Publicidad
venezuela

Hablamos con venezolanos partidarios de Maduro: 'la revolución bolivariana tiene que radicalizarse'

Hace ya 17 años que Hugo Chávez llegó a la presidencia de Venezuela y ahora el país vive un momento de máxima agitación social entre partidarios y detractores de Nicolás Maduro. Conversamos con algunos de los defensores del proyecto bolivariano.

por Eugenio García Delgado
09 Noviembre 2016, 12:25pm

José Jesús Díaz y Aronig González, miembros del movimiento estudiantil oficialista. (Imagen por Eugenio García Delgado)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y la oposición dieron la pasada semana señales de acercamiento en medio de los esfuerzos de diálogo para superar la crisis del país, aunque ambos bandos mostraron dudas y pidieron mayores gestos para avanzar en una solución.

Las autoridades venezolanas liberaron a cuatro activistas políticos mientras que el Parlamento, controlado por la oposición, postergó un juicio político contra Maduro.

A pesar de que el país petrolero sufre por una aguda inflación, escasez de alimentos y medicinas y recesión económica; parece que las protestas a favor y en contra del gobierno han remitido de momento.

17 años de Chavismo y de desgaste

Más de tres lustros de gobierno bolivariano en Venezuela son un tiempo prudencial para evaluar si la "revolución" ha mejorado la vida del pueblo venezolano como prometía y si el "socialismo del siglo XXI", nombrado así por Hugo Chávez, funciona.

Hace ya 17 años, en 1999, que El Comandante Chávez asumió la presidencia del país suramericano, pero falleció de cáncer en marzo de 2013 sin culminar su obra y designó como sucesor a Nicolás Maduro, quien ganó las elecciones de abril de ese año por un estrecho margen al opositor Henrique Capriles: 50,61 por ciento a 49,12 por ciento, 7.587.532 votos frente a 7.363.264.

Un reciente informe de Datanálisis, empresa de investigación de mercado con más de 25 años de experiencia en el área andina, Centroamérica y el Caribe, recoge que Maduro se encuentra en uno de sus niveles más bajos de aprobación. Esta percepción negativa de su gestión se ve también en el respaldo al referendo revocatorio.

El estudio de opinión realizado entre el 20 y 29 de septiembre de 2016, donde los resultados indicaron que de producirse el referéndum revocatorio, el 62,3 por ciento de los venezolanos votaría por remover del poder a Nicolás Maduro.

En cambio, solo el 16,3 por ciento votaría en contra de revocar al actual presidente, mientras que el resto no votaría o se negó a responder esa pregunta de la encuesta.

La encuesta también señalaba que el 90,5 por ciento de los venezolanos evalúa negativamente la situación del país. Entre la población oficialista, el 64,8 por ciento consideraba la situación como negativa. El mismo calificativo recibe la gestión de Maduro por parte de 76,5 por ciento de la totalidad de los consultados.

Se reúnen el gobierno y la oposición para intentar frenar la crisis en Venezuela. Leer más aquí.

Defensores de Maduro

"No hemos sido lo suficientemente radicales, por eso hay parte del pueblo que se está alejando de nosotros. Hay que profundizar la revolución, quitarle todo el poder a la burguesía parásita. Hay que darse cuenta de que vivimos una lucha de clases y que una de las dos tiene que prevalecer: el trabajador o la burguesía", asegura a VICE News José Jesús Díaz, estudiante de 24 años de Educación en la Universidad Central de Venezuela (UCV), que forma parte de la Organización Socialista de Obreros y Estudiantes (OSOE), movimiento marxista que busca unir la lucha obrera y la estudiantil.

En la misma línea de extremar la revolución bolivariana para que "triunfe" se expresa la socióloga Aronig González, de 22 años: "Se han hecho muchas cosas, pero debemos seguir aumentando el poder popular. Ahí está la clave de todo. Crear consejos comunales, darle poder al pueblo, nacionalizar las empresas privadas y ponerlas en manos de los sindicatos obreros, dar pasos más radicales para ir rumbo al verdadero socialismo".

'El revocatorio es una ofensiva de la derecha para montar un gobierno abiertamente neoliberal que va a aplicar recortes y privatizaciones'.

Con tan sólo 32 años, Osly Hernández es presidenta de Misión Árbol, programa del gobierno orientado a la participación de la comunidad en la recuperación, conservación y uso sustentable de los bosques para el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

"Siento que es un momento de replanteamiento. No es lo mismo manejar una política con bonanza petrolera que manejar con modestia petrolera, no es lo mismo con un clima equilibrado que con situaciones extremas de sequía como hemos vivido este año... Y eso llama a un replanteamiento del proceso".

"Nosotros recibimos un país que no tenía acceso a derechos básicos de primera generación y los hemos ido conquistando progresivamente. Ahora hay que abrir un nuevo diálogo con la sociedad", asegura Hernández.

Osly Hernández, presidenta de Misión Árbol, ayuda en un plan de reforestación del gobierno bolivariano. (Imagen por Eugenio García Delgado)

Para reforzar las bases del proceso, Osly se apunta a los tres pilares que Maduro ha señalado al pueblo: "Uno, el fortalecimiento de las Misiones (Vivienda, Árbol, Robinson –alfabetización-...), con las que se ha conseguido mucho con muy poco. Dos, volcarnos todos en ser un país de productores y no de asalariados y dependientes del petróleo. Y tres, conciencia y organización. Es cierto que hay corrupción, actos que no son ejemplarizantes y que representan una crisis de valores, pero son casos particulares con los que se ataca todo el movimiento".

