Publicidad
americas

Falta luz, agua y alimentos: la crisis en Venezuela se agudiza

En medio de un grave racionamiento de agua, de energía eléctrica y escasez de comida, la oposición se prepara para forzar un referéndum y dictaminar si el presidente Maduro sigue en el poder. Los ciudadanos dicen a VICE News que eso ya no es vida.

por Alicia Hernández
03 Mayo 2016, 7:55pm

Photo de Miraflores Press/Via EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En medio de lo que se vislumbra como un colapso económico más amplio y una creciente crisis política, los relojes de Venezuela se adelantaron 30 minutos el pasado domingo 1 de mayo, como una medida de emergencia más de la larga lista de recientes normas ordenadas por el presidente Nicolás Maduro para lidiar con la escasez de electricidad.

El esfuerzo por disminuir el consumo de energía al retrasar los relojes media hora se da en una semana en la cual el gobierno anunció apagones diarios de cuatro horas, y ordenó todos los viernes el cierre de escuelas.

El gobierno también redujo la semana laboral a dos días para la mayoría de los empleados públicos. Al principio se había ordenado la suspensión de labores los viernes y, anteriormente, se anunció que el horario laboral del sector público debería concluir a la una de la tarde.

'Terminas organizando tu día alrededor de los apagones, y pensando cuándo habrá agua, y cuándo podrás encontrar algo para comer'.

Al mismo tiempo, gran parte del país también sufre de un grave racionamiento de agua, mientras que la escasez de comida y alimentos básicos en supermercados está empeorando, dentro del contexto de la inflación de tres dígitos.

"Esto no es vida" dijo a VICE News Luzme, residente de la ciudad de Maracaibo, la capital del estado de Zulia. "Terminas organizando tu día alrededor de los apagones, y pensando cuándo habrá agua, y cuándo podrás encontrar algo para comer".

La noche del martes 26 de abril, Maracaibo registró las protestas más intensas detonadas por la escasez de suministros dentro de una ola de descontento en todo el país. Se reportaron barricadas quemadas y saqueos hasta que el ejército recobró el control el miércoles. Esto se dio el mismo día que la oposición política comenzó a recolectar firmas para obligar a las autoridades electorales a organizar una revocación de mandato para sacar a Maduro del poder.

Más de un millón de firmas: la campaña de la oposición en Venezuela para destituir a Maduro. Leer más aquí.

Sin embargo, el descontento público hacia el gobierno comenzó a acumularse mucho antes que esa semana. A pesar de que los apagones diarios de cuatro horas fueron anunciados el lunes 25 de abril, los cortes a la electricidad han sido comunes en gran parte del país más allá de la capital, desde marzo.

"No se anunciaron oficialmente, pero nos dimos cuenta que las luces se apagarían todos los días casi a la misma hora", dijo Rubén Rodríguez, habitante de la ciudad de Valencia localizada al noroeste del país.

Johanna Acosta, una residente más de Valencia, dijo que la gente ha empezado a comprar bolsas de hielo de manera cotidiana como refrigeración en caso de que la luz se vaya repentinamente.

"Me acostumbré a las velas", dijo Frederick, residente del estado de Barinas. "Solía pensar que era romántico, pero ya hemos estado así por mucho tiempo".

'No se anunciaron oficialmente, pero nos dimos cuenta que las luces se apagarían todos los días casi a la misma hora'.

Hasta el momento, la capital venezolana, Caracas, no se ha visto tan afectada, aunque el miedo por lo que pueda suceder en el futuro sigue latente.

Ricardo comentó que implementar recortes a la luz acabará con su estética en Caracas, donde dice tener suficientes problemas con los recortes al agua. "No sé qué vamos a hacer", dijo. "Podríamos poner un generador, pero el costo subiría mucho".

En 2010, varios negocios de mayor tamaño invirtieron en generadores durante una serie de apagones. Esta vez no son suficientes, según varios testimonios.

"Durante una emergencia el generador funciona unas cuantas horas", explicó Eliecer Rivero, recepcionista de un hotel en Valencia. "Pero hay días que no tenemos electricidad por 10 o 12 horas".

La energía ha sido un problema de años en la Venezuela rica en petróleo por su dependencia de la energía hidroeléctrica. El gobierno culpa a la actual crisis de una sequía prolongada que inició en 2013 y que se intensificó este año por el fenómeno de El Niño. Esto significa que la presa más grande de Venezuela se está aproximando a su nivel más bajo de operaciones.

