Ibiza se veía igual de loco antes de que llegara la generación rave

Un pueblito mágico de día, y un fiestón al aire libre en la noche. ¡Como los años ochenta!

|
dic. 5 2013, 4:00pm


Fotos por Derek Ridgers.

Antes del culero éxtasis y de Paul Oakenford, Ibiza era algo completamente diferente: una isla paradisíaca conocida por ser el destino favorito de las celebridades hippies con dinero que querían escapar del estrés de vivir de la música. Hubo, sin embargo, un corto periodo de cambio entre los años bohemios y la era Ibiza Undercovered, un periodo de tiempo que duró de mediados de los años setenta a finales de los ochenta.

En ese tiempo, en vez de estar lleno de turistas que se ponen sus mejores ropas para ir a gastar 200 pesos por un trago en el Pacha, el pueblo de Ibiza estaba lleno de europeos amigables que usaban ropa rara y bailaban en clubes al aire libre. Era como Berlín en los 2000 pero con grandiosas playas y clima soleado en lugar de vientos nórdicos y arquitectura soviética.

El fotógrafo Derek Ridgers estaba en unas vacaciones familiares en Ibiza, en 1983, cuando se encontró con todos estos hippies europeos, y con su serie de fotografías de los skinheads de Londres fresca en la cabeza, desató su cámara sobre ellos. Por cualquier razón, ninguna publicación compró sus fotos en ese entonces, así que han estado ocultas por décadas, hasta que las desempolvó para exhibirlas este mes como parte de la exposición del Institute Of Contemporary Arts (ICA), en Londres, Ibiza: Moments in Love.

Le marqué a Derek para platicar de sus fotos.

VICE: Hola, Derek. ¿Así que fuiste parte de la primera escena de fiestas en Ibiza o sólo un observador?
Derek Ridgers: Estaba de vacaciones con mi familia cuando tenía 33 años, y siempre fui un observador. Tomé muchas fotos en clubes de Londres, como el Camden Palace y la Batcave, y cuando fui a Ibiza en 1983 vi que había algo similar pasando en las calles del pueblo de Ibiza.

¿Qué fue lo que creíste que debías capturar?
Fue excepcional. Fue como estar en un club de Londres, pero en las calles de Ibiza. De día era como estar en cualquier pueblo del Mediterráneo, pero de noche había algunas calles que eran como clubes al aire libre. No creí que necesitara capturar eso, sólo que no pude evitar tomar fotos. Era una obsesión.

¿Las fiestas y los carteles no afectaban la manera en que se veía todo de día? ¿O todo era muy hippie cuando fuiste?
Todavía había algunos hippies por ahí, pero no tantos como en otras partes del Mediterráneo. Las tiendas vendían verdadera ropa de estilo hippie, como pantalones de tela, faldas y cosas que colgaban. Los carteles y anuncios no eran algo en lo que me fijara, pero ahora visto en retrospectiva estas cosas salen a la luz.

¿Crees que esa cultura se deshizo con la invasión inglesa de fines de los ochenta y principios de los noventa?
Para el ‘84 ya se había comenzado a diluir, pero no creo que necesariamente fueran los ingleses. A principios de los ochenta, la gente bonita de Europa iba a Ibiza a principios de verano y se iban antes de que llegaran los ingleses de vacaciones. Pero eran los europeos los que guiaban la escena que yo fotografié; había más españoles y alemanes que ingleses.

¿Ya era conocido el éxtasis cuando fuiste a tomar esas fotos?
No creo. Fue unos años antes de que llegara a los clubes. La primera vez que escuché del éxtasis fue cuando Grace Jones me conto de él cuando la fotografié en el ‘84 o en el ‘85.

Has fotografiado otros movimientos juveniles, como los skinheads en los setenta y en los ochenta, por ejemplo. ¿Lo que pasabas en Ibiza se sentía de alguna manera parecido?
No sé, realmente. No estaba muy concentrado. Tenía la sensación de que sólo pasaba en unas calles del pueblo. No estaba tan concentrado como con los skinheads porque eran muchos estilos diferentes. No había un estilo en especial; había, entre otros, algunos góticos y algunos chicos que se veían como salidos del Camden Palace.

¿Y la escena de los clubes fue algo que seguiste y fotografiaste en Inglaterra?
No realmente. Dejé de seguirla cuando empezó la escena rave. Todo cambió. Yo buscaba al tipo de gente que quiere llamar la atención y que estaban felices de posar y salir por ahí muy arreglados. El cambio con la escena británica del rave no fue algo que noté inmediatamente. Todo era muy oscuro; era en campos y en bodegas y cosas así, que habrían sido difíciles de fotografiar de cualquier modo. Algunas de esas fiestas eran en campos lodosos, y la gente ya no se arreglaba para ir.

Es una lástima. Por último, ¿por qué pasó tanto tiempo para que se exhibieran estas fotos?
Antes de esta exposición, las fotos no habían sido mostradas. Traté de publicarlas en la revista The Face, pero dijeron que los lectores ingleses no estarían interesados en lo que pasaba en Ibiza. Después de eso me olvidé de ellas y pasé a lo que seguía.

Las fotografías de Derek son parte de la exhibición Ibiza: Moments in Love,en el Institute Of Contemporary Arts, en Londres. Es un vistazo a la isla en los años ochenta a través de una colección de carteles de clubes, libros y fotos. La exposición termina el 26 de enero del 2014.

Más VICE
Canales de VICE