VICE Sports

Los narcos y el balón (IV): El Messi de la droga

Abdellah El Haj es uno de los narcotraficantes más conocidos del campo de Gibraltar, y regatea a la ley con la misma facilidad que su ídolo azulgrana a los rivales.

por Guille Álvarez
04 Enero 2017, 11:52pm

Foto: Twitter

En Algeciras, Messi viene de marcar un hat-trick en la última jornada de liga. Por supuesto, no hablo del mismo Leo que maravilla al mundo con el Barça y Argentina, sino de Abdellah El Haj Messi, uno de los narcotraficantes más importantes del campo de Gibraltar y un jugón que no se esconde y se atreve a competir en las ligas amateurs de la zona a pesar de estar bajo el foco de las autoridades.

Su equipo, el DG, venció por 5-2 al CD La Unión el pasado 17 de diciembre y se fue al parón navideño como líder de la clasificación de la liga de aficionados jóvenes de Algeciras, un campeonato amateur de fútbol 7 de la región. El Haj lleva 14 goles esta temporada tras pasar por la cárcel en 2014 y haber salido en libertad bajo fianza el año pasado. Acusado de liderar una organización criminal de tráfico de drogas, ahora espera fecha de juicio.

"Era uno de los narcotraficantes más importantes de la zona", explica a VICE Sports el periodista Andros Lozano, que desveló los tejemanejes del Messi del hachís en un reportaje publicado en El Mundo. "Sigue a la espera de juicio, pero está gente suele irse de rositas". A Messi ya le pillaron en 2011, pero en esa ocasión ni pisó la cárcel.

Abdellah El Haj Sadek Membri (con el número 21) en su presentación con la UD Los Barrios de tercera división. Imagen vía Noticias de la Villa

¿Y por qué le llaman Messi? "En las escuchas de la policía, él respondía a las llamadas en plan 'sí, soy Messi, dime'", asegura Lozano, que tuvo acceso a la investigación. El tipo se lo cree, se piensa que es la reencarnación del 10 pero con una especialidad distinta, la de regatear a las autoridades colando fardos de droga escondidos en lanchas motoras. Según cuentan, el tipo llegó a cobrar a 300 euros el kilo de droga transportada, y en algunas de sus embarcaciones cabían un par de toneladas. Vaya, que es tan millonario como el argentino del Barça.

Con el 10 a la espalda, Abdellah Messi llegó a ser pichichi de la primera regional andaluza con la ACD Saladillo, una entidad que fue noticia por participar —con el narco en la alineación— en un partido que acabó con una tangana y 19 expulsados. Después de marcar 18 goles, la Unión Deportiva Los Barrios le fichó, pero tras probar dos semanas con el equipo el entrenador le comentó que no daba la talla.

"Jugó un amistoso y no dio el nivel. Cuando llegué al equipo, al ver que el tío venía con un cochazo, pensé que sería muy bueno; pero lo del coche no era del futbol, claro", comenta a VICE Sports un excompañero de equipo que prefiere no ser identificado. "Era simpático, buen chaval, siempre se apuntaba a tomar algo con el resto del equipo". Desafortunadamente, su carrera en tercera división duró dos semanas.

El Pollo DG celebra su campeonato en la liguilla amateur de Algeciras en 2014. Imagen vía Twitter

Desde entonces, Abdellah dejó los terrenos de juego semiprofesionales y se pasó al futbol amateur con los colegas. El Pollo DG —ahora solo DG— fue fundado en 2010, bautizado bajo el nombre del restaurante de pollos asados que el narco nacido en Tánger tenía en la Línea de la Concepción. "El tipo lavaba el dinero de la droga a través de un asador de pollos", confirma Lozano. Evidentemente, un equipo de pachangas montado por un traficante de drogas incluía excesos propios del futbol de primera.

"Imagina que te apuntas a una liga amateur con tus amigos y te vas de concentración el día antes de los partidos. Él se llevaba a sus colegas y reservaba una planta de hotel entera en Algeciras. Cuando ganaban partidos se los llevaba de mariscada", explica Lozano. El equipo se proclamó campeón de la liguilla de aficionados en 2011 y 2014, y este año parece que se disputará el título con el Manchester City FC, el club donde juega el hermano de El Haj, Tarik, que según la policía le llevó los negocios cuando este estuvo en la cárcel.

Un selfie de una de las cenas de celebración del Pollo DG, en esta ocasión tras ganar 8-0. Imagen vía Twitter

A pesar de que hablamos de pachangas, el nivel de los equipos de Abdellah El Haj siempre ha sido notable. En 2011 consiguió remontar un 5-2 en contra ante el Algeciras CF, un conjunto que entonces militaba en la tercera división. Entre las anécdotas más destacadas está el día en el que El Haj y sus compañeros requisaron las cámaras al programa Teleobjetivo de TVE. El director del programa, que grababa una serie titulada La Yihad y las rutas de la droga, tuvo que negociar con uno de los abogados del narco para recuperar los aparatos y el material gráfico.

Ya se sabe que el dinero abre muchas puertas y, a pesar de ser hincha del FC Barcelona y su 10, el Messi de la droga nunca rehusó a ningún famoso por sus colores. Antes de ser investigado, llegó a colgar varias instantáneas con deportistas famosos en las redes sociales, y se decía que llegó a trabar amistad con Sergio Ramos. "René Ramos, el hermano de Sergio, negó que el narco y el futbolista fueran amigos, pero si es cierto que se conocen a través de Canelita, cantante y amigo común de ambos", matiza Lozano.

A la izquierda, camiseta con dedicatoria de Sergio Ramos a Abdellah; a la derecha, el narco junto a Florentino Pérez. Imágenes vía Twitter

En Twitter, donde el narco se ha borrado sus dos perfiles, quedan rastros de su buena vida. Una camiseta dedicada de Sergio Ramos, una foto con Florentino Pérez, muchas comidas de equipo y otras tantas instantáneas de fiesta o con cantantes como Henry Méndez. Además de visitar el Bernabéu en varias ocasiones, Abdellah también se fue a una de las finales de Champions a animar el Atlético de Madrid.

Vamos, que el Messi de la droga no se desvivía por unos colores en concreto, o como mucho por el blanco que le hizo rico y famoso en el Campo de Gibraltar, donde llegó a controlar casi la mitad del hachís que se repartía en toda España. Su casa, situada a las orillas del río Guadarranque, tenía un embarcadero donde botaba sus lanchas, un movimiento inteligente que le permitía esconder las embarcaciones lejos del puerto.

Sin duda, como Messi, Abdellah tenía una intuición única para marcar goles... pero a la ley. De momento, también hay que decirlo, sigue anotando en los campos municipales de Algeciras. Lleva 14 goles esta temporada, y el DG va camino de ganarse una nueva mariscada.