'Mi casa no ha tenido una sola gota de agua en cinco días'

Pero mientras que las lluvias han disminuido en Venezuela en un 40 por ciento en los últimos años, los expertos también culpan de los actuales racionamientos de agua a la falta de planeación y mantenimiento básico de la infraestructura desde el nacimiento de la Revolución Bolivariana, con la elección del presidente Hugo Chávez hace 17 años.

Los racionamientos de agua se han convertido en parte cotidiana de la vida en Venezuela este año. El ingeniero civil Eduardo Páez-Pumas, enfatiza que se prestó muy poca atención a la infraestructura mientras Chávez estaba en el poder, desde 1999 hasta su muerte en 2013, y también desde que Maduro tomó el cargo.

"Solamente han construido una represa para el agua potable, y agrandaron otra en el estado de Zulia", dijo. "La población del país incrementó a casi nueve millones de personas".

No obstante, como pasa con la electricidad, son las regiones en la periferia las que sufren más; algunas zonas de la capital también han enfrentado graves problemas con el suministro de agua por bastante tiempo.

"Mi casa no ha tenido una sola gota de agua en cinco días", dice Eliezer, residente del barrio La Pastora al oeste de Caracas. Asegura que tiene que acarrear agua de los apartamentos de sus amigos que tienen un mejor suministro. "Es muy complicado para mis hijos y también para cocinar. Ya llegamos al límite".

Así es pasar una noche en un hospital de Venezuela en plena 'crisis humanitaria'. Leer más aquí.

Alejandra Gómez, habitante de Chacao, un área de clase media en Caracas, comentó que tiene un tinaco en casa pero que casi nunca está lleno para poder lavar su ropa. Por eso le paga a un hombre de una granja cercana para que pueda hacerlo por ella. "Le mando todo excepto mi ropa interior que lavo a mano como pueda", explicó. "Sería demasiado vergonzoso".

En algunas partes del país, los doctores empiezan a percatarse del incremento preocupante de enfermedades de la piel como la sarna. Miguel Viscuña, epidemiólogo del estado de Miranda, dijo que el número de casos ha incrementado en un 40 por ciento hasta el momento. Añadió que las cosas empeoraron por la falta de acceso a productos de higiene.

Por su parte, el presidente Maduro ha hecho llamados a los venezolanos para unirse en tiempos difíciles, y ha recordado a la población de los años de prosperidad bajo el mandato de Chávez cuando los subsidios masivos y los programas sociales establecieron una profunda lealtad política entre los pobres.

'Hago un llamado para la unión, y la absoluta lealtad hacia el legado de Chávez'.

"Hago un llamado para la unión, y la absoluta lealtad hacia el legado de Chávez", exhortó Maduro el martes. "Y para mí como presidente de la república a cargo de ejercer el legado del comandante Chávez".

Posteriormente, culparía a "intrusos" encomendados por enemigos políticos, de los disturbios de aquella noche. "La derecha lunática no entiende que una familia tiene que unirse en tiempos difíciles", dijo. "Están buscando provocar una situación violenta".

Por otra parte, la rebelde oposición política se ha aprovechado de la situación para comenzar a recolectar firmas con el propósito de forzar un referéndum para dictaminar si Maduro sigue en el poder. El ímpetu se dio el pasado miércoles 27 de abril después de que las autoridades electorales entregaran el papeleo oficial requerido.

Los venezolanos están enojados por el nuevo plan para combatir la crisis energética. Leer más aquí.

La primera faceta del proceso requiere que la oposición obtenga cerca de 196.000 firmas, lo cual sería el uno por ciento del padrón electoral. Después tienen que ser verificadas y, posteriormente, la segunda faceta requeriría obtener cerca de cuatro millones de firmas, o el 20 por ciento del padrón. También tendrían que ser verificadas antes que las autoridades electorales convocaran y organizaran el referéndum.

Para el sábado, el dos veces candidato presidencial y actual gobernador Henrique Capriles Radonski, afirmó que el conteo ya había llegado a casi dos millones de firmas. "No necesitamos más", publicó en Twitter. "Esperen a firmar por el 20 por ciento".

Sin embargo, el futuro para Maduro y su gobierno no parece del todo sombrío, aunque la esperanza parece recaer, principalmente, en las nubes. El patrón climatológico La Niña, opuesta a El Niño, podría empezar a surtir efecto, y debería generar suficiente lluvia para al menos restablecer los servicios eléctricos y de agua por un tiempo.

Sigue a Alicia Hernandez en Twitter @por_puesto

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
El Niño
Nicolas Maduro
Politică
lluvia
Hugo Chávez
Luz
agua
inflación
La Nina
Maracaibo
crisis económica
alimentos
crisis política
zulia