Publicidad

10 mujeres de todo el mundo nos hablan sobre lo que debe cambiar para 2020

Broadly le preguntó a mujeres de todo el mundo sobre sus esperanzas y sueños para que el próximo años sea mejor y más justo.

por Sirin Kale; traducido por Daniela Silva, y Laura Castro
08 Marzo 2019, 8:26pm

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

A medida que avanzamos en el último año de la década, reflexionamos sobre lo tumultuosos que han sido estos 10 años para los derechos de las mujeres. En Irlanda, el aborto fue legalizado después de una campaña dolorosa, prolongada y finalmente triunfante de la derogación de la Octava Enmienda de la Constitución. El movimiento Me Too impulsó a una generación de mujeres de todo el mundo para que dijeran su verdad, denunciaran a sus abusadores y buscaran justicia. A nivel internacional, discutimos abiertamente temas de violación, coerción y agresión sexual, y abusadores poderosos como Harvey Weinstein, Bill Cosby y R. Kelly comenzaron a enfrentar las consecuencias de su mala conducta.

Sin embargo, la década que nos trajo Me Too también fue la década de la elección de Donald Trump en Estados Unidos, de Bolsonaro en Brasil y del Brexit en Inglaterra. El arco de la historia siempre puede inclinarse hacia la justicia con el tiempo; pero a veces se aleja de lo que está a punto de lograrse: progresamos antes de retroceder, y viceversa.

Mientras conmemoramos el Día Internacional de la Mujer 2019, Broadly le preguntó a mujeres de todo el mundo qué les gustaría que cambiara para 2020.

1551976086948-alice_rossi
Alice Rossi, de Italia

Alice Rossi, Italia

Si tuviera que elegir una cosa que me gustaría que cambiara para 2020, sería la retórica de ser mujer. Estoy cansada de ser representada por las expectativas patriarcales y tradicionales de la feminidad, pero también estoy cansada de la falsa retórica que vemos hoy en día, la cual sugiere que cualquier cosa que haga una mujer es de alguna manera un acto inherentemente feminista. Así como no necesito el patriarcado, tampoco hace falta que me digan que no usar sostén es "empoderador".

En menos de un año, los representantes del gobierno italiano se han manifestado en contra del aborto y la crianza de hijos entre personas del mismo sexo, han impulsado reformas de divorcio cuyas consecuencias pueden afectar a las víctimas de violencia doméstica y ahora están listos para apoyar oficialmente al Congreso Mundial de Familias 2019, una coalición internacional que impulsa una agenda anti-aborto y anti-LGBTQ.

Como alguien que vive en Italia en 2019, creo que hay un problema más urgente que debemos abordar: la guerra que libra el gobierno contra las mujeres y los derechos civiles, bajo el pretexto de defender los llamados valores familiares tradicionales. Tal vez un año no sea suficiente para cambiar eso.

1551975947423-foto-poco
Andreea Pocotilă, de Rumania

Andreea Pocotilă, Rumania

En 2020, me gustaría ver a los políticos masculinos dejar de hablar con sus colegas femeninas en términos viles, ofensivos y sexistas. Hace apenas unos meses, el teniente de alcalde de Bucarest le dijo a una colega que debería regresarse al coño de su madre, un insulto que probablemente tenga más sentido en rumano que en inglés (o español), pero es igual de ofensivo. (De hecho, lo escribió en el registro oficial de la reunión). Otro político le dijo a una mujer de un partido diferente que "fuera a chupar pito". Un miembro del Parlamento hizo señas de masturbación cuando se dirigió a una mujer de la oposición. Es deprimentemente común que los políticos rumanos hagan comentarios sexuales públicos o gestos obscenos cuando hablan con sus colegas femeninas. Esto tiene que parar.

