¿Por qué es tan efectivo el discurso de Donald Trump

Las épocas en que los jefes de estado ganaban el Premio Nobel de Literatura por su buena oratoria, como en el caso de Winston Churchill, han llegado a su fin.

|
14 Abril 2016, 4:04pm

Imagen vía.

Las épocas en que los jefes de estado ganaban el Premio Nobel de Literatura por su buena oratoria ––como en el caso de Winston Churchill, año 1953–– han llegado a su fin. O llegarán a su fin cuando Donald Trump sea elegido como Presidente de Estados Unidos, cosa que, por ahora, no se sabe con certeza.

Pero Trump da para todo: los que al principio creían que era un payaso hoy temen el hecho de que haya ganado tanta cancha en las elecciones primarias. Sobre todo porque, al ganar él, ganan también los contenidos anti-inmigrantes, sexistas y racistas del discurso que le sale por la boca. Pocos, sin embargo, son los que analizan en detalle las palabras que dice. O mejor, cómo las organiza, cómo piensa, cómo construye el mensaje.


Relacionado: Le preguntamos a un experto qué pasaría si Donald Trump fuera presidente


El youtuber Nerdwriter se dio a la tarea de analizar el lenguaje que usa Trump cuando habla, palabra por palabra, forma gramatical por forma gramatical. Nerdwriter analiza una entrevista que Trump le concedió a Jimmy Kimmel, quien le pregunta si no es anti-americano discriminar a la gente por su religión. Respuesta de sí o no. Trump habla un minuto exacto y el youtuber se encarga de analizar las 220 palabras de las que consta la respuesta.

Simple, como Trump

El análisis de Nerdwriter recoge lo que hizo el Boston Globe (el periódico que dio pie para la película Spotlight) hace algunos meses: el diario midió el nivel de complejidad del discurso de los candidatos para la presidencia de Estados Unidos y los ubicó del más complejo al más sencillo. El algoritmo se llama "Prueba de legibilidad de Flesch-Kincaid" y mide el número de sílabas por palabra y el número de palabras por oración dentro de un discurso. La prueba determina el nivel de comprensión que se necesita para entender un discurso.

Al final, la prueba arroja el resultado en términos del nivel de comprensión de quien lea el discurso. Según el Boston Globe , el discurso de Trump tiene el nivel de comprensión de un niño de cuarto grado de primaria. Mientras tanto, el de Bernie Sanders es el de uno de décimo grado.

Sin embargo, que un discurso sea breve o sencillo no significa que sea estúpido. El lema político más importante de Estados Unidos en la última década se compone de tres palabras cortas: yes we can (sí podemos). En tiempos de Twitter y sus 140 caracteres los mensajes políticos tienen que ser más concisos para que impacten y le lleguen a más personas.


Relacionado: Le explicamos al resto del mundo qué pedo con Donald Trump


Sin embargo, el análisis de Nerdwriter va más allá de examinar el número de sílabas por palabra o de palabras por oración del candidato del peluquín. Acá algunas conclusiones por si no quisiste ver el video.

  • El discurso de Trump está caracterizado por usar frases sencillas y breves, como "Tenemos un problema real ( We have a real problem)".
  • No construye oraciones complejas ni se vale el uso de incisos. Favorece el uso del imperativo de la segunda persona: "Mira lo que pasó en Paris ( look at what happened in Paris)", al mejor estilo del ejecutivo de una empresa.
  • De las 220 palabras que Trump usa para su respuesta sólo cuatro son palabras de tres sílabas. De las cuáles tres son la misma: tremendo (tremendous).
  • Sus oraciones no están construidas para persuadir al público mediante la retórica porque Trump da por sentado que el espectador ya está convencido de lo que él está diciendo. "Y ves lo que pasó anoche, y oyes a gente hablar ( and you watch last night, and you see people talking)".

Pero para Nerdwriter, lo más interesante de Trump ––lo que lo distingue de los demás políticos–– es el hecho de que siempre termina sus oraciones con palabras agresivas y fuertes: muerte, daño, problema, morir, herida, tremendo ( dead, problem, die, injured, tremendous). Trump es tan especialista en acabar sus frases con este tipo de palabras que incluso cambia la sintaxis de la oración para que el final de la frase se ajuste a la palabra con el punch.

Paraentender a Trump basta estar en cuarto de primaria. Imagen vía.

