Publicidad

Las robots de 'Westworld' marcan un cambio en nuestro miedo a los organismos cibernéticos

Las mujeres robot inteligentes se están convirtiendo en la nueva manera de generar miedo. Díganle adiós a los Terminators indestructibles.

por Becky Ferreira; traducido por Álvaro García
26 Abril 2018, 4:00pm

Imagen: HBO

El estreno de la segunda temporada de Westworld, la serie de HBO sobre un parque temático de robots "anfitriones" que se rebelan contra sus amos humanos, arrancó el domingo pasado por la noche con una escena en la que un hombre confiesa su temor ante la inteligencia progresiva de una mujer.

"A veces me asustas", le dice Bernard (Jeffrey Wright), programador principal de Westworld, a Dolores (Evan Rachel Wood), una de las anfitrionas. Cuando Dolores pregunta con modestia por qué tendría que provocarle miedo, Bernard admite que su temor se debe al hecho de que ella "está creciendo; aprendiendo tan rápido".

"Tengo miedo de lo que podrías llegar a convertirte", dice. "El camino que podrías tomar".

Este momento en el episodio del domingo pasado, "Journey Into Night", es representativo no sólo de los temas generales de Westworld, sino también de un cambio reciente en la forma en que los cineastas construyen el miedo hacia los robots rebeldes en la ciencia ficción. Series como Westworld, o la película de Alex Garland de 2014, Ex Machina, parecen más interesados en generar terror a través de robots femeninos conscientes que con el arquetipo de un robot guerrero indestructible, como Terminator, que normalmente (pero no siempre) se presenta como un personaje masculino.

En esencia, la idea de que las mujeres robot adquieran poder para realizar acciones puede ser un catalizador de la tensión más confiable para las audiencias modernas que el robot macho que puede caminar a través de explosiones y disparar balas de sus manos.


Relacionados: La serie de George R.R. Martin 'Nightflyers' no se parece en nada a 'Game of Thrones'


Por supuesto, este tropo de las femme fatales artificiales no es algo nuevo. Podrías pensar en Six (Tricia Helfer), la cylon carmesí de Battlestar Galactica, o los personajes de Austin Powers con cañones de pistola por pezones. Según Kate Devlin, profesora titular del departamento de informática de Goldsmiths, en la Universidad de Londres, el arquetipo se remonta miles de años atrás.

"Si miramos las primeras historias sobre la creación de mujeres artificiales, como Pandora, que fue una creación artificial de los dioses, por supuesto que desató el terror en el mundo", me contó Devlin, cuyo próximo libro Turned On examina las interacciones sexuales entre humanos y robots.

"Ella hizo algo incorrecto y cometió un error", dijo. "También tiene que ver con toda la narrativa cristiana de Eva. Tienes este tropo realmente antiguo sobre las mujeres: no les permitas hacer nada, lo entenderán mal, lo harán mal ".

El empoderamiento de las mujeres a través del conocimiento es parte de la historia de la narración occidental como una receta para el desastre, independientemente de si son humanas o robóticas. Esta es la dinámica central en esa escena entre Bernard y Dolores. Bernard no se siente físicamente intimidado por Dolores; él especifica que es su mente y su evolución lo que lo asusta. ¿Cuál será el resultado de todas las reflexiones de Dolores?

Bernard sospecha —y la serie confirma— que será sangriento y caótico, al igual que tantas historias pasadas en las que las mujeres se vuelven sabias y causan estragos. Ex Machina juega con un trasfondo similar en el que una robot (Alicia Vikander) aprende lo suficiente sobre los hombres que la mantienen cautiva para explotar sus debilidades.

Esa conexión entre la madurez intelectual femenina y la catástrofe extremadamente visible se refleja aún más en la elección de Westworld de hacer que las anfitrionas, particularmente Dolores y Maeve (Thandie Newton), sean agentes de rebelión mucho más activas que sus compañeros masculinos Teddy (James Marsden) y Hector (Rodrigo Santoro).

