Fotos

Esta fotógrafa se las ingenió para sacar imágenes del futbol varonil en Irán

Las mujeres no pueden acudir a los estadios en las ligas varoniles, pero Parisa Pourtaherian se subió a un techo vecino para conseguir estas imágenes.

por Obed Ruiz
20 Agosto 2018, 3:00pm

Irán es uno de los países de los que más noticias y estereotipos se tienen en el mundo occidental. Hay una fuerte lucha entre el poder que tiene la religión y el inconformismo de la población porque no se respeta el pasado persa. Sus leyes son tan fuertes que no escapan el deporte y mucho menos el futbol. Las mujeres no pueden acudir a los estadios en las ligas varoniles y viceversa, pero la fotógrafa Parisa Pourtaherian se las ingenió para conseguir fotos de un partido de futbol varonil de primera división.

En 1979 el país vivió la Revolución islamista con la que se destituyó al sha y entró en su lugar el Ayatola. Es desde ese tiempo que la República Islámica de Irán está gobernada bajo el sistema de la sharía, un código de conducta y acciones que parte del Corán y es impuesto por las autoridades religiosas que lo controlan con la Policía de la Moral.

Según las reglas establecidas las mujeres no pueden acudir al estadio por la violencia, los gritos, improperios y conductas de los hombres, mismas que no son propias de ser presenciadas por ellas. La última vez que pudieron presenciar un partido en vivo dentro de un estadio fue el 5 de octubre de 1981, donde atestiguaron el derbi de Teherán: Persépolis vs Esteghal. Pero con la recién concluida Copa del Mundo de Rusia 2018 una oportunidad de que las cosas cambiaran se presentó cuando las mujeres pudieron entrar a los estadios a presenciar los partidos del representativo iraní en las pantallas que se instalaron. Una iniciativa que podría abrir nuevos caminos y que nos lleva a conocer a Parisa, la periodista que desde un tejado vecino al estadio tomó fotos de un partido de futbol varonil.

“Mi nombre es Parisa Pourtaherian y tengo 26 años. Me gradué en diseño industrial en la Universidad de Teherán. Desde que tenía 18 años me interesé por la fotografía y el diseño gráfico y comencé a aprender por mi cuenta. Hace cuatro años comencé a trabajar en Photoaman Photo Agency, que genera fotos deportivas", es así como se presenta después de agradecer el interés por la entrevista.

Pero no todo es tan estricto como se podría pensar fuera del país. “En Irán, a nosotras, mujeres fotógrafas y reporteras, no se nos permite ir a algunos deportes como el futbol. Pero de muchas maneras, el gobierno nos permite ir allí y hacer nuestro trabajo, por ejemplo, en voleibol y baloncesto. Yo lo hago en la federación de voleibol donde he trabajado durante un año y soy la fotógrafa oficial en algunos torneos como la liga mundial”.

A continuación me explica cómo surgió la idea de “cubrir” un partido de futbol varonil. “Me gusta el futbol desde que tenía diez u 11 años, así que busqué la manera de hacer una cobertura sin romper las reglas o generar algún problema haciendo mi trabajo. Busqué en fotografías de la temporada pasada y le pregunté a los fotógrafos acerca del estadio y sus alrededores, tal vez podría encontrar una forma de hacerlo”.

Después de hacer su investigación el techo de una casa fue el lugar desde donde montó su cámara y su lente para obtener fotografías que de otro modo serían casi imposibles de conseguir. “Al final de la Azadegan League (Liga 1 en Irán) vi una foto del estadio Vatani, donde juega el FC Nassaji, equipo que subió a la primera división por primera vez, y encontré que muchos hombres y mujeres estaban en los techos de las casas aledañas mirando el juego. Fui ahí cuando pensé que tal vez podría ir a tomar fotos desde el mismo sitio y probar suerte”.

“Hace dos semanas fui ahí y pregunté a los dueños de las casas que rodean el estadio si me permitían subir al techo para hacer mi trabajo y tomar fotografías del partido. Al final del primer tiempo encontré una casa donde me dejaron subir y tomé mi primera fotografía del futbol varonil de primera división”, me cuenta con una emoción combinada entre la alegría de quien consigue su trabajo y el aficionado que no niega su pasión.

“¿Hay un mensaje detrás de mi acción”, repite mi pregunta antes de contestar: “Sólo lo hice porque aprendí que hay una solución para cada problema y debemos tratar de encontrarla. No lo hice como una forma de protesta. Pensé que nadie se daría cuenta que estaba ahí, pero después del partido quedé impresionada cuando vi mis fotos en el techo y muchos comentarios por mi acto. Yo sólo quería hacer lo que siempre he amado y tomar algunas fotos del juego”, responde.

Al final se toma el tiempo para hacer un comentario acerca de la oportunidad que tuvieron las mujeres de presenciar los partidos de Irán dentro del estadio en el Mundial. "Las vi muy muy emocionadas. Estamos tratando de resolver nuestro problema de una manera pacífica. Muchos periodistas nos apoyan. Hombres y mujeres que se ocupan del deporte. Y deseo que algún día podamos participar en cualquiera de los deportes que nos gustan y hacer nuestro trabajo. Soy una persona positiva y una chica soñadora. Sé que podemos hacerlo”, finaliza su respuesta.

Tal vez su acción no buscaba dejar ningún mensaje, pero es claro que forma parte de un cambio que las personas de Irán, tanto hombres como mujeres, esperan que llegue.

Tagged:
futbol
iran
mujeres
feminismo
deportes