Publicidad
ESPAÑA

El Supremo ratifica la expulsión del teniente que destapó las corruptelas del ejército español

Luis Gonzalo Segura, el teniente del ejército que reveló los chanchullos e irregularidades del cuerpo militar, asegura que va a recurrir la sentencia al Tribunal Constitucional y que si hace falta lo llevará hasta el Tribunal de Estrasburgo.

por María Altimira
16 Diciembre 2016, 12:30pm

Imagen cedida por Luis Gonzalo Segura

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El Pleno de la Sala Militar del Tribunal Supremo (TS) ha ratificado la expulsión de facto de Luis Gonzalo Segura, el teniente que destapó las corruptelas del Ejército tras publicar Un paso al frente, la novela en la que ficcionó los chanchullos e irregularidades del cuerpo castrense.

El fallo viene a confirmar la decisión tomada por el Ministerio de Defensa en junio de 2015 de separar a Segura del Ejército por haber cometido "actos graves contrarios a la disciplina, al servicio y a la dignidad militar" vulnerando así el apartado 2 del artículo 17 de la Ley Orgánica del régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas 8/1998.

Estos "actos graves" se refieren las declaraciones que realizó a finales de 2014 y durante la presentación de su libro en el programa televisivo El intermedio, de La Sexta, y en las entrevistas publicadas en los medios de comunicación Canarias7, El Día y La Provincia sobre la falta de libertad de expresión y las corruptelas del Ejército.

Un exmilitar español en huelga de hambre para que el gobierno cumpla la ley y le pague su pensión. Leer más aquí.

Afirmaciones tales como "hay corrupción, abusos y privilegios a todas las escalas", "no hay fiscalización alguna y hay total impunidad" o "este sistema feudal de castas está fundamentado en la ausencia de libertad de expresión", similares a las que realizó durante su entrevista con VICE, motivaron la apertura del expediente por parte de las Fuerzas Armadas que se resolvió con la citada rescisión de su contrato.

Ahora, la sentencia del Supremo confirma la decisión al asegurar que las expresiones y descalificaciones recogidas en los hechos probados son "tan claramente insultantes y afrentosas que el ánimo ofensivo se halla ínsito en ellas" y que, contrariamente a lo sostenido por Segura, la actuación disciplinaria fue ajustada a derecho y no se le generó [en referencia al teniente] ninguna situación de "indefensión".

"No me sorprende porque este es el ejército de los acosadores, de los agresores sexuales, de los malversadores y de los torturadores, pero no es el ejército de la libertad de expresión, ni de las personas críticas", aseguró a VICE News Segura tras conocer la decisión del TS.

El fallo se ha hecho esperar tras el anuncio que hizo el órgano judicial a mediados de noviembre de que serían los ocho miembros del Pleno de la Sala Militar y no los cinco a los que había correspondido inicialmente el caso, los encargados de deliberar sobre el recurso presentado por el coronel.

Segura, con más de 13 años de trayectoria militar y destinado en su última etapa al centro de transmisiones del Ejército de Tierra en Pozuelo de Alarcón, afirmó que va a llevar el caso al Tribunal Constitucional y que, si este confirmara la sentencia del Supremo, lo elevaría al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

"Expresar la opinión no puede ser motivo de ser sancionado y por eso voy a seguir, si hace falta, hasta el tribunal de Estrasburgo", explicó.

Así es como el ejército español se deshace de sus soldados enfermos. Leer más aquí.

Hasta el momento, Segura ha sido expedientado al menos en cinco ocasiones y ha cumplido tres periodos de arresto en diferentes centros disciplinarios militares debido a declaraciones realizadas en los medios de comunicación a raíz del escándalo que supuso la publicación de Un paso al frente. Un libro que decidió escribir tras el archivo por parte de la justicia militar de las denuncias por la asignación irregular de cargos y las cuentas paralelas en la adquisición de material informático por parte del Ejército de Tierra que explicaban un desfase de 5 millones de euros.

Para protestar contra la persecución judicial de Defensa y lo que considera una sistemática vulneración de sus derechos fundamentales, el teniente protagonizó una huelga de hambre de 22 días durante una de sus detenciones y mantiene otros dos procesos judiciales abiertos.

El primero contra el arresto de dos meses y la pérdida de destino con la que se resolvió su primer expediente disciplinario. El militar volverá a recurrir al TS mediante un recurso de casación para invalidar la decisión, recuperar el destino y percibir la indemnización por su cautiverio.

Segura llevará, además, al Tribunal Provincial de Madrid la denuncia que presentó ante el Tribunal de Instrucción de Colmenar Viejo (Madrid) por el "trato degradante" que dice haber recibido durante otra de sus detenciones en el centro disciplinario de este mismo municipio.

"Lo mantuvieron aislado, no le dejaban hablar con nadie, ni ver la televisión, ni escuchar la radio y eso no tenía justificación legal alguna", sostiene Víctor Moreno, su representante legal, respecto a las condiciones de su encierro.

Sigue a Maria Altimira en Twitter: @MariaAltimira

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
Europa
Corrupción
ejército
Militär
fuerzas armadas
Un paso al frente
luis gonzalo segura
teniente coronel