Publicidad
La Guía VICE al ahora

Este perrito sobrevivió a un choque de 15 autos y cinco días en el frío

"Es mucho más fuerte de lo que pensábamos".

por Mack Lamoureux; traducido por Daniela Silva
27 Febrero 2019, 3:30pm

Obi. Foto de Tanya Cassell Pardy.

Artículo publicado originalmente por VICE Canadá.

Algunas historias de supervivencia tienen protagonistas inesperados.

Uno de ellos es Obi, un pequeño Shih tzu proveniente de Terranova, Canadá que de alguna forma sobrevivió a un choque masivo en una carretera y se quedó perdido en un bosque con coyotes durante cinco días la semana pasada. No sé qué es lo primero que se te viene a la mente al mirar su carita tierna, pero probablemente no es "ese perro es un sobreviviente".

La historia de este perro de tres años comienza cuando iba viajando en el vehículo de Tanya Cassell Pardy y sus dos hijos. Se dirigían hacia el este de Deer Lake, cuando de repente una tormenta de nieve arrasó con la visibilidad y todo se fue a la mierda. Cassell Pardy, quien adoptó a Obi cuando era un cachorro hace tres años, le dijo a VICE que de la nada se encontraron con un montón de vehículos.

"Antes de darme cuenta, ya me había estrellado contra un camión de transporte", dijo Cassell Pardy. "Me di la vuelta y me aseguré de que mis hijos y mi perro estuvieran bien cuando otro vehículo chocó contra mí. Fue en ese momento que supe que tenía que salir antes de que se produjera otro choque y nos lastimáramos y quedáramos atrapados en el coche".

Entonces la familia, incluido Obi, abandonó el vehículo. Fue la mejor decisión, ya que al poco tiempo otro camión chocó contra su automóvil. En todo el caos, Cassell Pardy se separó de sus hijos y de su perro. Después de reunir a sus hijos y ponerlos a salvo, se dio cuenta de que Obi no estaba, y con todo y un pie roto, fue a buscarlo pero no lo encontró.

Finalmente, su padre, que vivía cerca, llegó y se llevó a los tres al hospital. El CBC informó que dos personas sufrieron lesiones graves como resultado de la carambola. Mientras se alejaban, Cassell Pardy dijo que estaba segura de había perdido a Obi para siempre.

"Realmente pensé que había muerto en el accidente", dijo Cassell Pardy. "Regresamos a nuestra casa con el corazón roto porque pensamos que lo habíamos dejado allí".

Incluso cuando los policías la llamaron al día siguiente para decirle que nunca encontraron el cuerpo de su perro, Cassell Pardy asumió que simplemente la nieve se lo había llevado. Aún así, el policía le dijo que publicara algo en las redes sociales en caso de que el perro siguiera con vida. Ella siguió su consejo, pero no tenía muchas esperanzas.

"Hice una publicación, pero mis intenciones eran solo para recuperar su cuerpo, ya que de esa manera podríamos honrar su muerte", dijo Cassell Pardy. "Nunca me pasó por la mente que podría seguir vivo".

1551124658922-obi-2
La familia y Obi.

Aunque hubiera sobrevivido al accidente, ella pensó que no habría manera de que sobreviviera al frío. Fueron, como explicó Cassell Pardy, "los días más fríos que tuvimos del invierno. Por no mencionar que toda la zona está llena de coyotes a quienes les encantaría conocer a un perrito". Todo estaba en contra del pobre perrito.

Pasaron un par de días, hasta que sonó el teléfono de Cassell Pardy. Era una mujer que conducía en la carretera cerca del lugar del accidente y dijo que había visto a Obi a un lado. Cassell Pardy le contó a su esposo Dean acerca de la llamada y los dos se miraron, y en menos de una hora él estaba volando hacia el área donde Obi había desaparecido.

"Se subió al primer avión hacia a Deer Lake", dijo Cassell Pardy. "Luego Dean fue por mi papá, agarraron dos linternas, y lo buscaron por todos lados pero no vieron ni escucharon nada".

Después de una hora, los dos estaban a punto de rendirse y decidieron hacer una última búsqueda. Su esposo llegó a un lugar donde había unas huellas que podrían haber sido de Obi y comenzaron a buscar.

"Le habló y le silbó a Obi y se quedó allí por un segundo", dijo Cassell Pardy. "Después escuchó un pequeño ladrido débil. Luego se acercó, lo volvió a llamar y escuchó otro. Así fue como logró llegar hasta él. Cuando lo encontró, vio que estaba atrapado en un montón de nieve. Estaba cubierto de hielo y nieve, temblaba, había perdido peso y estaba muy débil".

Su esposo lo recogió, lo llevó a la camioneta donde lo esperaba un montón de pavo para él. Se lo comió, se derrumbó y lo llevaron a casa. Después de una breve pero emotiva reunión con la familia, Obi fue llevado a un veterinario que, Cassell Pardy dice, estaba "sorprendido" de que hubiera sobrevivido "a pesar de todo lo que pasó".

"Tuvo que haber encontrado refugio ahí afuera, porque hacía un frío terrible, estaban a menos -25, -30, y estuvo ahí desde el lunes por la mañana hasta el sábado en la noche", dijo Cassell Pardy.

"Es mucho más fuerte de lo que pensábamos".

Sigue a Mack Lamoureux en Twitter.