Drogas

El coronavirus ha fortalecido a la mafia

Las tres más poderosas mafias italianas se están aprovechando de la pandemia de COVID-19. Pero, ¿cuál es el estado actual de la Cosa Nostra, la Camorra y la 'Ndrangheta?
17 Julio 2020, 2:10pm
GettyImages-991637958
Gaspare Mutolo, ex mafioso de la Cosa Nostra, en Roma. Noviembre de 2017. Foto: Lena Klimkeit / Picture Alliance, vía Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

El 18 de mayo de 2020, investigadores de la Policía Financiera de Roma entraron en Katanè Sapori di Sicilia, un restaurante y bar siciliano cerca de la estación de trenes Tiburtina de la capital italiana. Los investigadores llevaban una orden de captura, pues el negocio supuestamente fue comprado con dinero de la mafia.

Cuando los oficiales allanaron el lugar, encontraron algo que parecía confirmar sus sospechas. Entre los documentos escondidos detrás del mostrador había evidencia de que otros tres negocios, dos restaurantes y una heladería, recientemente habían sido adquiridos por el propietario de la cadena Katanè. Uno de los restaurantes, I Siciliani, estaba a solo una cuadra de Katanè Sapori di Sicilia. Con un costo de €840,000 por los tres negocios, el acuerdo se había cerrado un mes antes, durante el pináculo del confinamiento por COVID-19 en Italia, cuando la mayoría de las familias y dueños de negocios no sabían cómo pagar sus cuentas.

Para Gaetano Vitagliano, el dueño de la cadena de alimentos Katanè —y ex convicto por lavado de dinero para la Camorra, el sindicato del crimen organizado de Nápoles—, el período de confinamiento fue el momento perfecto para hacer negocios. Liberado de la prisión poco antes del brote de coronavirus, Vitagliano no perdió tiempo y utilizó la compañía de servicios y alimentos que controla, a través de personas designadas por él, para invertir en activos comerciales de primer nivel en el centro de Roma.

La crisis de COVID-19 ha puesto de rodillas a Italia, como a muchos países. A la pandemia le ha seguido una recesión económica, la cual ha provocado aumento del desempleo, la pobreza y la desigualdad. Pero para las principales mafias italianas, la crisis está demostrando ser más una bendición que una maldición.

Hay cuatro grandes sindicatos del crimen organizado en Italia: la 'Ndrangheta de Calabria, la Cosa Nostra siciliana, la Camorra de Campania y la Sacra Corona Unita de Apulia. Hoy en día, la 'Ndrangheta es sin duda el más fuerte, más rico y con más alcance internacional. Se basa estrictamente en la familia y, por ello, es casi imposible que la policía pueda infiltrarse en él. La 'Ndrangheta se ha convertido en una empresa verdaderamente mundial, que controla hasta el 80 por ciento de las importaciones de cocaína en Europa, un negocio que sigue siendo tan próspero como siempre, incluso durante una pandemia.

1594747449210-GettyImages-1220492919

Policía forense en una escena del crimen en Nápoles, donde Raffaele Gallo fue asesinado en una emboscada de la Camorra. Foto: Salvatore Laporta / KONTROLAB / LightRocket, vía de Getty Images

La Cosa Nostra y la Camorra, cuyo poder se había estado debilitando gracias sus luchas internas y las medidas represivas de la policía, están empezando a recuperarse. Debido a su capacidad de comprar negocios y activos, como restaurantes, a precios reducidos, pueden crear una vía perfecta para el lavado de dinero. La mafia también está tratando de sacar provecho de los subsidios estatales. El martes, los investigadores italianos revelaron que tres compañías controladas por un supuesto miembro de la 'Ndrangheta recibieron más de €45,000 en fondos de ayuda asignados por el gobierno para la emergencia de COVID-19.

"Estamos viendo a empresas legales convertirse en criminales", le dijo a VICE News el coronel Marco Sorrentino, jefe del departamento antimafia de la policía financiera de Italia en Roma. "Durante la pandemia, interceptamos algunas conversaciones entre mafiosos en las que dijeron: 'Tenemos que estar listos e infiltrarnos en la economía limpia'. Estamos enfrentando un problema histórico que tendrá consecuencias dramáticas, y debemos estar muy alerta. No solo en Italia, porque las mafias son internacionales y transfronterizas".

Para su negocio de importación de cocaína, la 'Ndrangheta puede contar con intermediarios afiliados que viven en América Latina y puntos clave de entrada del norte de Europa, como Rotterdam y Amberes. Esto asegura un flujo constante de drogas y, a la vez, buenas relaciones con los carteles de drogas sudamericanos y otras organizaciones criminales de países como Albania y Rumania.

Como descubrieron recientemente el Proyecto de Informe de Corrupción y Crimen Organizado (OCCRP) e IrpiMedia, estas redes internacionales pagaron dividendos cuando el COVID-19 llegó a Europa, lo que permitió que la industria mundial de la cocaína se adaptara mejor que muchas empresas legítimas.

