Cultura

Como tratar a los bartenders, según algunos bartenders

No soy perro, amigo, no me chifles.

por Liz Tracy
11 Marzo 2017, 2:00pm

Los bartenders ven muchas cosas. En cualquier turno ya sea de día o de noche, seguro ven peleas y gente enamorándose. Ven primeras citas y rompimientos. Algunas veces, le sirven a tipos que fueron promovidos, otras a tipos que acaban de quedarse sin trabajo. 

Para no hacerte la historia larga: los bartenders son maestros de ceremonias para algunos de los circos humanos más locos en la Tierra. No es una tarea fácil. Lo que para algunos de nosotros es una noche de diversión para ellos es trabajo. Como cualquier profesional, quieren ser tratados con cierto nivel de respeto, sin importar la razón por la que estás en el bar ni cuanto hayas bebido. Platicamos con algunos bartenders que llevan haciendo ese trabajo durante mucho tiempo para descubrir que es lo que los vuelve locos y lo que les gusta. 

No seas ese tipo de güey

No seas culero. Siempre hay un tipo que llega cuando el bar está atascado y truena los dedos como loco. Me llama "cariño" o "cantinera" y me pide mi teléfono después de haberse tomado cocteles de todo tipo. Es el tipo que necesita tu atención inmediata pero cuando la tiene no está listo para ordenar. Te hace caras cuando le dices que necesitas su tarjeta de crédito para abrirle una cuenta y se siente ofendido si le pides su ID. Hasta pide hablar con el gerente (¡la tienes enfrente!) si siente que no lo están atendiendo bien. Simplemente, no seas ese tipo. Cualquier persona trabajadora quiere que la traten con respeto incluidas las bartenders.  –Caty, bartender desde hace 13 años.

Ponte creativo

Los bartenders buenos tienen ojos hasta en la espalda. Pero no todos son buenos. La mayoría quiere que esperes pacientemente hasta que haya contacto visual. Sé amable pero no tan confianzudo. Todos somos seres en el planeta que experimentan la conciencia de manera subjetiva pero no te pinches atrevas a decirle algo sexista, racista, o anti LGBT a mis clientes o mis compañeros de trabajo. Si me vas a poner un apodo, se creativo. En los bares siempre se premia la buena conducta: ser paciente y estar en paz te dará un mejor servicio, sin mencionar un mejor lugar de estacionamiento. –Brad bartender desde hace 15 años.

El bar no es tu lugar personal para cargar tu teléfono

Los bartenders antes cuidaban muy bien a sus clientes. Eran tu psicólogo, tu todólogo o alguien que te podría ayudar con cualquier cosa mientras sirve bebidas. Eso es porque hay de todo en un bar: abogados, médicos, mecánicos. El barman conectaba a las personas. Ahora eso lo hacen los celulares, y no pasa una noche sin que me pidan que les cargue el celular en la barra. Eso está bien, me siento feliz de ayudar. Pero no nos pidas que te dejemos checar si no te ha llegado algo. Algunas personas me piden que les cargue el celular y a los 5 minutos me lo piden para checarlo y luego se preguntan por qué sólo tienen 10 por ciento de pila. Deja que se cargue. Puedes aprovechar y aprender que beber y lo que te gusta. Muchos chavos piden una "IPA" y luego se quejan porque está muy amarga o porque tiene "demasiado lúpulo". Si no estás seguro de lo que vas a pedir, no dudes en informarte en tu teléfono. –Nicky, bartender desde hace 20 años. 

Ilustración de Brandon Celi

Deja tus suposiciones en la puerta 

He estado en este negocio por 20 años, y sé lo que estoy haciendo. Fui a la universidad pero la mayoría de los clientes asumen que no estudié. La gente menosprecia la industria del servicio. Piensan que si trabajas de bartender significa que en algún punto las cosas no salieron como esperabas. Pero esta es la profesión que escogí. Muchos de nosotros la escogimos. La mayoría con los que he trabajo eligieron esta profesión y también fueron a la universidad. Esto es lo que quiero hacer, lo que disfruto, y me divierto haciéndolo. Pero definitivamente algunas personas te menosprecian. Me han preguntado: "¿Qué más haces? ¿Cuál es tu verdadero trabajo?" Este, está es mi carrera. Esto es lo que quiero hacer. Tengo dos hijos. Puedo estar con mis niños en la mañana, para mi es importante pasar tiempo con ellos. Trabajo tres noches por semana y gano lo suficiente. Sólo me gustaría que los clientes entendieran que somos personas inteligentes. –Jen, bartender desde hace 20 años.

Tengo un consejo para ti: deja propina

¡Déjanos propina! Los bartenders, dependemos de las propinas. Aunque sea $10 pesos por cerveza, ya es un avance. Especialmente si hacemos bebidas sofisticadas, cócteles que, entre medir ingredientes, sacudir, reemplazar el hielo y el adorno, nos toma un par de minutos cada uno. Cuando recibes una orden de cinco cócteles, haz la cuenta, se va a tardar un poco, así que no me veas feo ni me hagas caras, o no dejes poca propina sólo porque según tú me tardé demasiado. Eso de verdad me molesta y me puede poner de malas para el próximo cliente. Puede arruinar tu noche porque tu trabajas muy duro para complacerlos, y sabes que te vas a ir sin dinero. No es obligatorio dejar propina pero pónganse a pensar en lo mucho que trabajamos. –Machi, bartender desde hace 10 años. 


Ten tantito sentido común

Trata a las personas con decencia y respeto. No me importa lo que hagas, eso es lo que te gusta. No tengo paciencia para las personas que no tienen modales o no dicen por favor y gracias. Lo mismo ocurre con las personas que se sienten con derecho y te tratan como si fueras su perra en ese momento porque te están dando propina. Sólo ten sentido común. Algunas de las cosas que he visto... una vez caché a unos que tenían una hielera en su mesa y se servían sus propios martinis en nuestros vasos. ¿Llevarías tu propia comida a un restaurante? No, ¿verdad?, entonces no hagas eso. T.S., bartender desde hace 25 años.

Sigue a Liz Tracy en Twitter.

Tagged:
bartender
bar
propinas
servicio