Conoce a Margarita Siempre Viva: Melancolía juvenil en formato lo-fi
Foto por Camila Acosta Alzate |Noisey en Español

Conoce a Margarita Siempre Viva: Melancolía juvenil en formato lo-fi

La banda de Medellín está marcando la parada en la alternativa colombiana y se está convirtiendo en uno de los fenómenos del momento.
03 Octubre 2018, 8:15pm

Margarita Siempre Viva se encuentra dentro de la nueva y efervescente camada de agrupaciones agitando la escena independiente en Colombia. Un grupo de Bello, Antioquia que, con una alineación de integrantes que no superan los 23 años y con tres discos publicados, se ha convertido casi sin saberlo, en el último gran fenómeno de la escena independiente del país. Sus letras cargadas de melancolía y nostalgia hablan de días grises, de la cotidianidad de un joven viviendo en una ciudad que muchas veces lo sobrepasa. Entre sonidos por momentos acústicos y contemplativos o eléctricos y vibrantes, se imponen unas voces atmosféricas en medio de esa vibra do it yourself tan apegada al espíritu de lo independiente.

“Este año fue definitivamente el principio del fin, el principio del caos”, dice Margaro, segunda voz, guitarrista y letrista que junto a Cristiano (voz) y Daniel (bajo), está en una casa de dos plantas en el tradicional barrio Pablo VI de Bogotá para nuestra charla, que se da justo en la semana de su última visita a la capital, en la que reventaron Latino Power y el Teatro Libélula Dorada. Es claro que el 2018 ha sido el año de despegue de Margarita Siempre Viva, con sold outs en Medellín y Bogotá, la invitación a presentarse en un escenario de la magnitud del Breakfest, uno de los eventos más importantes de la ciudad, y una escena que los ha recibido con los brazos abiertos y que de a pocos han sido llamados a liderar.

Una historia que aunque llevaba rodando desde el 2015, se comenzó a materializar a finales del año pasado cuando en octubre publicaron La Luz Que Dejaste Regar. Un debut que entró silenciosamente por YouTube y con el que, como cuenta Cristiano mientras enciende un cigarro, “la idea era que apenas tuviéramos el disco, lo subíamos a Internet y ya... Así, sin ningún otro pensamiento más que hacer eso”.

Un sonido eléctrico que se apaga y explota constantemente, el sentido desgarrador en la voz de Cristiano que se matiza con los coros de Margaro y una instrumentación absolutamente visceral con motivos de post punk, rock alternativo e incluso emo fueron esos ingredientes que serían claves para lo que pasaría después con este disco. Además, incluye samples de sonido de Leon: The Professional y Lolita, dos películas que Margaro tenía pegadas durante la producción del disco.

Foto por Camila Acosta Alzate |Noisey en Español

Bajo esa misma premisa, un mes después publicarían Habitación de Flagelos en C, un álbum que Margaro describe como “rosado y acústico” y que mostró una faceta mucho más contemplativa y etérea de la banda. Además, su grabación se dio justo en el momento en que el “El Bichito”, baterista de la banda y hermano de Daniel, se quebró ambas manos incidentalmente. Aún así y más allá de esa dificultad, la banda quería experimentar y con guitarras, voces, bajo y un par de huevos ––musicales–– en la percusión lo sacaron adelante. “No nos azaró”, concluye Cristiano.

Margarita comenzó su carrera con dos discos a sus espaldas, aún cuando seguían siendo una banda emergente. Y es que hasta finales del año pasado y comienzos de este, se presentaban más que todo en salas de ensayo, galerías independientes o garajes de amigos frente a no más de 50 personas. Pero también, en diciembre, hicieron parte de la fecha en Bello de la Gira Mundial por Colombia de las bandas bogotanas Hermanos Menores y Tristán Alumbra, organizada por el sello In-Correcto en el Bar Nebraska. De ahí surgirían esas primeras ideas de visitar la capital.

“En ese momento no teníamos ninguna pretensión porque la banda apenas estaba empezando, queríamos trabajar en el sonido y ver que pasaba”, comenta Margaro al respecto de ese primer momento, mientras se acomoda en uno en uno de los sillones de la sala con una riñonera colgada al pecho.

Foto por Camila Acosta Alzate |Noisey en Español

Ya con ese material moviéndose en Internet, Margarita Siempre Viva tuvo su primer gran hito en febrero de este año, cuando se presentó en el aniversario de Anti Tattoo en Medellín y en donde, además de encontrarse por primera vez con otras bandas del circuito como SAAIL o El Nuevo Coyote, se comenzaron a creer el cuento de que la cosa podía funcionar. “Desde ese momento comenzamos a coger un rumbo más profesional. Supimos que no podíamos dejar de tocar porque la gente ya se sabía los temas y todo”, dice Daniel, quizás la figura más introvertida del grupo y el que se ha encargado de la grabación y la mezcla de la música de Margarita desde su propia casa, el laboratorio musical que han bautizado como La Madriguera.

