Visión del norte: un viaje por Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez y Culiacán

Un recorrido fotográfico por ciudades fronterizas del país donde la pobreza, la migración y la violencia se han convertido en parte de la vida diaria.

|
18 Enero 2016, 12:00am

Desde los años noventa, Ciudad Juarez ganó fama no solo por haber sido la ciudad más violenta del mundo, sino también por su alta tasa de feminicidios. Foto por Adél Kolezsár.

En 2014, la fotógrafa Adél Kolezsár y yo comenzamos un viaje por el norte de México en busca de retratar los vínculos que existen entre la religión y la violencia en el país. Pasamos cada día buscando cosas que representaran estos temas, fotografiando gente y objetos que nos llamaban la atención. Sin embargo, no tardó mucho en cambiar el enfoque de nuestras imágenes.

Cuando nos acercamos a retratar a algunas personas, éstas compartieron historias de dolor, injusticia y pérdidas, así como sus esperanzas, deseos y creencias. Platicamos con prostitutas, teiboleras, drogadictos, vagabundos y personas que habían perdido miembros de su familia de forma violenta.


Relacionado: Payasito Merengue, el cómico-químico de Ciudad Juárez


Estas fotos son el resultado de ese viaje por Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez y Culiacán, así como el inicio de un proyecto en el que buscamos impartir talleres artísticos gratuitos en estas comunidades para que puedan ser ellos quienes cuenten sus historias.

—Erin Lee

"Visión del norte" es un proyecto de Erin y Adél con el que buscan regresar a las comunidades marginales cercanas a la frontera para impartir talleres gratuitos de fotografía. Visita la página del proyecto para conocer más detalles y apoyar.

El estado de Sinaloa, particularmente la ciudad de Culiacán, es el bastión del cártel de drogas más importante del país. Culiacán, 2015.
Foto por Adél Kolezsár.

Ciudad Juarez fue conocida como la capital mundial de homicidios. Muchos de los asesinatos ocurrieron en los bares del centro de la ciudad, y como resultado, fueron abandonados y clausurados por un par de años. Ciudad Juárez, 2015.
Foto por Adél Kolezsár.

Gente que vive en áreas de conflicto, como la frontera entre Estados Unidos y México, guarda dolorosos recuerdos. Este retrato muestra a una periodista joven que cubre escenas de crímenes en la ciudad. Ciudad Juárez, 2015.
Foto por Adél Kolezsár.

Hombre con tatuaje de Blood Brothers. Tijuana tiene uno de los mayores flujos migratorios de la frontera. Muchas de las personas que intentan llegar a EU son deportadas a Tijuana, donde permanecen estancados, sin dinero o documentos. Tijuana, 2014.
Foto por Adél Kolezsár.

Dobberman con playera, Tijuana, 2014.
Foto por Adél Kolezsár.

Devota de Jesús Malverde, Culiacán, 2015.
Foto por Adél Kolezsár.

La zona fronteriza de Tijuana está llena de campamentos de indigentes, donde muchos de los habitantes son personas que trataron de cruzar a Estados Unidos sin éxito. Tijuana, 2014.

Una mujer acompañaba a un vendedor al frente de su casa en el centro de Tijuana. Tijuana, 2014.
Foto por Adél Kolezsár.

En la zona roja del centro de Tijuana las prostitutas, table dance, y pequeñas cantinas permanecen vivas a todas horas, incluso durante el día. Tijuana, 2014.
Foto por Adél Kolezsár.

Juarez tiene un gran problema con perros callejeros. El municipio recoge varios cadáveres todos los días, pero no tiene la infraestructura para dar albergue a la considerable cantidad de perros sin dueño que andan por la ciudad. Ciudad Juárez, 2015.
Foto por Adél Kolezsár.

Niño mirando hacía San Diego, Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Un hombre que limpia vidrios en un semáforo muestra los tatuajes que él mismo se hizo. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Campamentos improvisados de gente sin hogar salpican las orillas de los ríos de concreto en la sección de El Bordo. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Un perro con un ojo azul anda por la presa. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

En la presa de la frontera en Tijuana, justo en frente de el punto de cruzar a San Diego, hay muchas comunidades provisionales viviendo allí. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Todos los días se encuentran cosas abandonadas por personas que que tratan de cruzar sin ser descubiertos por la policía migratoria. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Atardecer sobre la presa en Tijuana. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Frente al aeropuerto de Tijuana, las rejas están adornadas con cruces marcando las muertes, muchas no identificadas, de los cientos de personas que cada año tratan de cruzar. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Una pared en la capilla de Jesús Malverde en Culiacán, Sinaloa. Muchos devotos toman una foto con el santo allí en la capilla y la dejan pegada en la pared con un mensaje o petición. Culiacán, 2015.
Foto por Erin Lee.

Una imagen de una niña con una flor dejadas en frente del altar para Malverde en su capilla. Culiacán, 2015.
Foto por Erin Lee.

Una prostituta encendiendo su cigarro. Tenía 19 años y había llegado reciente a Tijuana desde el DF para trabajar. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Una devota a la Santa Muerte, que trabaja en Tijuana como trabajadora sexual. Se volvió creyente de la Santa Muerte después de ver su novio morir. Tijuana 2014.
Foto por Erin Lee.

Una trabajadora sexual espera clientes en frente de un bar en el centro de Tijuana. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Un table en Tijuana, vacío en el día de navidad. Tijuana, 2014.
Foto por Erin Lee.

Las rejas entre Mexicali y Calexico. Mexicali, 2015.
Foto por Erin Lee.