Publicidad
Siria

Las minas están acabando con la vida de civiles sirios en su intento por desactivarlas

Después de que el Estado Islámico dejara el norte de Siria sembrado de artefactos explosivos, los civiles se han tenido que enfrentar al problema sin ayuda internacional, lo que ha provocado muchas muertes, según un reporte de Médicos Sin Fronteras.

por VICE News
19 Abril 2017, 1:16pm

Imagen vía Médicos Sin Fronteras

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Las minas antipersonales, como les llaman a las trampas explosivas y municiones sin detonar, están acabando con la población civil en el norte de Siria, reveló el informe "Listas para explotar" realizado por Médicos Sin Fronteras (MSF).

Los hechos están ocurriendo en la ciudad de Kobane, localizada al norte del país, donde se libraron varios enfrentamientos entre los revolucionarios Kurdos y el Estado Islámico (EI).

La organización informó que esto se debe al apoyo limitado que han recibido civiles de la ciudad de Kobane, ya que que cuentan con poco entrenamiento, no tienen el equipo adecuado y han salido a las calles a remover los explosivos que quedaron en la zona, luego de que terminara el conflicto.

La 'epidemia' de médicos asesinados en Siria es otro crimen de guerra sin resolver. Leer más aquí.

Imagen vía Médicos Sin Fronteras

En el informe de MSF se asegura que según autoridades locales, la policía había destinado una unidad de cinco voluntarios que ayudarían a limpiar la ciudad de Kobane en 2015. Todos murieron a causa de las lesiones que les provocaron los explosivos.

En respuesta al poco apoyo internacional que han recibido, algunos individuos se ha hecho voluntarios para limpiar los posibles explosivos que hubiesen dejado los combatientes del EI una vez que abandonaron la ciudad.

Muhammad, un voluntario sin experiencia en la limpieza de minas, habló con MSF de lo que sucedió cuando intentó detectar explosivos en las ciudades cercanas a él, con su amigo Ahmed "Faqeer" (pobre en árabe).

Él cuenta que Ahmed necesitaba dinero para llevar a su hijo de seis meses al hospital, para que lo trataran de una hernia. "Faqeer" le aseguró que sabía cómo detectar bombas, y que estaba pensando realizar este trabajo en Kobane y cobrar por la limpieza.

Para Muhammad esta era una mala idea, y le insistió a su amigo que no lo hicieran, pero "Faqeer" lo convenció de acompañarlo diciéndole que era necesario que se quitaran todas las bombas que habían quedado después de que en 2015 el Estado Islámico abandonara la ciudad. Los amigos comenzaron el trabajo desactivando entre 30-40 dispositivos explosivos improvisados en una aldea cerca de Kobane.

Una explosión deja una veintena de muertos y decenas de heridos en Siria. Leer más aquí.

Imagen vía Médicos Sin Fronteras

Muhammad recuerda que vio que su amigo levantaba un explosivo, con otro dispositivo justo debajo. "Fue demasiado tarde". Ahmed murió por la explosión, mientras que a él le tuvieron que amputar la pierna derecha por la lesión que le causó el estallido. "Fue el 24 de julio del 2015", recuerda.

Al igual que Ahmed "Faqeer", otras cinco personas perdieron la vida intentando limpiar la misma aldea de minas antipersonales y explosivos. Seis meses después, en diciembre de 2016, la policía local anunció la creación de una nueva unidad de limpieza de bombas en la región.

En el informe, MSF asegura que en mayo de 2015 agencias especializadas en bombas comenzaron a dar entrenamiento en la región y a realizar actividades de limpieza. Estas acciones terminaron en junio de ese mismo año una vez que el EI se infiltró en la ciudad dejando a 200 civiles muertos por medio de atentados. Según diferentes agencias consultadas por MSF, se removieron más de 14 toneladas de explosivos.

Las actividades se retomaron brevemente en octubre de 2015. Un mes después las organizaciones limitaron sus esfuerzos a educar a la población de los peligros que tienen los explosivos.

Hace poco más de un año que la población ha podido regresar a sus casas para encontrar una ciudad repleta de explosivos. Pocos meses después, en verano del 2016, la ciudad de Manbij—a 52 km de Kobane— se enfrentó al mismo problema, presentando más de 190 personas heridas en cuatro semanas, según el informe de MSF.

Los 10 documentales de VICE News sobre Estado Islámico, Siria e Irak que deberías haber visto. Leer más aquí.

Imagen vía Médicos Sin Fronteras

Estos explosivos no siempre son fáciles de detectar. Se han encontrado algunos artefactos disfrazados de osos de peluche, televisiones o incluso refrigeradores en las calles, campos y casas al norte de Siria.

A siete años de que comenzara la batalla contra el EI, la lucha sigue en Siria. Según un experto en explosivos consultado por la organización internacional, estos artefactos, además de ser utilizados como método de defensa, están siendo utilizados para provocar la muerte de civiles una vez que regresan a sus casas.

El uso de armas explosivas no está regulado por leyes humanitarias internacionales, asegura en su informe MSF. Sin embargo, sí están prohibidos los ataques indiscriminados, al igual que embestir a los civiles, asegura la organización.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
Kobane
Estado Islámico
bombas
minas
explosivos
oriente medio
Médicos Sin Fronteras
civiles