Ese toque marcó un antes y un después y los llevaría al Selina International Music Summit (SIMS), en donde se iniciaron los primeros contactos con agentes de la industria y grandes productoras para la alternativa nacional como Breakfest o Páramo. Así, sin mucho tiempo para que se sentaran a pensarlo, la banda pasó de ser un grupo pequeño con la idea firme de tirar todos sus adentros a Internet y ver que sucedía, a estar en el ojo de la escena. En medio de tanto movimiento, en abril publicarían tres canciones nuevas en Primavera Febril, un disco en colaboración con la banda Cabeza Líquida donde retomaron ese sentido más vibrante, acelerado y post punk de su primer álbum.

Más adelante, en junio, sucedería otro momento importante con la invitación a tocar en el festival Verano Negro en Medellín. Un espacio que reúne a los exponentes del rap y el rock de la ciudad y en donde quedaron fríos mientras tocaban frente a un público que los había ido a ver por primera vez y ya cantaba las canciones a grito herido, armaba pogo e incluso, echaba sus lágrimas en varios de los temas. Dice Margaro que “la gente se volvió mierda ese día, eso en Medellín no pasaba”.

Foto por: Camila Acosta Alzate |Noisey en Español

Las canciones de Margarita Siempre Viva hablan de vivencias del común: de fumarse un faso, tomarse algo, andar con el corazón roto o lleno y no sentir nada después de una fiesta larga, una temática muy específica y a la vez común que pintan en “Cambio sustancial”.

“No puedo drogarme más
debo volver a casa
así podré desayunar y
decirle a los que no escuchan
que anoche no tuve
un cambio sustancial”

Otra muy importante es toda esta temática detrás del amor romántico y ese intenso deseo que produce . “Quiero que vengas a despertarme/pero no me levantes/acuéstate acá/dejémonos de añorar tanto/quédate siempre acá/quiero perdurar acá acostado/unos mil años con vos”, cantan en “Los días apacibles”, uno de sus temas más queridos incluído en Habitación de Flagelos en C. Más allá de influencias literarias o cinéfilas, la influencia para hacer las letras, comenta Margaro, viene de lo hecho por bandas que para ellos son referentes como Él Mató o Mi Amigo Invencible, con líricas cortas pero profundas, sobre todo desde lo emocional.

Es una oda a la cotidianidad, a querer estar bien cuando se está mal y al drama de la juventud que Cristian enmarca en el sentido de ser delirantes, cambiando constantemente en tramos cortos de tiempo y dándose cuenta de las cosas que pasan y que siempre han pasado a su alrededor. Así se nota, por ejemplo, en la furiosa “Atracción como lamento” de su primer álbum cuando dicen, cobijados en el agobio, No he podido/salir de ésta limerencia/que me ha hecho ser/la persona confundida/que no quería ser”.

––“¿Pero y los buenos momentos? ¿Los amigos? ¿Dónde queda toda esta parte de la juventud que no es tristeza?”, le pregunto a Cristiano.

––“Salir, fumar, caminar un montón, hablar mucha mierda, emborracharse con licor barato, licor bueno cuando se puede… Todo hace parte de esa misma cotidianidad”, responde.

––“Ese costado de la vida de cada uno está muy presente en el proyecto, hace parte de la estética de la banda. Ese lado decadente un poquito o mucho”, agrega Margaro entre risas.

La banda ha sabido conectar con un público que los adora y se emociona desde el comienzo de sus shows cuando la banda baja de la tarima y les entrega una margarita. “Es una manera de conectarnos con la gente y es que acá nadie es un rockstar, queremos que la gente sienta esa cercanía”, asegura Cristiano, a quien se le ocurrió meter ese pequeño ritual en sus conciertos.

Foto por: Camila Acosta Alzate |Noisey en Español

Una relación intensa con un público y un fanbase que incluso para ellos mismos es por momentos extraña, ya que se han tenido que asumir de un grupo algo tímido a artistas reconocidos por un nicho importante en muy poco tiempo. Una experiencia que vivieron sobre todo cuando llegaron a presentarse por primera vez a Bogotá en junio, en un toque organizado nuevamente por el sello In-Correcto junto a Nicolás y los Fumadores, otra de las apariciones importantes de la independiente con base en la capital. Según dicen, fue la primera vez que sintieron que la gente cantaba más duro que ellos. “Nadie entendía lo que acababa de pasar después del toque, fue increíble”, cuenta Santiago Álvarez, cabeza del sello.

