

La mafia prende gatos vivos en llamas para provocar incendios en los bosques de Sicilia

A mediados de junio los bosques sicilianos perdieron casi 6.000 hectáreas en 800 incendios. Parece incontestable que la mano de la Cosa Nostra está detrás y que estos criminales habrían utilizado gatos callejeros vivos y en llamas para propagar el...

por Giuseppe Francaviglia
23 Junio 2016, 12:55pm

[Foto via Flickr/zio fabio]

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La mafia siciliana está utilizando gatos callejeros para provocar incendios en los bosques de Sicilia.

El brutal método ha sido empleado con frecuencia por los pirómanos, tal y como ha denunciado Giuseppe Antoci, presidente del Parque Natural siciliano de Nebrodi, uno de los más importantes de la isla — tal y como han confirmado a VICE News fuentes de la policía forestal.

Los incendios provocados entre el 16 y el 17 de junio han arrasado zonas enteras de la isla. Los datos recabados hasta la fecha estiman que en las nefastas 48 horas se declararon 800 incendios de manera simultánea que habrían devorado 5.626 hectáreas de tierra.

Los incendios han provocado la evacuación de decenas de personas en las provincias de Palermo, Messina, Trapani y Agrigento. Muchos de los vecinos han ingresado de urgencia en los hospitales de la zona tras haber contraído distintas dolencias relacionadas con la inhalación de humos. Las primeras evaluaciones realizadas por el gobierno regional siciliano estiman que harán falta alrededor de 30 millones de euros para financiar las operaciones de reforestación.

Lo más inquietante del caso es que los incendios hayan sido provocados deliberadamente — por los emisarios de la Cosa Nostra.

Giuseppe Antoci ha declarado en las páginas del periódico italiano Corriere della Sera que los pirómanos se habrían servido de distintas artimañas para provocar los incendios, entre ellas la perturbadora utilización de animales vivos — se sabe que, como mínimo, habrían prendido fuego a cerdos y a gatos — a los que habrían rociado de gasolina antes de arrojarles a las espesuras de los bosques de la isla.

La entrevista a Antoci también fue mencionada en las páginas del semanario Daily Beast aunque, quizás debido a un error de traducción de la entrevista original, en la publicación conservacionista se relata que el uso de animales vivos habría estado motivado por el hecho de que el verano pasado los servicios del gobierno regional siciliano instalaran "cámaras ocultas" en los bosques en los parques de la zona.

'El Chernobyl italiano': el mayor vertedero ilegal de Europa en el corazón de la mafia. Leer más aquí.

En realidad, tanto Antoci como uno de los miembros de su escolta— que en mayo ya había salvado al político de una emboscada perpetrada por la mafia para eliminarle— han desmentido la información aparecida en el Daily Beast. Según han afirmado no es cierto que existan cámaras de videovigilancia en la reserva natural. Lo que sí han afirmado ambos es que el uso de animales se ha convertido en uno de los métodos predilectos de la mafia para provocar incendios sin que sus autores materiales sean descubiertos.

Gatos, cerdos y toda clase de aves son animales que abundan en la región y a los que se puede aprehender con facilidad para convertirlos en bolas de fuego despavoridas y ambulantes, una vez se les ha rociado de gasolina y se les ha arrojado a las espesuras del bosque.

Por mucho que la incendiara técnica haya pillado desprevenidas a las autoridades locales, lo cierto es que no se trata de ninguna novedad. En 2006, el director del departamento de Inspección de los bosques de Trapani, Giacomo Patti, había denunciado que se estaban empleando gatos para incendiar bosques. Igualmente, el año pasado la Sociedad Aeronáutica Italiana (AIDAA en sus siglas inglesas) había denunciado que solo en 2015 se habrían registrado al menos 1700 casos de perros y gatos quemados vivos. Los aquelarres se realizaron o bien con la intención de provocar incendios o por puro y macabro entretenimiento.