Tanto la 'Ndrangheta como sus principales socios colombianos, el Clan del Golfo, tenían, en todo el mundo, existencias de cocaína almacenadas para varios meses y listas para ser enviadas y distribuidas, en caso de una emergencia. Para mantener el flujo de drogas, simplemente remplazaron las rutas de tráfico que se volvieron demasiado riesgosas.

Según Sorrentino, durante el peor momento de la pandemia, los grupos criminales italianos trasladaron temporalmente algunas de sus operaciones de Amberes en Bélgica, Rotterdam en Holanda, Gioia Tauro, Génova y Livorno en Italia, a España, donde tienen grandes "colonias" dentro comunidades italianas establecidas. "Durante la pandemia, las mafias italianas y sus socios comenzaron a enviar cocaína principalmente a Algeciras o Barcelona, y luego desde allí la trasladaron por vía terrestre al resto de Europa e Italia", dijo Sorrentino. La cocaína, como mostraron las incautaciones, se transportó en camiones llenos de frutas frescas o harina de soja, que se parece a la cocaína.

Una red de distribución tan sofisticada está basa en el alto nivel de control que la 'Ndrangheta puede tener en ciudades y puertos de todo el mundo. Esta mafia tiene una presencia significativa en Australia y Canadá, principalmente debido a que los calabrianos emigraron allí después de la Segunda Guerra Mundial. Pero este control en ninguna parte es más poderoso que en el corazón de la 'Ndrangheta en Calabria, donde existe como un antiestado, con sus propios conceptos específicos de ley y orden.

En San Luca, una aldea en el macizo montañoso de Aspromonte, a la que la 'Ndrangheta se refiere como La Mamma (la madre), en homenaje a su papel como la fortaleza original del grupo criminal, la emergencia de COVID-19 fue atendida de manera local por la mafia.

Cuando el virus se propagó por Europa, muchos sanlucoti (personas de San Luca), incluidos los afiliados a la 'Ndrangheta, regresaron al área. Se confinaron a sí mismos en los hogares de sus familiares, muchos de los cuales ya están equipados con búnkers, construidos para esconderse de la policía, durante más de 15 días. Los familiares llevaron platos de pasta a las puertas de los búnkeres y se comunicaron con los confinados a través de video chats. Cuando los carabinieri (la policía militar) fueron a verificar el estado de salud de quienes habían vuelto a Italia desde el extranjero, encontraron una población totalmente organizada. Debido a que la mafia supervisó un confinamiento muy estricto, no se registraron casos del virus en San Luca o en cualquiera de sus aldeas circundantes. El mensaje fue: "No necesitamos al gobierno, podemos hacerlo nosotros mismos".

En la cercana Sicilia, la Cosa Nostra también intentó utilizar la pandemia para ganarse a sectores de la población local y así generar el resurgimiento de su apoyo. "La crisis social y económica causada por la interrupción inevitable de las actividades normales le da a la organización criminal una oportunidad única de recuperar el espacio operativo que había perdido, en parte, debido a las medidas de control ejercidas durante décadas por los investigadores", escribió el juez de Palermo, Piergiorgio Morosini, en la acusación para el arresto de 90 afiliados de la Cosa Nostra en mayo.

En algunos de los barrios de Palermo, la mafia ha intervenido para proporcionar beneficios a las familias más pobres, mientras que el estado sigue ausente. En el punto álgido del confinamiento, el hermano de un jefe de la Cosa Nostra fue visto distribuyendo paquetes de alimentos a los residentes del distrito ZEN, que está entre las zonas más pobres de la ciudad.

A las personas que han perdido sus empleos, la mafia les ha ofrecido trabajo temporal, generalmente en actividades ilegales. Los comerciantes y hombres de negocios, que se han quedado sin efectivo después de meses de inactividad, han recurrido a las oportunidades de préstamos desventajosos ofrecidas por las familias de la mafia. El objetivo de la mafia no es tanto beneficiarse directamente de prestar dinero a tasas exorbitantes, sino más bien asfixiar a los prestatarios hasta el punto de que se vean obligados a renunciar a sus negocios. Esto permite a la mafia tomar el control de una empresa con un historial limpio, reemplazar a los gerentes con sus propios líderes y, lo que es más importante, lavar los frutos del crimen.

A principios de junio, la policía financiera de Palermo arrestó a ocho presuntos miembros de un clan de la Cosa Nostra, los cuales dirigía un imperio de juegos de apuestas con un valor estimado de €100 millones. Cuando el COVID-19 detuvo los eventos deportivos y las apuestas, los acusados compraron de inmediato dos agencias de apuestas en efectivo. Los investigadores dijeron que este caso probablemente era solo la punta del iceberg de los esfuerzos de la mafia por aprovechar la pandemia para invertir en negocios, mientras sus medios habituales para ganar dinero estaban limitados.

La Cosa Nostra, al igual que la 'Ndrangheta, ha tratado de transformarse durante mucho tiempo en una "mafia empresarial", con la esperanza de evitar la atención pública que traen consigo los asesinatos que acaparan los titulares. Ahora, se enfoca en tomar el control de algunos sectores de la economía de manera silenciosa pero efectiva, con la ayuda de una amplia gama de facilitadores: funcionarios corruptos que manipulan las licitaciones públicas en favor de las compañías criminales; banqueros y contadores que asesoran a los miembros de la mafia sobre cómo aprovechar las oportunidades que ofrece un mundo financiero globalizado; y empresarios sin principios que creen que el respaldo de la mafia les dará ventaja frente a la competencia.

