Publicidad
Tech by VICE

Los astronautas están cultivando microbios en el espacio para ayudarnos a extraer asteroides

Algunos científicos piensan que las bacterias pueden ayudar a facilitar la minería espacial.

por Maddie Stone; traducido por Daniela Silva
07 Agosto 2019, 8:30pm

Spingomonas desiccabilis, una de las bacterias utilizadas en el experimento, se muestra creciendo en basalto en esta imagen capturada con microscopía fluorescente. Imagen: Centro de Astrobiología del Reino Unido/Universidad de Edimburgo

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

Si los humanos en algún momento quisieran establecer una base en la Luna, Marte o en el espacio exterior, podrían necesitar extraer rocas locales para apoyarse. Ahora, un equipo de científicos está dando un primer paso para descubrir si las bacterias que destruyen rocas pueden ayudar con algo.

El martes, los astronautas de la Estación Espacial Internacional dispararon una serie de reactores miniaturizados que les permitirán cultivar bacterias especializadas capaces de extraer recursos de las rocas aquí en la Tierra. El experimento, llamado Biorock, busca aprender si las habilidades de los microbios se alteran en condiciones de baja gravedad y, en última instancia, si estos mineritos pueden ayudar a mantener una futura base fuera de la Tierra.



En la Tierra, los microbios ya se utilizan en las llamadas aplicaciones de "biominería"; ayudando a los humanos a extraer metales como cobre, hierro y oro de rocas o desechos mineros. Los insectos biomineros tienen una capacidad especial para prosperar en las rocas, a menudo formando alfombras resistentes llamadas biopelículas y soltando ácidos que ayudan a liberar metales. Si tuviéramos que aprovecharlos para extraer asteroides o rocas en Marte, eso podría reducir la necesidad de enviar productos químicos de extracción desde la Tierra, explicó Charles Cockell, un astrobiólogo de la Universidad de Edimburgo e investigador principal de Biorock.

Sin embargo, antes de empezar a enviar microbios a través del Sistema Solar, necesitamos saber si realmente están listos para el trabajo de minería espacial. Con ese fin, Biorock investigará cómo la formación de biopelículas microbianas y la biominería cambian fuera del pozo gravitatorio de la Tierra.

1564788076855-Screen-Shot-2019-08-02-at-72018-PM
Los biorreactores en miniatura que se utilizarán en el experimento. Imagen: Rosa Santomartino, Centro de Astrobiología del Reino Unido/Universidad de Edimburgo

Se seleccionaron tres tipos de bacterias, las cuales viven en estrecha asociación con minerales o metales en la Tierra, para el experimento. Ahora que están en órbita, los astronautas las cultivan en pequeñas losas de roca dentro de una serie de biorreactores de aproximadamente 10 centímetros que simulan la gravedad de la Tierra (1-g), la gravedad marciana (0,38-g) y las condiciones de microgravedad. Después de tres semanas, se agregará un fijador químico para detener el crecimiento y preservar la bacteria. Luego, los biorreactores serán devueltos a la Tierra, donde los científicos examinarán los patrones de formación de biopelículas y analizarán la cantidad de "biolixiviación" o extracción de varios elementos. El rendimiento de los microbios en el espacio se comparará con los resultados de experimentos similares realizados en la Tierra.

Cockell dijo que debido a que la baja gravedad puede impedir la mezcla de fluidos "suponemos que la bacteria se estresará más y las biopelículas cambiarán". Pero los investigadores no están seguros de qué dirección tomarán esos cambios. Estudios anteriores han demostrado que ciertos microbios, como el patógeno Pseudomonas aeruginosa, puede crecer con más fuerza y formar estructuras nunca antes vistas en el espacio. Más allá de las aplicaciones de minería espacial, una mejor comprensión de esos cambios podría ayudar a los astronautas a encontrar formas de evitar que las biopelículas ensucien equipos y sistemas de soporte vital.

Una limitación del experimento es que los microbios se están cultivando en una roca terrestre: basalto ígneo. Si bien el basalto se eligió en parte porque también es frecuente en Marte y la Luna, Mike Malaska, un astrobiólogo del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA, le dijo a Motherboard que es posible que algunos de los oligoelementos, minerales y estructuras en los asteroides puedan ser diferentes y afectar las biopelículas.

1564788111963-Screen-Shot-2019-08-02-at-71953-PM
La biopelícula microbiana que se muestra aquí crece sobre una losa de basalto. Imagen: Rosa Santomartino, Centro de Astrobiología del Reino Unido/Universidad de Edimburgo

Dicho esto, Malaska sintió que los investigadores habían diseñado "un buen conjunto de experimentos iniciales" que responderán "algunas preguntas muy básicas sobre biología". Y Cockell dijo que su grupo tiene fondos para envíar el experimento nuevamente en dos años usando rocas espaciales reales, probablemente material de meteorito procedente de museos nacionales.

Entonces, aunque el sueño de colonizar Marte sigue siendo lejano, tal vez el reto de extraer metales valiosos de los asteroides, o convertir un parche del regolito lunar en tierra para cultivar algunas verduras espaciales, no está tan lejano.