Publicidad
parejas

Cosas de nuestro cuerpo que nos parecen asquerosas pero que a nuestras parejas les encantan

"Creo que no es tan raro, pero me encanta tronarle los granos a mi pareja".

por Nilu Haidari; ilustración de Sophie Castle; traducido por Daniela Silva
26 Julio 2017, 12:00pm

Todos tenemos cosas de nuestro cuerpo que nos parecen asquerosas. Todos en algún momento nos hemos olido las axilas y nos hemos dado cuenta de que apestamos, o a quién no le han dado sexo oral mientras pensaba: "después de un día de sudor y sin haberme bañado, me va a dejar limpio".

Pero esa es la cosa –a veces hay cosas de nuestro cuerpo que a nosotros nos parecen asquerosas pero a nuestras parejas o amantes los prende de verdad. Aquí una lista de esas cosas. Algunos nombres se cambiaron por obvias razones.

Hongos

VICE: ¿Qué es lo que a ti te parece asqueroso de tu cuerpo pero que a tu ex le encantaba?
Grace: Yo soy de las afueras de la ciudad y tenemos muchos perros, gallinas, gatos, tortugas y un caballo, y varias veces me dio tiña por los animales –creo que era por el caballo. A mi ex le encantaba –hacía dibujos de mí y todo.

¿Cómo te hacía sentir eso?
Para mi era perversamente romántico –creía que tal vez sólo estábamos tan enamorados que hasta mi tiña le parecía atractiva. Éramos jóvenes y todos eran hermosos, entonces ¿tal vez le llamaba más la atención lo asqueroso? Pero luego conocí a su ex y me enteré de que estaba obsesionada con las infecciones a causa de hongos, así que tal vez tenía que ver más con ella que conmigo.

¿Tenía alguna fascinación por las chicas con hongos?
Tal vez, porque era de la ciudad. De hecho, hace poco regresamos.

¿Volvió contigo por tus hongos?
Ahora ya no tengo nada de eso, pero creo que se queda debajo de tu piel para siempre.


Relacionados: Algunas personas nos dicen por qué cortaron en seis palabras


Patillas

VICE: ¿Cuál es tu historia sobre atracción no convencional?
Lea, 24: Soy, una chava muy peluda. En particular, siempre me han molestado mis patillas y solía decolorármelas o me las trenzaba hasta que conocí a mi ex pareja, que estaba obsesionado con ellas.

¿Cómo te lo dijo?
Cuando empezamos a salir estábamos acostados en la cama viendo la tele y me empezó a tocar los costados de la cara, y luego me dijo: "Me encantan tus patillas". Me causó tanto conflicto que casi me voy a mi casa.

¿Alguna vez te dijo de dónde provenía su amor?
No sé, a mi me parecía extremadamente raro, pero él insistía con que eran hermosas y que hacían que mi cara se sintiera suave. Las acariciaba cada que tenía oportunidad. A veces no podía evitar pensar que tal vez le gustaban más que el resto de mi cara.

¿Te las volviste a trenzar?
¡De hecho, no! Siguen sin parecerme como un rasgo bonito, pero creo que ya las acepté un poco más, creo.

Huesos salidos

VICE: ¿Qué parte asquerosa de ti le encantaba a tu pareja?
Nellie, 21: De hecho soy yo la que piensa que algo desagradable es atractivo. Mi primer novio de la vida se había roto las dos clavículas cuando era más joven y yo estaba obsesionada con enterrar mis dedos ahí.

Perdón, ¿cómo?
Los huesos no sea había sanado del todo, así que estaban un poco salidos. No estoy segura de la ciencia detrás de todo eso, pero porfía colgar mis dedos ahí, lo cual me parecía súper sexy, sobre todo cuando teníamos sexo.

¿Por qué?
Sólo porque se sentía muy íntimo –como si estuviera adentro de su cuerpo, adentro de su esqueleto.

"Si hay un pelo, mucho mejor".

VICE: A ver, cuéntame.
Hamed, 26: Creo que no es tan raro, pero me encanta tronarle los granos a mi pareja –entre más asquerosos mejor. A mi esposa le salen dos puntos negros justo debajo de la cien o en la mejilla, y me encanta exprimírselos y luego enseñárselos. Lo soporta pero cree que soy asqueroso, y siempre la convenzo para que me deje hacerlo.

¿Qué es lo atractivo?
Cuando era adolescente me salió acné y siempre me los exprimía –me encantaba ver como explotaban en el espejo, como una escena del crimen de pus. Tal vez no fue tan buena idea para mi piel.

¿Qué tan profunda es tu obsesión?
Me encanta hacerlo. Me encanta inspeccionar la pus después de exprimirlos –si hay un pelo en el grano, mucho mejor.

¿Es algo sexual de alguna forma?
No, sólo me provoca mucha satisfacción. No es que me sienta atraído por la gente con acné y tampoco me siento a ver video en YouTube de extracciones o esas cosas. Más que nada es por la confianza que me tiene cuando me deja hacerlo.


Relacionados: Es asqueroso, pero lo hacemos: ¿por qué nos mordemos las uñas?


El lamedor

VICE: ¿Cuál es tu historia asquerosa?
Emma, 30: Como una mujer negra, generalmente, he experimentado que con cada hombre blanco con el que he tenido cosas ama comerse mi trasero por muchas y obvias razones. Pero hubo uno con el que salí por un tiempo que llevó la lamida de culo a otro nivel.

¿A qué te refieres?
Estaba obsesionado, y entre más apestoso más parecía gustarle. Por ejemplo, le encantaba hacerlo cuando llevaba un par de días sin bañarme o cuando regresaba de bailar y estaba súper sudada.

¿A ti te gustaba?
Al principio no me molestaba. Pero eventualmente le tuve que decir que estaba bien pero que tampoco era fan de hacer cosas por el trasero. Después de un tiempo me empezó a dar mucho asco y traté de terminar la relación.

La gran pregunta. ¿Lo besabas después?
No, ni loca.

Tagged:
autoestima
Asco
amor
cuerpo
enamoramiento
atracción
partes del cuerpo