Por ejemplo, el manejo de la basura tradicionalmente ha estado fuertemente infiltrado por las mafias, que obtienen lucrativos contratos públicos ya sea pagando sobornos o prometiendo a los políticos locales una cantidad de votos en las próximas elecciones. En el último de una larga serie de casos, este lunes un concejal fue arrestado en Busto Arsizio, una ciudad cerca de Milán, como parte de una amplia investigación policial sobre una red de tráfico de residuos dirigida por la 'Ndrangheta.

Según Alessandra Dolci, una fiscal contra la mafia en Milán, las mafias se han movido para quedar a cargo de los contratos para la eliminación de los desechos médicos producidos durante la emergencia de COVID-19. "Estamos viendo cómo el crimen organizado está interesado en adquirir [contratos de servicio para el manejo de residuos] a través de compañías que les sirven de fachada y que ya están autorizadas para gestionar los residuos", le dijo a un comité parlamentario en junio.

Aunque las mafias mantienen presencia territorial en sus bastiones al sur de Italia, sus actividades de lavado de dinero más lucrativas tienen lugar en zonas más ricas: el norte de Italia y el extranjero.

"Prácticamente todos los países de Europa son susceptibles a las inversiones predatorias de los grupos de la mafia", dice Anna Sergi, profesora titular de Criminología de la Universidad de Essex. "Las mafias italianas han invertido dinero en sectores como restaurantes y bares en Alemania, Francia, Bélgica y los Países Bajos. Ahora existe un riesgo palpable de que ingresen más fondos de la mafia en estos países".

El Reino Unido se enfrenta a una amenaza más sutil, pero no menos peligrosa, por parte de las mafias. Su presencia física puede ser más limitada, pero los criminales organizados explotan el sector financiero del país para orquestar operaciones complejas de lavado de dinero y esquemas de propiedad. La semana pasada, una investigación reveló cómo 'las familias Ndrangheta han empaquetado millones de euros de dinero sucio en bonos especializados vendidos a clientes involuntarios por bancos de inversión con oficinas en la ciudad de Londres.

Según el coronel Claudio Petrozziello, oficial de enlace de la policía financiera de Italia en Londres, el gran volumen de transacciones financieras y la facilidad para hacer negocios representan factores atractivos para los inversores criminales. "Hay numerosos consultores, contadores y abogados que ofrecen servicios destinados a ocultar al verdadero propietario de una empresa y manipular las transacciones financieras", le dijo a VICE News. "Encuentran desalineaciones entre las leyes y regulaciones de los diferentes países y las explotan para crear oportunidades para los criminales".

Históricamente, la presencia de las mafias en Europa, fuera de Italia, ha activado muy pocas alarmas. Pero esto está cambiando.

Alemania desconocía en gran medida la estrecha red de familias de la 'Ndrangheta que operaban en el país, cuando en 2007 seis miembros de la mafia fueron brutalmente asesinados frente a un restaurante en Duisburgo como parte de una disputa. Ahora, el principal negocio de la mafia en Alemania es utilizar el país como base para la reinversión de sus ganancias del tráfico de cocaína, en propiedades, restaurantes y construcción.

Más recientemente, Eslovaquia descubrió abruptamente los peligros de la infiltración de la mafia cuando el periodista de investigación Jan Kuciak y su prometida fueron asesinados mientras investigaban los vínculos del crimen organizado italiano con poderosas figuras políticas y empresariales.

Sin embargo, ahora hay signos de una mayor conciencia de la influencia de las mafias en Europa, lo cual a su vez está llevando a más acciones de vigilancia y aplicación de la ley. En las últimas semanas, las operaciones policiales transnacionales coordinadas por Europol condujeron al arresto de 12 afiliados de la 'Ndrangheta y 46 de la Cosa Nostra a lo largo del continente por cargos de tráfico de drogas, uso de armas de fuego, extorsión y corrupción en licitaciones públicas. Mientras tanto, la Interpol ha lanzado la Cooperación contra la 'Ndrangheta, un proyecto conjunto que reúne a 11 países (incluidos Estados Unidos, Australia y Canadá) para unir conocimientos y recursos para luchar contra ese sindicato del crimen.

Ahora, en el cuarto año de su cargo en Londres, Petrozziello dice que, después de algunas dificultades iniciales, la cooperación con las agencias policiales británicas está funcionando bien. "Hoy en día, no podemos aislarnos, con la esperanza de poder enfrentar la delincuencia transnacional solo dentro de los límites de nuestro país", dice. "Han entendido lo peligrosa que es la infiltración de capitales criminales. Esta infiltración acaba con la libertad económica, porque los empresarios respetuosos de la ley no pueden competir con rivales financiados por la mafia, que no necesitan obtener ganancias".

Sigue a Cecilia y Matteo.