Desert Barcelona
Foto de Mar Ordoñez

Ausencia y tecnología alimentan el dream-pop electrónico de Desert

El dúo catalán debuta en La Castanya con ‘SENSE’, un EP de cinco temas donde encuentran a la vez su lado más bailable, más nostálgico y más emotivo.
24 Octubre 2018, 2:00pm

Antes de extinguirse el 2012, el mundo tuvo su primer contacto con el universo del dúo catalán Desert. Después de formar parte del hermoso pero trágicamente fugaz proyecto Granit (junto a Alba Blasi de Extraperlo), la artista de Barcelona y colaboradora del Pop Negro de El Guincho, Cristina Checa, se juntó con Eloi Caballé para crear música de ensueño basada en la electrónica, representada por “Camins” y “Desert”, los dos temas que conforman su single debut.

Seis años han pasado desde entonces y su discografía se ha engrosado tímidamente. Con apoyo de sellos como Cascine y Minty Fresh, Checa y Caballé soltaron los EPs Envalira y Sense Likes, además de un puñado de remezclas cortesía de productores como Sau Poler, Marc Piñol y Sunny Graves. Al juntarlos, son seis canciones originales que muestran su capacidad para desprenderse de lo estático de los géneros predeterminados y enmarcarse en una estética aterrizada. Son portales a mundos etéreos, dibujados por una producción imposiblemente precisa, y arropados por la cálida voz de Checa.

En Noisey en Español estrenamos en exclusiva el SENSE EP, su más reciente lanzamiento, que verá la luz oficialmente el próximo 26 de octubre con el sello español La Castanya. El conjunto de cinco canciones está envuelto en su núcleo por la ausencia y la tecnología, y los sentimientos encontrados que producen. El título tiene una doble lectura –en inglés significa “sentir”, pero en catalán significa “sin”:

“Queremos resaltar el sin (la ausencia) de las cosas que consideramos necesarias en nuestra vida”, nos compartió el dúo vía email. “El significado en inglés, como lo vemos nosotros, se refiere al ‘sentimiento’ o ‘sensación’ que producen esas mismas necesidades. La ambivalencia de la traducción de la palabra crea una contradicción entre estos dos conceptos antagónicos que están muy relacionados”.

Desde que arranca “Sense Wifi”, track abridor de SENSE, se siente la sed de descubrimiento de Desert, agregando el baile y la música club a su vocabulario musical, observado, por supuesto, a través de su prisma personal. “¿Podemos considerar ahora que nuestros móviles son parte de nuestro organismo?”, se preguntan, como reflexión central del tema. “¿Son nuestras terceras manos? ¿Qué ocurre cuando perdemos nuestra conexión a internet?”. Es un delirio tecnológico que se puede bailar.

Por su parte, “Sense Casa” sirve como un antídoto para el desarraigo, replanteando la idea de lo que consideramos nuestro hogar, mientras suena un riff incesante y claps inquietos sobre una instrumentación melosa que se amalgama con las melodías de Checa. “La gente puede llamar ‘hogar’ a muchas cosas y/o lugares distintos en estados mentales profundos, pero el ‘hogar’ es la conexión primaria entre el resto del mundo y tú”, cuentan.

“Sense Likes” y “Encara” son dos viejas conocidas; ambas conforman el Sense Likes EP, editado el año pasado por CSCN, el subsello de Cascine. En el primero, las voces son sampleadas, procesadas y manipuladas para habitar el beat que referencia al house y casi hasta el trap cuando cae a la mitad del tempo, mientras repiten en el coro una y otra vez “Un like per me” (“Un like para mí”, en catalán). “[Trata sobre] una nueva relación platónica construida alrededor de unidades básicas de comunicación e interacción como lo es un ‘like’”, explican, haciéndonos ver que ese futuro distópico tan temido existe en el ahora. En “Encara” las voces también son piezas fundamentales de ornamento y emoción, y con un ritmo animado sirve como un faro que ilumina todo el EP. “[Es un] momento de revelación personal”, explican. “Es una búsqueda de algo que todavía no sabemos qué es”.

“Senses Tu”, calificada como la banda simplemente como “una clásica canción de amor”, es la balada de SENSE, y desborda más y más sentimientos de amor y nostalgia con cada segundo que transcurre, recordándonos qué pasa cuando las personas, sitios o cosas en las que nos apoyamos para definir nuestra felicidad se pierden en el camino.

Cada pieza de música que Desert comparte es como un avistamiento de un cometa, tanto por lo raro como por lo conmovedor que resulta. Con suerte, no pasará mucho antes de que escuchemos su álbum debut, en el cual trabajan actualmente. Mientras, crucemos los dedos por que su carrera termine encontrando su merecido lugar en el panorama internacional.

Algodón Egipcio está en Twitter**_.**_