Así mismo lo recuerda Santiago García o “El Profe”, como le dicen al vocalista de Nicolás y los Fumadores, que ya había tenido un primer encuentro con Margarita por un toque al que asistió de la banda unos meses antes en Medellín. “Ese día nos borraron totalmente. Me acuerdo que en un momento cogieron las guitarras acústicas y se pusieron a cantar La Habitación de Flagelos en C entre la gente, me salieron lágrimas y todo”.

Esa primera presentación en la capital no solo fue un encuentro con un nuevo público, sino el primer encuentro formal con otras bandas como Quemarlo Todo por Error y los mismos Nicolás y los Fumadores, con los que se dieron esos primeros pasos para crear puentes entre ambas escenas. Tres bandas que para muchos son la última gran trinidad del indie nacional, un concepto que para Cristiano se trata de “algo muy romántico porque finalmente es hacer lo que a uno le nazca y le guste, así se viene demostrándole algo distinto a la gente”.

¿Pero cuál fue ese detonante que hizo que una banda emergente de Medellín causara una reacción así en su primera visita a la capital? Para Margarita Siempre Viva, fue gracias a dos factores: la difusión en redes y sobre todo, el canal de YouTube de El Enemigo, un espacio para la crítica musical dirigido por Juan Antonio Carulla que ha sido pieza fundamental para la difusión de varios proyectos independientes del circuito local en los últimos tiempos. “Toda esa onda medio punkera, medio oscura, las estructuras raras y las letras me parecieron muy particulares”, dice Carulla, que los descubrió gracias a las recomendaciones de YouTube y reseñó su álbum debut en febrero.

En medio del hype que la banda vive actualmente, no tienen problemas en reconocer que en Medellín no hay una escena tan constituida como en la capital. Que faltan lugares, la gente no copia tan intensamente en los shows y que el consumo de merch, discos y boletería a veces es escaso. Aún así y a pesar de que han pensado en radicar la banda en Bogotá, están dispuestos a dar la pelea y cumplir el reto de consolidar un movimiento en su ciudad. “En Argentina, Buenos Aires es el putas, pero hay otras provincias como Mendoza que también lo están logrando. Nosotros tenemos el team, las bandas y las herramientas para poder hacerlo también, ese es el proyecto”, comenta Margaro, que aprovecha para expresar la importancia de la escena mendocina y artistas como Mi Amigo Invencible, Luca Bocci o Perras on the Beach en el proyecto.

Foto por: Camila Acosta Alzate |Noisey en Español

En este momento el indie, que más allá de ser un género musical representa un how to de hacer las cosas como artista independiente, se ha regado por todo el continente. Una nueva estética alrededor del sonido alternativo que sucede en Argentina con sellos como Fuego Amigo Discos, Yolanda Discos y otras bandas como Él Mató a un Policía Motorizado, Las Luces Primeras o La Otra Cara de la Nada. También en Chile con Patio Solar, El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco y el Sello Piloto, por mencionar algunos ejemplos. “Latinoamérica se dejó influenciar mucho por la música alternativa y ya se está apropiando desde nuestra propia identidad. Queremos hacer lo mismo, así es como funciona”, sentencia Margaro.

En menos de un año, Margarita Siempre Viva ha pasado a ser una de las puntas de lanza de la alternativa nacional. Una responsabilidad grande que mientras Cristiano aduce desde el sentimiento de la gente hacía el sentido de las letras y las historias que se narran en ellas, Margaro explica desde el misticismo y diciendo que la explosión que han vivido pasa una en un millón de veces. Lo cierto es que son muy jóvenes y tienen un proyecto con un potencial enorme entre manos. Ya llegaron al Breakfest, su primer gran escenario, y ya viene su cuarto disco, del que prefieren hablar muy poco y se espera, vea la luz en marzo de 2019 bajo el sello In-Correcto.

Foto por: Camila Acosta Alzate |Noisey en Español

Con toda seguridad, me animaría a decir ––y no soy el único–– que lo que se está cocinando desde la escena alternativa en Colombia es uno de los relatos musicales de ciudad y juventud más honestos y poderosos desde la camada de bandas legendarias que subió a escena a principios de los noventa. Lo que comenzó en pequeños bares y en un circuito under que ha venido dando sus primeras zancadas en los últimos tiempos, hoy es una realidad latente que de a pocos ha venido consolidando nombres que se están metiendo de frente dentro del imaginario del rock nacional.

Acá está pasando algo especial y estos hijos de la montaña, que pronto volverán a casa, prometen seguir fundiéndolo todo. Sea en Bello, Medellín, Bogotá o donde sea que los lleve la música de aquí en adelante.