crimen

El legado de la mafia en Sicilia

Hablamos con el fotógrafo siciliano Mimi Mollica sobre poder, corrupción, asesinatos y mercadotecnia.

por Joe Bish
28 Marzo 2017, 9:33pm

Todas las fotos por Mimi Mollica, cuyo libro, 'Terra Nostra', ya está a la venta por Dewi Lewis Publishing

Mimi Mollica es un fotógrafo siciliano —de Palermo, para ser exactos— radicado en Londres que ha dedicado los últimos siete años de su vida a documentar la huella que la Cosa Nostra ha dejado en su país, tratando de capturar el dolor de aquellos que todavía tienen abierta la herida causada por una historia salpicada de sangre y violencia.

En su nuevo libro, Terra Nostra, Mollica retrata los rostros de los supervivientes y las sonrisas esperanzadas de los que, pese a que no vivieron directamente bajo el yugo de la mafia, de algún modo se ven afectados por sus efectos.

Conversé con Mimi sobre el libro, las camisetas con la ilustración de El Padrino y las dinámicas de poder que se generan en un lugar consumido por la corrupción.

VICE: Háblame del título del libro, Terra Nostra.
Mimi Mollica: Es una evocación y una referencia intencionada a la Cosa Nostra, que es como se conoce a la mafia siciliana. Lo titulé así porque el libro es un viaje personal al país que dejé y un documental del legado de la Cosa Nostra en Sicilia, que ha explotado nuestra tierra y ha abierto un abismo entre ésta y la gente que la habita, así como en la sociedad, la política y la economía. Tal como yo lo veo, la Cosa Nostra nos ha arrebatado la tierra, por lo que pensé que Terra Nostra sería un título provocativo para reclamar nuestro derecho sobre ella.

No hace mucho hablé con un amigo parisino que me dijo que le daba la sensación de que en París era difícil que las nuevas culturas emergieran debido a la imposición de la historia del lugar. ¿Crees que pasa lo mismo en Sicilia? ¿Que no es posible olvidar el pasado y pasar página?
Ese es un punto de vista interesante. Creo que desempeña un papel muy importante en la forma en que las sociedades se cohesionan, y si te fijas en algunos de los proyectos de vivienda de las décadas de 1960 y 1970 en los que hay gran densidad de población perteneciente a la mafia, verás que están construidos siguiendo un modelo carente de infraestructura y ajeno al verdadero corazón de la ciudad. Todo eso, de alguna forma, genera marginación y aislamiento y muy probablemente también división, más que cohesión. Aunque la cultura de la mafia no provocó esa situación conscientemente, sí supo sacar el máximo partido de ella.

¿Crees que existe un trauma colectivo entre la población siciliana causado por los crímenes de la Cosa Nostra?
Sí. No sé en qué medida son conscientes de ello o quién lo advierte más claramente, pero sin duda se perciben signos de una sociedad traumatizada. Eso es precisamente lo que intento mostrar con mis fotos. Hay gente que pertenece a un estrato más afortunado —si lo quieres llamar así— de la sociedad, de personas que decidieron dejar de lado la cultura y saben cosas relacionadas con la mafia y la Cosa Nostra que son consideradas traumáticas en nuestra historia. Luego están los que tienen una implicación mayor por ser víctimas o por formar parte de ese submundo, que han sufrido sus consecuencias y que, por tanto, encuentran menos reparos a la hora de defenderse de él. En cualquier caso, sí que creo que es una sociedad traumatizada, y es uno de los aspectos principales que quiero demostrar con mi libro. Te agradezco que me hayas hecho esa pregunta, porque para mí es fundamental.

mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra

Siguiendo con este tema, el año pasado entrevistamos a la fotógrafa Letizia Battaglia, quien también ha dedicado gran parte de su trabajo a la mafia, y le hice la misma pregunta que te hago a ti ahora: ¿crees que los sicilianos, después de tantos años, son más felices viviendo bajo el yugo de la opresión?
No sé si diría "más felices", pero como siciliano, he observado y reflexionado sobre cómo se articula el poder en la historia de Sicilia. Si te fijas, los sicilianos veneran a las personas y las instituciones que representan el poder. El poder infunde temor, pero también puede ayudarte a obtener favores, y los poderosos pueden llegar a compartir parte de su riqueza. En pocas palabras, diría que en Sicilia las relaciones de poder son medievales. Se aprecia en la forma en que la corrupción ha prosperado. El poder se esgrime con una actitud discriminatoria y egoísta. Una de las fotos que he tomado lo ilustra claramente. Es la imagen de un eclesiástico sosteniéndole un paraguas a un político para que no se moje con la lluvia. Ahí se puede ver el sometimiento al poder, que se percibe no tanto como un favor sino como un privilegio al que tienes derecho. Se obtiene con trabajos, inclusión social, por dinero o aprovechando la oportunidad. Y todavía no hemos conseguido emanciparnos por completo de los aspectos más indecentes de ese poder oscuro que sigue secuestrando la democracia.

En una de las imágenes se aprecia la imagen de El Padrino reflejada en un escaparate. ¿En qué medida crees que la mafia es carne de souvenir para turistas?
Ese es un fenómeno que ha crecido exponencialmente a lo largo de los últimos diez años. Cuando yo era pequeño y vivía en Palermo, todas esas camisetas de El Padrino y la Cosa Nostra no existían. En cambio, hoy en día no hay una de esas tiendas en toda Sicilia en la que no encuentres no solo camisetas, sino también gorras, delantales, ceniceros, tazas, copas, vasos y bufandas con imágenes de las películas de Hollywood. Me parece muy lamentable porque de alguna manera se está caricaturizando una tragedia nacional. La mafia no debería tomarse a la ligera ni transformarse en un símbolo lucrativo para venderlo a los turistas que visitan Sicilia. Me parece una pena que un fenómeno que ha causado tanta muerte y que ha supuesto el empobrecimiento de nuestra tierra y nuestra cultura se venda como un artículo de broma.

¿Cómo percibes la situación desde la distancia que te da tu condición de expatriado?
Pues me ha permitido obtener una mayor comprensión de mi lugar de origen. Obviamente, antes también era consciente de la existencia de la mafia y de todas las muertes y tragedias que ha causado, de su legado, pero nunca había tenido oportunidad de verlo desde una perspectiva más amplia. Para un fotógrafo, la distancia es lo primero que se necesita para poder observar. Si estás demasiado cerca de algo, no vas a ser capaz de verlo con claridad. No digo que lo que estoy ofreciendo sea una verdad objetiva, pero al menos he logrado obtener cierta ventaja conceptual que me permite articular mis reflexiones sobre la Cosa Nostra en Sicilia.

Gracias, Mimi.

A continuación puedes ver más fotografías de Mimi:

mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra
mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra
mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra
mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra
mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra
mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra
mafia sicilia fotos cosa nostra terra nostra