Un hipotético revocatorio muy igualado

El resultado de un hipotético Revocatorio Presidencial a Nicolás Maduro es muy difícil de pronosticar. Venezuela vive polarizada, como pudo comprobar el oficialismo cuando perdió la Asamblea Nacional en 2015 (Mesa Unidad Democrática: 56,2 por ciento. Gran Polo Patriótico Simón Bolívar: 40,9 por ciento).

"Nuestra Constitución permite el revocatorio. Si es este año, el año que viene o dentro de dos, ya veremos, pero su éxito lo determinará la pulcritud del proceso. La situación en la calle es complicada. Sufrimos una guerra económica por parte de los EE. UU. y las multinacionales y estamos viviendo un bloqueo no declarado, pero efectivo, en un país con dificultades para la producción interna y que depende casi completamente de las importaciones", comenta Osly Hernández, quien deja claro cuál sería su voto: "No al revocatorio, por supuesto. Yo estoy de acuerdo con la continuidad de la revolución".

José Jesús Díaz también votaría No a que Maduro se fuera. "Pero sería un voto crítico donde le pediría a la dirigencia del chavismo que profundizara la democracia interna dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y la planificación de la economía para acabar con el poder económico que todavía mantiene la burguesía".

'Tenemos un gobierno que busca la dignificación del salario, que busca estrechar las diferencias entre pobres y ricos, que no quiere castas'.

Y además añade: "votaría que No porque sé que el revocatorio es una ofensiva de la derecha para montar un gobierno abiertamente neoliberal que va a aplicar recortes y privatizaciones como han hecho en otros países. Un cambio de gobierno no solucionaría la crisis, la agravaría".

¿Y el resultado? "El resultado estaría muy reñido. No sabría decirte si Sí o si No porque la derecha ganó por un margen electoral no muy holgado en la Asamblea Nacional y el pueblo ha comprobado su incapacidad para acabar con la crisis. Lo que se podría manifestar sería una gran abstención y una gran polarización social".

José Jesús Díaz y Aronig González, miembros del movimiento estudiantil oficialista. (Imagen por Eugenio García Delgado)

Cuestión ideológica

El salario mínimo en Venezuela es, desde septiembre, de 65.056,50 bolívares (Bs) —unos 65 dólares—; la canasta básica escolar cuesta 561 Bs y el petróleo está situado alrededor de los 40 dólares, lejos de los 147 de 2008.

Para aportar más datos, el 87 por ciento de los venezolanos no les alcanza la plata para la comida, según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Venezuela era uno de los dos países más violentos del mundo con 27.875 muertos (90 fallecidos por 100.000 habitantes) en 2015, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica para 2016 un retroceso del 6,2 por ciento en el PIB de Venezuela, que cerrará el año con una caída de su economía del 10 por ciento, una inflación superior al 720 por ciento y un desempleo cercano al 20 por ciento.

En imágenes: así fue la histórica 'Toma de Venezuela' convocada por la oposición. Leer más aquí.

"En el actual contexto, las condiciones de vida de las masas se han degradado y las condiciones que llevaron a Chávez al poder no solamente no se han solventado, sino que se han agudizado. No ha sido por el socialismo ni por la revolución, ha sido porque la clase dirigente no ha sido lo suficientemente radical. Tengo apenas 24 años y siento que mi vida está consagrada a la lucha revolucionaria. Ha dado un sentido a mi vida y eso es lo que más le debo", confiesa el dirigente estudiantil de la OSOE José Jesús Díaz, convencido de que el socialismo es el sistema político, económico y social que viene a cambiarlo todo.

Una pintada en la pared a favor de Chávez y en contra del "fascismo" en el centro de la capital de Venezuela. (Imagen por Eugenio García Delgado)

Resuenan ecos de Rosa Luxemburg, "Socialismo o barbarie", en los argumentos de la socióloga Aronig González: "La lucha contra el capitalismo no es un hobby. Es una lucha por la liberación, por la emancipación del ser humano y la preservación del mundo en contra de una sistema que es atroz y que puede acabar con el planeta".

La defensa de la situación en Venezuela por los oficialistas aparece con una fuerte carga ideológica. "Siento que mi vida ha cobrado sentido con la revolución. Mi anhelo de mejora no es acumular bienes. Es valorar lo que me nutre como ser humano y no lo que me llena el bolsillo. Elevar los niveles de conciencia es algo que no tiene precio y es algo que tienes que querer valorar. Hay gente que está más pendiente de acumular dólares y de irse del país", comenta Osly Hernández.

¿El socialismo latinoamericano tiene los días contados? Leer más aquí.

La presidenta de Misión Árbol deja clara su opinión sobre si los venezolanos están mejor desde el proceso que inició Hugo Chávez: "Depende de la gente con la que converses. El sector medio afirma que se encuentra en el peor momento de su vida porque quería tener acceso a dólares, acceso al modelo de vida americano, con todos su privilegios cubiertos, a base de explotar a otros y de la acumulación. Hay sectores medios que viven en esa burbuja, en el anhelo de ser pequeña burguesía, de vivir del trabajo de ajeno y de la renta del manejo de divisas".

Hernández concluye: "para nosotros, ese no es el objetivo. Tenemos un gobierno que busca la dignificación del salario, que busca estrechar las diferencias entre pobres y ricos, que no quiere castas, gente viviendo de forma autodestructiva, que llegue la medicina y la educación a los barrios pobres, que mejore la seguridad... A veces, lo logramos. Otras, no, pero es nuestro camino y damos la vida por él".

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES

Sigue a Eugenio García Delgado en Twitter: @eugenioGdelgado

Tagged:
VICE News
americas
Nicolas Maduro
Política
america latina
hablamos con
revolución bolivariana
situación económica
partidarios nicolás maduro
revocatorio