Music by VICE

8 talentos jóvenes latinoamericanos que crean música electrónica

Desde distintos puntos de la región, jóvenes hacen magia con máquinas y sintetizadores, escribiendo entre beats el presente y futuro de la música electrónica en Latinoamérica. Acá sus nombres y sonidos.

por José E. Plata
15 Agosto 2019, 9:33pm

Fotos cortesías del artista

En el 2012, Marcela Suazo, directora del Fondo de Poblaciones de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNFPA) afirmaba que "América Latina y el Caribe tienen en la actualidad el mayor número de jóvenes de su historia", traduciendo la situación en un llamado “bono demográfico”; en el que la mayoría de la población del continente se encuentra en edad de trabajar y producir; una situación que en América Latina implica oportunidades y desafíos.

Siete años después, estamos no solo ante estos retos, sino también ante una realidad cuando hablamos de juventudes creativas y es que hay una camada de productores electrónicos, de menos de treinta años, que ya están pidiendo pista y que hacen méritos para ser escuchados.

Si bien el continente tiene leyendas propias dentro de un contexto creativo llamado música electrónica como Miguel Noya (Venezuela), Daniel Melero (Argentina), Dinky (Chile), Federico Deutsch (Uruguay) o Juan Carlos Barrios (Guatemala); luminarias que no han tenido el reconocimiento o divulgación que fácilmente han tenido los creadores de otras latitudes, son un impulso y referencia artística clave.

Ser joven y crear, usando diversos recursos, es el impulso para este contenido de Vice en Español. Es entonces hora de conocer ocho de esos nuevos talentos que están creando música electrónica en la regíon.

Camille Mandoki (México)

1565897653217-Camille-Mandoki-2
(Foto cortesía del artista).

Camille tiene varios años de trabajo creativo usando la electrónica como un camino en el que la expresión sonora no va ligada a una racionalidad o codificación previa. Lo suyo es poder hacer que las máquinas sean una expresión propia y única. No es una concesión basada en ser la música diferente; es la posibilidad de no encajar y ser parte de una alternativa sonora no rastreable fácilmente.

En su obra hay música atonal, experimentación y hasta referencias barrocas. Esta mexicana tiene además un proceso de vida ligado a un Ashram (monasterio o lugar de meditación hinduista), situación que le permite tener una noción sobre el tiempo alejada de la rapidez en la que nos encontramos. No hay una ligereza pop, ni mucho menos un capricho sonoro.

Ya con un disco publicado en Static Discos, y una participación en Mutek México, Camille sigue componiendo piezas musicales que tienen una sonoridad pop, pero una preparación musical que nos remite a lo barroco y a lo moderno.

Paula OS (Chile)

1565897720735-0086
(Foto cortesía del artista)

Esta chilena, que reside en Buenos Aires, tiene una base musical de escucha de Portishead y Massive Attack. Esta “nutrición sonora¨ le permitió acceder a los detalles de lo fino y magistral de la electrónica de los noventa.

Desde el 2011, Paula, encontró un refugio creativo llamado Gustavo Castaño, un importante productor de la escena argentina. Así creció, desarrollando habilidades de producción y dj que le permitieron tener colaboraciones con talentos como: Madloch y Antream, dos de los nombres claves del sonido progresivo del house, que desde Bélgica y Argentina, han recorrido las pistas del mundo presentando este sonido y siendo referencias claves a través de portales como Resident Advisor.

En el 2017 Os da su salto como productora independiente para así tener una capacidad creativa en donde se funden el progressive y el ambient y lograr un efectivo llamado a la pista de baile. Su sonido cumple la promesa de ser algo que así como puede dar un hálito de calma, bien puede llamar a una comunión artística en la pista de baile.

Tuvieron que pasar años de trabajo antes de lanzarse a un camino propio; pero es el mismo que ya tiene este resultado:

Ezequiel Pizzani (Venezuela)

Nacido en 1994, este joven artista ha desarrollado un importante trabajo dentro de las artes plásticas ( performance principalmente) y también dentro de la creación electrónica. Su actividad musical le ha permitido formar parte de eventos como el ciclo artístico Electrónica de acá que en el 2018 reunió talentos venezolanos en escenarios de Caracas a través de un proyecto que realizó la Fundación Nuevas Bandas, el Goethe Institut y el British Council junto a otras instituciones para explorar la historia de la electrónica en ese país.

Pizzani nos ofrece desgarradoras pistas de supervivencia, de resistencia y persistencia en donde su voz se une a capas sonoras de una densidad electrónica que refleja un estado creativo que necesita ser escuchado. Es más, busca la escucha atenta.

Si bien el mundo conoce ya a Alejandro Ghersi (Arca), como uno de los más prominentes venezolnos de la escena electrónica mundial, quien antes de los veinte años ya había publicado un disco bajo el nombre de Nuuro y que antes de los 25 ya había trabajado con Björk y Kanye West, es clave comprender que hay nuevos nombres que provienen de esa nación como Pizzani.

Ezequiel es alguien que no se queda quieto porque eso significaría no tener un espacio de expresión. En bandcamp, su proyecto, La Conjura, tiene esta descripción: “La Conjura es un espacio para la reinvención, los instintos y la introspección a través de los sonidos y las formas musicales”.

