Creators

Estas pinturas son tan caóticas como nuestro 2017

La cultura contemporánea encuentra una nueva válvula de escape a través de la pintura de Michael Reeder.

por Masha (Maria) Koblyakova
12 Diciembre 2017, 5:00pm

Imágenes cortesía del artista.

Tomando una lupa para definir los elementos de identidad, el artista Michael Reeder trabaja desde un curioso punto de referencia: personas que nunca ha conocido. Trabajando de manera fluida con una paleta de colores sólidos y brillantes, crea retratos eclécticos en los que construye individuos completamente nuevos.

Master of My Reality

Su inspiración inicial vino de la práctica de pintar repetidamente el mismo retrato. Reeder se dio cuenta de su propia habilidad para construir una personalidad distinta con cada iteración. "Mis intenciones son crear retratos raros centrándome en la naturaleza de ensamblaje de nuestras identidades", dice Reeder. Esencialmente es un químico, mezclando puntos de contacto culturales, iconografía religiosa y estilos visuales contemporáneos. Para representar una gama tan amplia de elementos, el aspecto "collage-esco" de Reeder combina varios tipos de telones de fondo dentro del mismo espacio plano, representando patrones con un sentido gráfico de realismo.

False Confessions

Inspirado por Stephen Conroy, con sus austeros orígenes y solitarios protagonistas, Reeder guarda los colores brillantes para los ambientes de sus personajes sin emociones. Otra gran influencia para Reeder es la gama de colores en la vida cotidiana. Al analizar las interacciones entre las sombras, luces y sujetos estáticos, inserta sus visiones en una matriz compleja de detalle anatómico y plenitud. "Cuando estoy en el estudio, soy el creador de mi propio mundo al utilizar un inmenso banco de referencias visuales que he almacenado mentalmente", dice. En cuanto al desarrollo potencial de la serie, Reeder planea trabajar en impulsar aún más el estilo de ensamblado y colocar sus obras en espacios reales con el fin de complicar aún más las relaciones entre sus sujetos y sus mundos.

Too Cool for School

Crusader

Destroyer of Egos

The Bold Marauder

Haz clic aquí para ver más trabajos de Michael Reeder.

Relacionados:

Animal-arquitectónico: el universo de Andy Council

Surrealismo anatómico y visiones urbanas: la pintura de Leonardo Díaz

Las intervenciones de Ciler son un nexo entre lo clásico y el glitch de internet