Explicamos: a Trump no le importa empezar una oración de manera extraña con tal de poder terminarla con una palabra agresiva. Por ejemplo, Trump dice "no puedes resolver una situación hasta que encuentres la razón de fondo". En español suena normal, pero en inglés la forma correcta de armar una frase como esa es terminarla con el verbo ser. Así "you can't solve a problem until you find out what the root cause is". Sin embargo, Trump revierte esta forma sintáctica y antepone el verbo para dejar la palabra punch al final. Así: "you can't solve a problem until you find out what's the root cause".

Puede que suene muy técnico. Pero lo que Trump logra hacer con estos cambios sintácticos es generar una impresión en el espectador de contundencia, fuerza o eficacia. Si la mayoría de palabras que terminan la oración son palabras de este estilo, el discurso en su conjunto ––que ya de por sí es incoherente–– adquiere una connotación distinta.


Relacionado: Donald Trump podría perder hasta 7.5 millones de dólares por hacer enojar a los mexicanos


Como un buen vendedor, dice el youtuber, Trump mantiene un discurso simple y entrador. Se trata de llegarle al ciudadano común sin el enrevesado lenguaje de los políticos. Juzguen ustedes mismos:

Pero Jimmy el problema... Quiero decir, di lo que quieras. Pero mira... Hay gente entrando en nuestro país que tiene la intención de hacernos un daño tremendo. Si te paras a observar... mira a París, mira lo que pasó en París, quiero decir... Esta gente no vino de Suecia, ¿de acuerdo? Mira lo que ha pasado en París. Mira lo que pasó la semana pasada en California. Con... con, ya sabes 14 personas... muertas. Otras personas que van a morir. Muy malheridas. Tenemos un verdadero problema. Hay un tremendo odio ahí afuera. Y lo que yo quiero hacer es descubrir lo que... ya sabes, no puedes solucionar un problema hasta que descubras cual es la raíz de la causa. Y quiero descubrir cuál es el problema, lo que está sucediendo. Y es tempor(al)... he tenido tanta gente que me ha llamado para decirme "gracias". Ahora, si recuerdas; cuando hice eso hace una semana fue una locura. De repente, ves la noche anterior y ves gente hablando. Dicen: "Bueno, Trump tiene un punto... tenemos que analizar el problema". La gente, amigos míos que me llamaron, dijeron: "Donald, nos has hecho un tremendo favor", porque sí que tenemos un problema y tenemos que averiguar cual es el...

Bernie vs Donald

Si uno compara las respuestas de Trump con las de Bernie Sanders ––quien obtuvo una calificación más alta en la "Prueba Flesch-Kincaid"–– encuentra esto.

Mientras que Trump responde de manera acelerada e intempestiva, Sanders se toma el trabajo de elaborar su respuesta.

Cuando Cenk Uygur le pregunta a Sanders por qué cree que los medios de comunicación afirman que su programa de gobierno es poco realista, Sanders se toma el tiempo de responder. Recuerden: Trump respondió ––más o menos–– en un minuto la pregunta de Kimmel. Sanders tarda dos minutos y medio en elaborar su respuesta (3:55 - 6:14). En ese tiempo, se enfoca en elaborar una idea general dotada de ejemplos puntuales. Sus oraciones son largas.

Dice, por ejemplo: "Bueno, hay que aclarar que estamos hablando de los medios de comunicación corporativos, ¿sí? ––y por cierto, déjame respaldarte por el esfuerzo que tú haces, déjame felicitarte, porque tenemos que librarnos del humo de los medios corporativos, que hacen todo lo posible por tenernos entretenidos y alejados de los temas importantes. Yo estoy en los medios todos los días y tú no sabes lo difícil que es poder empezar a hablar de los temas importantes. Ellos no quieren hacerlo". Y sigue.

En este pedazo de la respuesta, que es apenas el comienzo, Sanders utiliza incisos; hace preguntas retóricas; usa la tercera persona del plural, la segunda y primera persona del singular. Se repite muy poco y ––evidentemente–– no usa oraciones simples.

Pero en general, los incisos de Sanders son preguntas o exclamaciones que le dan mas robustez a la respuesta. Habla, por ejemplo, en tercera persona para referirse al fenómeno de los medios de comunicación pero no tiene problema en pasar a la segunda persona o a la primera. Y, mientras Trump habla de Suecia, Sanders se refiere al buen sistema de salud que tienen en Escandinavia. Es-can-di-na-via. ¿Acaso existe esa palabra en el diccionario de Trump?

A diferencia de un discurso en atril ––que normalmente no está redactado por los mismos candidatos–– las respuestas en una entrevista, por lo improvisadas, dicen mucho de la elocuencia y la inteligencia del candidato. Pero también dice mucho de los seguidores de cada uno.