Y vaya que se cumple a cabalidad.

Brageiki (Perú)

1565904481470-brian
Foto cortesía del artista

La ciudad de Huamanga, en el departamento de Ayacucho en Perú, es el epicentro creativo de este proyecto musical en el que confluyen ondas espaciales y sonoras bajo el nombre de Brageiki. Brian “Brageiki” Vega ha hecho de las suyas en la electrónica que ha liberado en estas tres producciones: El espejo de la iris (2014), Wayta (2015) y Tutamanta (2018). Este último solo tuvo un tiraje de diez casetes que lógicamente se agotaron. Brian viene presentando música desde el año 2011 y su capacidad creativa le ha permitido usar pocos recursos para hacer mucho. Una electrónica entre lo íntimo y lo transgresor que bien está lista para ser difundida más allá del Perú.

Luego de crecer escuchando sonidos de hard rock el paso hacia los sonidos etéreos y electrónicos, no fue más que un giro necesario para encontrar un refugio en la creación casera que lejos de Lima, muestra cómo otros lugares de la nación inca son también espacios donde hay demanda por la diferencia.

Tras siete años de progresión sonora, su música se ha ido decantando para así darnos la confianza de escuchar una electrónica capaz de sorprender por el uso de pocos elementos, sus referencias sonoras a los Andes y claro, la producción certera.

Secretismo (Colombia)

1565898485115-53619778_2334580209926385_4250344948026572800_o
(Foto cortesía del artista)

¿Qué sucede cuando se deja a un chica rodeada de equipos electrónicos como sintes para que a través de ellos despliegue toda la influencia new wave, postpunk, cold wave y dark que el continente aprecia desde los ochenta?

La respuesta está en Bogotá y se llama Secretismo. Un secreto bien guardado que ya está listo para ser divulgado. Dicen que se llama Anastacia, pero no importa su nombre, importa su sonido, uno que nos muestra lo análogo, lo denso y lo urbano hecho en la capital colombiana.

Una electrónica que nos remonta a esos gélidos sonidos del coldwave o el frenetismo postpunk. Una atmósfera densa, un sonido entregado a la urbe postapocalíptica, que encuentra su propia versión latinoamericana con Secretismo.

Andrés Cáceres (Colombia)

A sus 26 años, Andrés Cáceres ha hecho cosas como publicar tres discos: Todo o nada (2015), Untold stories (2015) y Todo o nada (2017) entre 2015 y 2017 a través del sello Low to high Records , participar en la convocatoria Musikplatz, una plataforma desarrollada por Jägermeister para descubrir nuevos talentos electrónicos del continente y ser el gestor de una sala en Bogotá llamada Underground Studios donde se escucha electrónica más allá de los clubes establecidos en la capital colombiana.

Si todo esto lo ha hecho con menos de treinta, ¿qué será lo que viene para los próximos años?

Ahora bajo la faceta de Dj Plexo, desarrolla las fiestas Weirdos and Chics que muestran una faceta actual del underground bogotano.

Braulio Lam (México)

1565898531947-Fotos-Braulio-Lam-2-x-Esau-Laniado

¿Qué tendrá Baja California, o mejor, lugares como Tijuana y Ensenada para mostrar expresiones musicales que sorprenden una y otra vez? Qué será lo que pasa allá para que sea el caldo de cultivo de expresiones electrónicas como Artefakto, el colectivo Nortec o grupos como Sonios o Nona Delichas.

Lo de Braulio, es que a sus 27 años y habiendo sido también una referencia también en Noisey previamente, es un personaje que ya cuenta con dos publicaciones: un casete titulado Soundtrack for vision (2018) y un disco digital bajo el nombre de Kinetic (2018). Este material musical le ha dado para tener una obra propia y también para ser un nombre que ha sido remezclado por artistas como Fax, Flavius, Pepe Mogt, entre otros. Su cuenta de soundcloud es una fina documentación de su evolución musical.

MF1914 (Perú)

1565897783392-47580631_2069285663153256_6016486326784753664_o
(Foto cortesía del artista).

Bajo el refugio del anonimato, el mismo recurso que han usado artistas como The Residents, encontramos a Jean Bastian, un peruano que desde 2015 ha estado desarrollando una carrera dedicada al vaporwave y a la recomposición sonora que le ha permitido vivir sumergido en la red con una facilidad propia del tiempo en el que concibió todo.

MF1914 toma elementos sonoros que nos recuerdan el pasado familiar o anhelado de los ochenta. Toda una red de referencias que no se pueden dejar a un lado porque formaron parte de una generación y que ahora se redescubren.

Bastian usa nombres largos en sus producciones: Canciones cortas para el próximo verano (2015), A propósito de flores, ¿y dónde están los poetas? (2016) y Todo es parte de todo y todo se desvanece en el aire (2018).

Entre el uso y desuso propio de la tecnología, está alguien como MF1914 que justamente sabe usar el pasado para imaginar el futuro, que se descompuso para ser parte de un milenio que ya tiene una mayoría de edad.

***Agradecimientos: Ejival, Kntro, Pedro Moscuzza, Kelvin Malave, Julián Sanza y Camilo Alfonso.

Conéctate con Noisey en Instagram.