Publicidad
VICE News

La campaña antidrogas de Duterte ha dejado decenas de menores muertos

Defensores de derechos humanos han pedido la intervención inmediata de Naciones Unidas en el asunto.

por David Gilbert; traducido por Adan Michel
04 Octubre 2017, 4:00pm

Imagen vía Associated Press/VICE News

Una organización defensora de derechos humanos instó a Naciones Unidas (ONU) a tomar acciones concretas en contra de la guerra antidrogas que ha emprendido el presidente de Filipinas Rodrigo Duterte, la cual ha llevado a la ejecución deliberada de dos menores solamente el mes pasado.

Cerca de 54 menores han sido asesinados durante la violenta campaña del presidente, la cual comenzó en cuanto asumió el cargo en junio de 2016.

Haciendo énfasis en la necesidad que existe de que la ONU tome cartas en el asunto, Phelim Kine, director adjunto de Human Rights Watch en Asia, dijo este lunes que la "la disposición que tiene la policía de Filipinas para apuntar deliberadamente a los niños y ejecutarlos marca un nuevo y espantoso nivel de depravación en la llamada guerra contra las drogas".


Relacionado: El hijo de Duterte es acusado de traficar drogas en Filipinas.


"Hasta que Duterte termine su abusiva guerra contra las drogas y permita una investigación internacional liderada por la ONU, los asesinos de niños entre la policía seguirán saliéndose con la suya", añadió.

El pasado 18 de agosto, el menor de 14 años Reynaldo de Guzmán fue apuñalado al menos 30 veces luego de que sus atacantes envolvieran su cabeza con cinta adhesiva, una prueba de la terrible campaña de Duterte.

Dos días antes, oficiales antidrogas asesinaron a Kian delos Santos, de 17 años, en la ciudad de Caloocan.

De acuerdo con las autoridades, Santos disparó primero, pero testigos y videos de las cámaras se seguridad sugieren que la policía ejecutó al adolescente desarmado mientras estaba bajo custodia. Su cuerpo fue abandonado posteriormente en un callejón.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
Duterte
Derechos Humanos
Filipinas
guerra contra las drogas