Estos hombres artificiales también son víctimas en repetidas ocasiones dentro de la serie; vemos violencia sexual implícita en su contra por parte del personal y cómo los visitantes los usan de tiro al blanco. Pero Teddy sigue a Dolores con algo de reserva, y Hector sigue a Maeve sin cuestionarla, y ambos parecen experimentar su reciente independencia de forma indirecta, a través de las mujeres.

Incluso los antiguos arquetipos de robots masculinos, como el Terminator de Arnold Schwarzenegger, a menudo caen en este patrón de no pensar demasiado en sus propias limitaciones de programación en la medida en que las mujeres lo hacen. En Terminator 2: Judgment Day, el Terminator le explica a Sarah y John Connor que su CPU es una computadora de aprendizaje, pero que está estrictamente regulada por Skynet. Sarah responde: "No quieren que pienses demasiado, ¿eh?" El Terminator simplemente responde: "No". No parece atormentado por esa realidad en absoluto.

Lo que hace que estos robots guerreros no pensantes sean tan aterradores es que, en general, no desafían sus directivas. Incluso en los casos en que los robots masculinos pueden reemplazar su programación, como Sonny en la película I, Robot o HAL-9000 de 2001: A Space Odyssey, lo hacen en pos de una misión en lugar de por el beneficio de su propia independencia.


Relacionados: Cada easter egg escondido en la cuarta temporada de 'Black Mirror'


La idea de suspenso que James Cameron pensó para la franquicia de Terminator depende del temor de que cuando uno de estos bastardos de Skynet te ataca, estás en una situación de matar o morir. Como Kyle Reese le dice a Sarah Connor en la película original: "Ese Terminator nos acecha. No se puede negociar con eso. No se puede razonar. No siente lástima, remordimiento o miedo. Y definitivamente no se detendrá, hasta que estés muerta".

¡Es definitivamente aterrador! Pero tal vez esta táctica de miedo de los robots de los años 90 esté siendo reemplazada por un modelo más nuevo. La recepción crítica positiva de Ex Machina y Westworld sugiere que la próxima iteración del miedo robótico está siendo impulsada por mujeres que sienten que tienen identidades soberanas, aunque el grado en que se han liberado de su programación aún está por verse.

¿Por qué estas mujeres robot más matizadas están cobrando impulso en la ciencia ficción popular? Devlin sugiere que podría estar relacionado tanto con los movimientos de mujeres reales como con el crecimiento de la industria de la tecnología sexual.

"Cuando se trata de robots, tenemos este temor masivo de perder la capacidad de realizar acciones y creo que existe esa preocupación, especialmente con los robots sexuales", dijo. "Hay personas que los toman como fetiche, relacionado con el control programático. Se trata de tener el control de la mujer perfecta. Entonces, si rompes ese control, estás arruinando el fetiche; arruinando la diversión, así que creo que es un tipo distopía que se está esparciendo".

Esta descripción se ajusta perfectamente a las anfitrionas de Westworld: ciertamente pisotean todos los deseos y fetiches humanos, y la mayor parte de (pero no toda) esa violencia es perpetrada por mujeres anfitrionas contra los visitantes y el personal masculino. Pienso en un ejemplo en particular: cuando Maeve intimida a Lee, uno de los guionistas humanos del parque, con la amenaza: "Si vuelves a intentar algo así, te quitaré tu órgano más preciado y haré que te lo comas... aunque no servirá ni para una comida".

Es un insulto basado en el género, con la intención de castrarlo, al cual le sigue un giro de trama, cuando Lee dice que escribió la línea para Maeve. A Lee le resulta revelador que un comentario mordaz que inventó para que Maeve se lo dijera a otros hombres haya sido usado en su contra. Maeve le dice que cree que el chiste es "un poco vulgar". Con esta respuesta, socava aún más la dignidad de Lee, al tiempo que demuestra que puede ser consciente de sí misma sobre su propia codificación.

Eso, en pocas palabras, es lo extraño de las anfitrionas de Westworld. Los Terminators dan miedo porque no pueden deshacer su programación. Dolores y Maeve son aterradoras no necesariamente porque pueden, sino porque creen que pueden hacerlo. Sólo eso es suficiente para que otros personajes, desde Bernard hasta Lee, teman los caminos que podrían tomar.

Este artículo se publicó originalmente en Motherboard US.