1551997100192-Screen-Shot-2019-03-07-at-221752
Nava Mau. Foto de Kaylin Jay

Nava Mau, Estados Unidos

En todo el mundo, las personas trans se enfrentan a niveles exorbitantes de violencia. Esto sucede incluso con las personas trans en Estados Unidos. Estamos en medio de una crisis que ha llevado al asesinato de al menos 25 mujeres transexuales solo en 2018. De estos casos documentados, casi todos fueron mujeres trans de color, y esta epidemia de violencia se dirige especialmente a las mujeres trans negras. La violencia que enfrentan las mujeres trans está directamente vinculada a niveles desastrosos de discriminación por parte de las instituciones que proporcionan vivienda, atención médica y empleo. Esto tiene que terminar, y tenemos el poder de cambiar estas instituciones. Cualquier transformación de nuestra sociedad que beneficie a las mujeres debe centrarse en la liberación de las mujeres trans negras, que se encuentran entre las comunidades más vulnerables y poderosas del mundo. Partiendo de la premisa de que los ciclos de violencia están muy arraigados y requieren intervenciones a largo plazo, me gustaría ver a nuestras comunidades e instituciones priorizar las políticas y prácticas transformadoras para avanzar hacia la erradicación de la violencia contra las personas trans en 2020.

1551997484970-26756980_10214638180937952_1104760287967690427_o-1
Iva Paradjanin

Iva Paradjanin, Serbia

Mi mayor deseo es ver cómo desaparece la discriminación en el trabajo contra las mujeres, porque aquí es endémica. En Serbia, las mujeres tienen una tasa de desempleo más alta, ganan menos y con frecuencia sufren acoso sexual en el lugar de trabajo. He visto muchos casos de violación de los derechos laborales hacia las mujeres: a las madres primerizas les reducen el salario o incluso las despiden. Las cosas están tan mal que el año pasado hubo numerosas protestas callejeras organizadas por madres en toda Serbia.

Hace poco, Serbia tuvo lo más cercano a un movimiento #MeToo. Una mujer denunció a su jefe –el alcalde de un pequeño municipio de Serbia, por acoso sexual. Después de que ella alzó la voz, siete mujeres más acusaron al hombre de acoso sexual, pero a pesar de eso, todavía no se han presentado cargos contra él. Mientras tanto, sus víctimas sufren insultos y condenas en las redes sociales todos los días de los trolls que las culpan por aguantar el acoso durante tanto tiempo.

Deseo que en 2020 desaparezcan las estructuras que protegen a los depredadores sexuales y que sean responsables de sus acciones, independientemente de lo poderosas que puedan ser.

1551997268952-IMG_0947
Laura Woldenberg.

Laura Woldenberg, México

En 2020, deseo que el aborto deje de ser ilegal, inseguro y caro. Deseo que las leyes protejan nuestros derechos, y deseo que el aborto se legalice en Latinoamérica. En este momento en México, hay mujeres en prisión cumpliendo condenas por homicidio simplemente por interrumpir embarazos no deseados. En El Salvador, las mujeres tienen que comprar pastillas abortivas inseguras en el mercado negro. En Colombia, las mujeres acuden a clínicas peligrosas y no reglamentadas para abortar.

Deseo que el aborto deje de ser debatido en términos morales en lugar de sociales. Tenemos que dejar de debatir de manera abstracta si la vida comienza en la concepción y pensar más acerca de las mujeres que mueren tratando de abortar en clínicas clandestinas. En 2020, deseo educación sexual para que las mujeres puedan estar informadas sobre sus opciones reproductivas, la demanda de anticonceptivos y el aborto legal y seguro para que las mujeres dejen de morir innecesariamente.

1551975870001-Screen-Shot-2019-03-07-at-151322
Tiffany Mugo, de Sudáfrica.

Tiffany Mugo, Sudáfrica

En 2020, me gustaría ver que se imparta educación sexual adecuada a los jóvenes de toda Sudáfrica. En este momento, la desinformación es rampante. El sexo es genial, pero también puede ser aterrador y en ocasiones confuso, así que me encantaría ver que la educación sexual integral se convierta en algo común, en lugar de algo que solo se lleva a cabo en espacios revolucionarios. Necesitamos aprender sobre consentimiento, sexualidades alternativas, placer y que somos dueño de nuestros propios cuerpos a edades más tempranas.

