Publicidad
Actualidad

Los empleos para las mujeres, compatibles con sus vidas familiares, aún no existen

Un artículo del New York Times señaló a la medicina como la carrera ideal para que las mujeres pueden tener un balance adecuado entre su vida familiar y laboral; pero los datos contradicen esta afirmación.

por Alyson Lewis; traducido por Laura Castro
29 Agosto 2019, 4:36pm

Foto de Victor Torres.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Cada año, surgen artículos que hacen la misma pregunta: "¿Las mujeres pueden tenerlo todo?", donde "todo" implica una carrera exitosa, una familia feliz y saludable y un matrimonio apasionado con alguien de igual o mayor estatus financiero. Hay dudas sobre la "elección correcta de carrera profesional" o el perfeccionamiento de un equilibrio entre el trabajo y la vida familiar que rivaliza con nuestras nociones de las madres desaliñadas que se pierden los juegos de fútbol de sus hijos en favor de quedarse a trabajar hasta tarde. Continuamente recae en las mujeres la carga de criar y proveer, al tiempo que también desarrollan su independencia y sentido de identidad. Un artículo del New York Times informó que, finalmente, las mujeres están empezando a recibir un trato más equitativo en el campo de la medicina, solo para luego contradecirse con los hechos citados y demostrar que, una vez más, debido a los efectos estructurales, las mujeres no pueden tenerlo todo, incluso si son médicos.

El artículo detalla la vida de las mujeres que trabajan en el cuidado de la salud y cómo el personal de campo tiene más control sobre sus horarios, lo que resulta en una vida más "compatible con una familia". Pero más adelante en la misma pieza, los datos revelan que la compatibilidad familiar se debe en gran parte al hecho de que las mujeres tienden a elegir especialidades dentro del campo médico que en general demandan menos tiempo que otras (por ejemplo, los dermatólogos o pediatras, que en su mayoría suelen ser mujeres, trabajan menos horas que los cirujanos ortopédicos o cardiovasculares). Después de analizar y comparar el número de horas de trabajo, la especialidad y la experiencia, la brecha salarial entre hombres y mujeres médicos se reduce muy poco. Una de las médicos perfiladas tuvo que mudarse a su ciudad natal para que su familia extendida pudiera ayudarla con el cuidado de sus hijos en cualquier momento que fuera necesario. Además, una niñera cuida a su bebé. Entonces, incluso este ejemplo de "equilibrio" en la vida se encuentra ingeniosamente disfrazado de flexibilidad laboral.

Aún con un horario flexible, más tiempo de vacaciones o la posibilidad de trabajar desde casa, las mujeres que trabajan en el campo de la medicina todavía no tienen las oportunidades de carrera que tienen los hombres. Mientras que la elección de la medicina como carrera es presenta como la posible solución para, finalmente, "tenerlo todo", las mujeres una vez más terminan en desventaja (tal vez en un grado ligeramente menor). La sociedad está estructurada de tal manera que se requiere que las mujeres hagan sacrificios que sus contrapartes masculinas ni siquiera tienen que considerar. Al final, las mujeres todavía tienen que asumir compromisos costosos a expensas de su salud mental, la crianza de sus hijos o una carrera realmente prometedora. Hacer concesiones tan importantes en aspectos vitales de la vida difícilmente puede ser descrito como "tener mucho", y mucho menos como "tenerlo todo".