Noisey

Canción por Canción: ‘Ciudades Flotantes’, el nuevo disco de Los Mundos

Las mentes maestras de la psicodelia contemporánea desgranan cada uno de los pilares que sostienen su obra maestra.

por Marcos Hassan
12 Abril 2018, 4:00pm

Foto tomada del Facebook oficial de Los Mundos

Si se pudiera asignar un cargo cultural federal a los defensores más arduos de la psicodelia en México, seguramente los que recibirían este honor serían Alejandro “Chivo” Elizondo y Luis Ángel Martínez. Juntos, bajo el nombre de Los Mundos, han sido de los mejores practicantes de sonidos alucinantes en todas sus formas. Es lo menos que se puede hacer por este par de héroes.

Esto no es hipérbole, Luis y Alejandro no nada más tocan en una de las mejores bandas que se pueden calificar como psicodélicas en México, también han sido de los que más han ayudado a grupos similares a hacer de sus sonidos aún más lisérgicos. Chivo fue en algún momento miembro de En Ventura, Lorelle Meets The Obsolete y The Volture, y Luis ha tenido su proyecto Piyama Party desde antes de Los Mundos. Hoy en día, Alejandro maneja tanto la disquera Abstrakt Muzak --la cual es un escaparate para talentos como Yo Maté A Tu Perro y APE, al igual que más veteranos como Mentira Mentira, Estamos Fritos y White Ninja--, así como el estudio Las Dunas, donde ha grabado a bandas como 90 y Chivo Negro, ambos parte del sello/colectivo Avandadoom, iniciado por miembros de la banda de stoner/doom regia The Crimson Trip, quienes están lanzando el nuevo disco de Los Mundos. Como ven, la comunidad del psych mexicana está muy bien relacionada con este dúo.

Para llegar a Ciudades Flotantes, Los Mundos tuvieron que emprender un camino que nos ha dado una de las discografías más sólidas en la historia del rock mexicano. Comenzando como un proyecto más tradicional de shoegaze y dream pop, a través de cinco discos de larga duración, dos EPs y un disco de covers, han explorado varias formas de hacer música de guitarras que suenan a los colores de luz atravesando un prisma. Después del enfoque a canciones de sus primeros álbumes, exploraron las posibilidades de la distorsión en Dios Es Fuzz y No Hay Quién Se Salve, para luego irse por su lado más pesado con Las Montañas, todo esto sin perder la cabeza.

Ahora Ciudades Flotantes nos da su producción más redonda, donde encontramos desde sus momentos más melódicos hasta sus riffs más gruesos a la fecha; también hay exploraciones con sintetizadores y la adición de cuerdas por ahí. Pero suficiente de estas palabras y dejemos que ellos mismos nos hablen de cada uno de los tracks que conforman Ciudades Flotantes, el cual pueden escuchar ya


“Insecto Nuclear”
Desde que la estábamos grabando se sentía que iba a ser la que abriera el álbum. Su tema principal podría ser el intro de un programa de deportes o algo así.

“Perros de la Nostalgia”
Imagina un road trip en moto por un desierto en donde fantasmas del pasado te dirigen hacia el estómago de la muerte.

“Rompe Tu Guitarra”
El rock and roll es un ave de rapiña volando en círculos alrededor de una guitarra destrozada.

“Los Mundos”
Después de varios álbumes no está mal hacer una rola que se llame como tu banda, especialmente si hay una sesión de cuerdas involucrada.

“Amantes de la Sangre”
Los vampiros son las criaturas míticas más heavy metal que existen.

“Lenta Combustión”
Un intro espacial que se convierte en rebelión y fuego. En vivo: una locura.

“El Oro de Los Tontos”
Una balada del futuro con momentos ruidosos y arpegios repetitivos [ hasta] el infinito.

“Bonneville”
Imagina un paseo en una Bonneville a través de exóticos sistemas solares.

“Valak”
Una rola que ya traía al demonio adentro desde el primer riff del cual se desarrolló.

“Ciudades Flotantes”
El cierre de este álbum. Alucinantes y poderosos riffs como edificios que flotan sobre enormes nubes de distorsión.

Marcos Hassan pronto estará a cargo del gabinete de la Nación del Ruido, síguelo en Twitter

Sigue a Noisey en Instagram