Sudáfrica tiene un gran problema de agresiones sexuales y embarazos de adolescentes, y este desastre solo se puede arreglar a través de un entendimiento sano y holístico del sexo. En este momento, lo único que enseñamos desde la perspectiva de la educación sexual es que debes tratar de evitar contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) y quedar embarazada; además de evitar el VIH y el SIDA. Eso no es suficientemente bueno. Necesitamos tener conversaciones abiertas y honestas sobre sexo en etapas más tempranas. Estas conversaciones podrían ayudar a crear un futuro en el que la violencia y el abuso sexual fueran menos comunes. Empecemos por darle a las personas el conocimiento sexual correcto. Eso es mucho mejor que una educación sexual basada en ideas de abstinencia o de miedo.

1551975834107-boring-pic
Badar Salem, de Palestina.

Badar Salem, Palestina

Mi deseo para 2020 es uno que comparto con millones de mujeres árabes: quiero que las mujeres puedan pasarle la ciudadanía a sus hijos. En la actualidad, las leyes injustas de ciudadanía discriminan a las mujeres por motivos de su sexo. [Actualmente, 27 países no permiten que las mujeres le pasen la ciudadanía a sus hijos, incluso si eso significa que se conviertan en apátridas]. Estas leyes deben ser revisadas, ya que se trata de un cambio muy esperado. Dejando de lado las leyes de ciudadanía, también espero que las activistas por los derechos de las mujeres en Arabia Saudita, Egipto, Sudán y otros lugares dejen de ser arrestadas, castigadas y silenciadas por desafiar el status quo y pedir la igualdad de derechos. Hablan por todas nosotras.

1551975774737-55e28ea0-4eff-4b96-b816-58739cce0ad7
Rebecca Baden, de Alemania.

Rebecca Baden, Alemania

¿No sería bueno que el sexismo y la masculinidad tóxica desaparecieran para 2020? Seamos realistas: tan solo en Alemania, tendrían que cambiarse varias leyes (por ejemplo, el aborto todavía está permitido solo de manera condicionada) y la sociedad en su conjunto tendría que reimaginarse drásticamente. Hasta entonces, las mujeres podemos fortalecer nuestro movimiento apoyándonos mutuamente y siendo inclusivas.

Para 2020, espero que podamos ir más allá del feminismo blanco y apoyar a las mujeres de color, las mujeres trans, las mujeres con discapacidad y las trabajadoras sexuales en su lucha por la igualdad. Espero que podamos luchar juntas por nuestros derechos colectivos, en lugar de luchar unas contra otras. El feminismo debe ser accesible para todas las mujeres, no solo para aquellas que asistieron a una escuela privada o que tienen un color de piel determinado. Si pones los ojos en blanco cuando las mujeres negras reclaman sus derechos, eres parte del problema.

1552047479794-Noor-voor-beeld
Noor Spanjer.

Noor Spanjer, Países Bajos

Espero que para 2020 ya no hablemos de "deportes femeninos", o debatamos sobre "atletas femeninas" como si de alguna manera fueran diferentes. El fútbol, el atletismo y los deportes en general también son perfectamente adecuados para las mujeres. He escuchado las historias de mujeres y niñas que son las mejores en su deporte al estar en el campo de juego, pero las preguntas que les hacen solo tienen que ver con su género. Les dicen que no pueden ser "chicas reales” porque son demasiado buenas, o que son demasiado masculinas. Mientras tanto, las mujeres continúan sobresaliendo: el equipo de fútbol nacional holandés ganó el Campeonato europeo en 2017. No hagamos de esto un concurso entre géneros. Ahora, las mujeres juegan fútbol, y están haciendo un excelente trabajo. Devaluar a las mujeres convirtiéndolas en una excepción — la atleta femenina— no las ayudará a ganar la carrera.

1552057592032-Image-from-iOS-1
Jill Krajewski

Jill Krajewski, Canadá

Otro Día Internacional de la Mujer significa un torrente de mujeres cisgénero publicando consignas sobre ovarios y vaginas, fotos de vaginas, y similares. Ya sea con buena intención o no, reciclar los lemas que equiparan al género con la biología excluye a nuestras amigas trans. En 2020, me gustaría que esto ya no sucediera. Hoy, mañana, y todos los días deben ser una conmemoración de todas las mujeres. Tómate el tiempo para educarte a ti misma y así ser una mejor aliada. No podemos dejar de luchar hasta que todas nuestras hermanas tengan seguridad.