Publicidad
NIGERIA

Los territorios arrebatados a Boko Haram sufren un enorme vacío en asistencia sanitaria

Después de años de batallas, secuestros y asesinatos, la organización terrorista Boko Haram empieza a desaparecer del nordeste de Nigeria. Ha llegado el momento de reconstruir urgentemente una parte del país mucho más devastada de lo que se esperaba.

por Kayla Ruble
24 Agosto 2016, 12:00pm

Le camp de réfugiés de Mararaba Madagali, État d'Adamawa (Reuters/Stringer)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El ejército nigeriano ha estado de lo más ocupado persiguiendo a los combatientes yihadistas de Boko Haram. Lo ha hecho sin descanso a lo largo del último año, por las extensas franjas del noreste del país, donde se concentraban los principales bastiones y campamentos de los terroristas.

Es ahora, conforme las tropas se van deshaciendo de los terroristas, cuando está saliendo a la luz la dimensión de lo que los combatientes yihadistas han dejado tras de sí — una crisis monumental en la asistencia sanitaria y a casi un millón más de personas de las que se esperaba viviendo en condiciones inhumanas.

Por primera vez, las organizaciones humanitarias están accediendo a zonas del estado de Borno, que hasta ahora habían sido controladas por los terroristas, lugares que se han visto atrapados en mitad del conflicto entre las tropas nigerianas y la organización yihadista. Y lo que los trabajadores humanitarios se están encontrando ahora es un cuadro de desnutrición colosal, epidemias preocupantes y una desesperante falta de infraestructuras.

Las últimas visitas han podido ser realizadas con la ayuda de escoltas militares, puesto que la seguridad en la zona sigue siendo muy precaria. Y lo que se ha descubierto es que al menos la mitad de las instalaciones sanitarias no están operativas. Incluso aquellos dispensarios que siguen abiertos, lo hacen cortos de personal y escasos de suministros.

Nigeria afirma haber asesinado al líder de Boko Haram... por cuarta vez. Leer más aquí.

Se estima que habría al menos 800.000 personas en las nuevas zonas a las que se ha accedido que requieren asistencia inmediata, las cuales se suman a las existentes 7 millones de personas del nordeste del país que, según ha comunicado la Organización Mundial de la Salud (OMS) estarían necesitadas de ayuda inmediata.

Se estima igualmente que el 50 por ciento de la gente que ha aparecido en las nuevas zonas rescatadas también presentan agudos casos de desnutrición, según ha comentado la organización de la salud. La semana pasada los expertos confirmaron la existencia de un nuevo brote de polio en la zona, el primero que se registra en África en 2 años. También se han registrado casos de sarampión y la OMS ya se encuentra vacunando a diestro y siniestro para combatirlas ambas.

"Lo que se ve en la televisión no tiene casi nada que ver con lo que está sucediendo realmente en Nigeria. La verdad es que las cosas están muy pero que muy mal", asegura Richard Brennan, director de operaciones de emergencia en la agencia de salud de Naciones Unidas.

Las últimas revelaciones han obligado a la OMS a anunciar que va a aumentar el destacamento de emergencia en uno de los lugares más peligrosos del mundo en los que prestar ayuda humanitaria. Un equipo de atención de emergencias ya se encuentra en camino para prestar su ayuda, mientras los efectivos de la OMS batallan conjuntamente con otras organizaciones para disminuir los índices de mortalidad y mejorar la asistencia sanitaria.

La proximidad de la temporada de lluvias ha impuesto que sea prioritaria la construcción de refugios, el suministro de bienes y de comida. Brennan asegura que se vienen lluvias torrenciales, y que se esperan inundaciones, lo cual complicará, todavía más, el transcurso de la operación. En junio y en julio algunos equipos de Médicos Sin Fronteras fueron los primeros en acceder a varios pueblos repartidos por las inmediaciones de la capital del país, la ciudad de Maiduguri, que hasta ahora habían permanecido inaccesibles. Ellos fueron los primeros en subrayar la urgencia del destacamento humanitario.

Sigue a Kayla Ruble en Twitter: @RubleKB

Tagged:
VICE News
Boko Haram
Yihadismo
Médicos Sin Fronteras
Organización Mundial de la Salud
asistencia médica urgente
temporada de lluvias