Publicidad
Tech by VICE

Trump no puede bloquear a las personas que no le agradan en Twitter, dice la Corte de apelaciones

Un tribunal federal de apelaciones ratificó un dictamen anterior de que el presidente Trump no puede silenciar a las personas en Twitter sin violar la Primera Enmienda.

por Sarah Emerson; traducido por Laura Castro
10 Julio 2019, 1:30pm

Imagen: Flickr/NATO.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

El presidente Trump no puede bloquear a sus haters en Twitter de acuerdo con un fallo emitido el martes por un tribunal federal de apelaciones.

La decisión 3-0 del Segundo Circuito de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos en Manhattan confirma una resolución anterior que encontró inconstitucional la preferencia de Trump de bloquear a quienes lo critican.

"La Primera Enmienda no permite que un funcionario público que utiliza una cuenta en las redes sociales con propósitos oficiales excluya a las personas de un diálogo abierto en línea por expresar opiniones con las que el funcionario no está de acuerdo", escribió el juez Barrington D. Parker en la resolución el martes.

"La cuenta de Twitter de Trump @realDonaldTrump, la cual está desvinculada de la cuenta oficial @POTUS, antes administrada por el presidente Barack Obama, tiene "todas las insignias y marcas de una cuenta oficial administrada por el Estado", agregó Parker.

En 2017, el grupo que lucha por las libertades civiles Knight First Amendment Institute de la Universidad de Columbia demandó a Trump como representante de siete personas que el presidente había bloqueado. La demanda federal presentada en el Distrito Sur de Nueva York argumentaba que Trump estaba reprimiendo la disidencia en un foro público al silenciar a quienes no estaban de acuerdo con él.

"Twitter le permite a los ciudadanos comunes hablar directamente con los funcionarios públicos y escucharlos y debatir con ellos sobre temas públicos, casi de la misma manera en que lo harían si se reunieran en una acera o un parque público, en una reunión del ayuntamiento o en un consejo ciudadano", escribió en su queja el instituto Knight.

La jueza Naomi Buchwald falló a favor de los siete individuos en mayo de 2018 y calificó la decisión de Trump de bloquearlos como discriminación por puntos de vista.

Más tarde, la Corte ordenó a Trump desbloquearlos, lo cual hizo, aunque otros usuarios de Twitter que no participaron en la demanda permanecieron bloqueados por el presidente en aquel momento.

Claramente descontento con el fallo, Trump apeló, y los abogados del Departamento de Justicia dijeron en su nombre que puede bloquear a las personas que "no desea escuchar" sin que sea una violación constitucional.

El presidente afirmó que la Primera Enmienda no se aplica a su cuenta de Twitter, ya que no es un espacio público. E incluso si lo fuera, bloquear a las personas no les prohibe interactuar con sus tuits, ya que podrían crear nuevas cuentas para hacerlo. Trump también alegó que sus publicaciones son "discurso de gobierno" y están fuera del ámbito de la Primera Enmienda.

"No logró convencernos", escribió Parker. "Llegamos a la conclusión de que la evidencia de la naturaleza oficial de la cuenta en cuestión es abrumadora... una vez que el Presidente eligió una plataforma y abrió su espacio interactivo a millones de usuarios y participantes, no puede excluir de forma selectiva a aquellos puntos de vista con los que no está de acuerdo".

Tagged:
Twitter
Donald Trump
demanda
redes sociales
realdonaldtrump
primera enmienda
Presidente Trump