Otra de las técnicas para incendiar bosques, probablemente las más tradicional, consiste en el empleo combinado de cigarrillos encendidos, cerillas y de un poco de gasolina. El uso de los tres acostumbra a provocar incendios de manera más paulatina, puesto que la lenta combustión del cigarrillo combinada con el uso de gasolina, permite que los pirómanos tengan tiempo de abandonar el lugar de los hechos antes de que las llamas se propaguen.

Los fiscales de Palermo y de Termini Imerese han abierto sendas investigaciones sobre el casi millar de incendios declarados. Inicialmente se había creído que las llamas hubiesen podido formarse espontáneamente debido a las altas temperaturas, sin embargo tales hipótesis fueron rápidamente descartadas. En realidad, tanto la manera coordinada en que se han declarado los incendios como el hecho de que se hayan registrado paralelamente en zonas montañosas y en zonas del litoral — no dejan lugar a ninguna duda: se trata de incendios provocados.

Y por si quedara algún atisbo de duda, el presidente de Sicilia, Rosario Crocetta, ha denunciado abiertamente que los incendios habrían sido provocados: "se trata de un atentado perpetrado por la mafia con fines políticos", ha asegurado el presidente. "Se trata de una agresión de calculadas intenciones políticas, especialmente concebido para atacar al mismo gobierno que está batallando contra los criminales de la Cosa Nostra. Seguiremos trabajando para proteger nuestros bosques y seguiremos denunciando ante el fiscal antimafia el riesgo de que los criminales continúen con su campaña destructora. Se tomarán las medidas convenientes al respecto y se despedirá a los trabajadores que sea necesario despedir".

A lo largo de estos días ha habido quien ha señalado el dedo acusador contra los trabajadores temporales de los servicios forestales de emergencia como presuntos responsables de algunos de los incendios. Solo durante el mes de abril hubo que despedir a 233 trabajadores por tener antecedentes penales relacionados con su vinculación con la Cosa Nostra. Algunos, de hecho, tenían antecedentes por atentados contra la propiedad pública, entre los que se contaría un incendio provocado.

De hecho, el último pirómano arrestado en la provincia de Palermo, un hombre que fue detenido hace 10 días, era un trabajador de los servicios forestales de la provincia.

Nuevo caso de la larga y oscura historia de amor entre el fútbol italiano y la mafia. Leer más aquí.

La hipótesis que sugieren que los incendios podrían ser también una reacción contra las medidas tomadas contra las llamadas "mafias agrícolas" y sus estafas a la Unión Europea, que habrían granjeado a los capos de la Cosa Nostra centenares de miles de euros a través de un sistema de defraudación de las ayudas financieras de la Unión a los pastores de ovejas sicilianos.

En realidad, la persecución orquestada por Guiseppe Antoci para poner fin al millonario negocio de los mafiosos es probablemente la razón principal por la que su vehículo oficial fuera tiroteado entre las localidades de San Fratello y de Cesaro el pasado 17 de mayo. El Lancia Thema en el que viajaba el director de los servicios forestales tuvo que detenerse a mitad de trayecto entre ambos pueblos después de encontrarse con que la carretera había sido cortada con varias rocas.

Poco después de que el vehículo se viera obligado a detenerse, varios encapuchados surgieron de las espesuras, se aproximaron al automóvil y abrieron fuego a discreción. La escolta de Antoci contraatacó y los asesinos huyeron por los mismos bosques por los que habían irrumpido. El político italiano salió milagrosamente ileso de la emboscada.

"Esto de que los incendios se han declarado espontáneamente no se lo cree nadie", nos ha relatado Antoci por teléfono. "Los pirómanos lo tenían todo controlado, incluso la llegada del siroco", un viento mediterráneo extremadamente cálido que sopla desde el sudeste.


Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICEnewsEs

Tagged:
VICE News
Mafia
Europa
sicilia
Cosa Nostra
gatos en llamas
indendios provocados mafia