Publicidad
deportes

Así nació el primer club de la colectividad venezolana en Argentina

Su nombre es Unión Atlético Venezuela y representará a miles de inmigrantes que viven en Argentina. Competirá en la cuarta categoría de AFA (Primera C) a partir 2019.

por Gabriel Dávila
06 Febrero 2019, 1:31pm

Artículo publicado por VICE Argentina

El ambicioso proyecto hasta cuenta con la posibilidad de traer a la estrella del fútbol venezolano Juan Arango a retirarse en el club. “Quiere venir gratis”, aseguró, el fundador y entrenador Antonio Rubén D'Accorso.

Estoy en un local de comidas rápidas de Retiro, Ciudad de Buenos Aires. Frente a mí tengo un hombre con un sueño que lo desvela, que lo inquieta, que lo acelera. Pero ese hombre no tiene solo un sueño; además tiene un método, un proyecto y una historia que lo respaldan. Y como si todo esto fuera poco, tiene un contexto histórico que lo pone quizá en el momento justo y el lugar adecuado, para que ese sueño sea el de miles.


Relacionados: Wanderers: el club de fútbol más venezolano de Montevideo


Antonio Rubén D'Accorso, es director técnico y ex futbolista. Nació en Caracas hace 53 años, pero pasó gran parte de su vida radicado en Argentina.

Lleva un nombre ilustre en Latinoamérica. Su papá (el ex DT de la Vinotinto, Antonio D'Accorso) dirigió a Maradona (quién lo eligió como uno de los cuatro técnicos más influyentes de su carrera) y a Fernando Hierro, entre otros. Además se destacó como futbolista en Argentina, Colombia, España, Italia y Venezuela.

1549461222087-vene-5

“Carajito”, como es conocido D'Accorso, ha estado relacionado con el fútbol, siguiendo a su papá por el mundo. ”Era algo increíble ver a Maradona todos los días. Yo tenía 11 años y le veía hacer cosas que no vi más”, recuerda.

Luego de haber jugado y dirigido en clubes como Táchira y Estudiantes de Mérida (Venezuela); River Plate, Atlanta, Tigre e Italiano (Argentina) y colaborar con la selección francesa y la venezolana, “Carajito” se juntó con otros venezolanos en Argentina, para el sueño de crear el primer club de la comunidad venezolana en el país.

1549378082105-vene-8

“En Argentina se calcula que hay 300 mil venezolanos que vinieron escapando de una realidad durísima y que están súper agradecidos a este país, pero que también tienen la necesidad, de juntarse, de sentirse cerca de su tierra y de su gente, para afrontar algo tan difícil como el exilio. El club busca eso, ser un pedacito de tierra en donde los venezolanos y los argentinos nos podamos unir. De ahí su nombre Unión Atlético Venezuela”, explicó.

El proyecto buscaba primero armar un equipo que compita en la Liga de Buenos Aires, y se pensaba juntar fondos a través de membresías de venezolanos que se interesen, pero sonó un teléfono y todo cambió. “Desde la AFA se comunicaron conmigo y me invitan a una reunión. Cuando llegué me esperaba el presidente de la Asociación, Claudio Tapia. Me habló de una reestructuración de las categorías C y D y me ofreció que estemos ahí, yo no lo podía creer”, relata.


Relacionados: En Argentina también se vivió la crisis venezolana


“De repente mi celular empezó a sonar sin parar. Muchos querían sumarse a colaborar. Tuvimos que parar hasta 2.000 la cantidad de membresías para cada una de los socios fundadores. Apareció la posibilidad de hacer de local en la cancha de Platense; y diferentes convenios con clubes para formar las juveniles”, explicó.

El proyecto empezó a la velocidad a la que Messi acelera con espacios. Carajito está feliz y pareciera que está en una nube “acodarte lo que te digo, el equipo en tres o cuatro años va a estar en primera división jugando contra River y Boca y en 10 años hasta por que no un estadio propio”, aventuró.

1549378153343-111

Pero además el DT tiene una carta guardada, la de ex jugadores de la selección venezolana que podrían llegar a jugar para el equipo, como son Ronald Ramirez y el jugador más importante del fútbol venezolano de los últimos 30 años: Juan Arango. “El está muy entusiasmado y me dijo que quiere venir gratis, ojalá lo podamos tener”, se esperanzó.

Hasta el 2013 había en el país 1,400 venezolanos radicados, hoy son 130,000 y el número sigue creciendo. ¿Son conscientes que si el equipo es exitoso pueden generar una revolución en el fútbol argentino? “Ojalá. Vamos paso a paso, pero queremos todo. La idea es que este proyecto nos trascienda. Hoy nosotros somos el primer cuerpo técnico y la primera comisión directiva pero la Idea es que Unión Atlético Venezuela crezca con, o sin nosotros”, completa.

Con los primeros acordes del 2019 sonando, D'Accorso, que estaba buscando trabajo de entrenador hacia rato, se encontró con un viejo compañero de las inferiores de Táchira: Wilmer Canchica, un Ingeniero en Informática que está en el país desde el 2016 y con quién delinearon las primeras ideas del club. Canchica trasmite serenidad y una tendencia natural a crear lazos de entendimiento con el otro. Quizá por eso D'Accorso lo pensó como el primer presidente de UAV.


Relacionados: De mujeres, poder y fútbol: les pedimos a los hombres que cedan sus privilegios


El ex arquero llegó al país solo, dejando a su señora y su hijo en Venezuela “recién al año los pude traer, fueron meses muy difíciles”, recuerda. El desarraigo costó, más pensado que tardó seis meses en conseguir trabajo, pero el fútbol siempre sirvió con una forma de unir a personas más allá de las distancias. “Era una forma de conocer gente, de compartir una cerveza, algo importante cuando estás lejos de tus afectos”, recuerda.

Wilmer cree en el costado más social de la institución y la necesidad de un lugar donde los venezolanos desarrollen su cultura, quizá dejada de lado por la urgencia con la que debieron desarrollarse económicamente en el país. “Para que te des una idea, hay chicos que pertenecían a la Orquesta Sinfónica de Venezuela tocando en los subtes u otros con otras apetencias culturales y artísticas que están trabajando en Rappi o Glovo y la idea es que exista un lugar donde podamos darle oportunidades a todos. Por eso es que hacemos tanto énfasis en el concepto de Unión, porque buscamos la unión en cosas muy básicas como son valores, principios y también la unión con un país que nos abre las puertas”.

Sobre la posibilidad de ser el primer presidente del Club, explica que “lo importante no es la cara que lleve adelante el proyecto sino que estemos todos de acuerdo. Si el grupo decide darme esa responsabilidad la aceptaré con orgullo. Pero, es importante entender algo: las cosas no se logran individualmente, se logran en grupo”.

1549378186219-venezuela-1

De la charla con ”Carajito” D'Accorso pasaron algo más de 12 horas. Pienso en lo loco que puede ser ver a un tipo que jugó Champions League como Juan Arango en las canchasllenas de agujeros y mal marcadas del sótano del ascenso argentino. Sonrío, me parece una locura. Otro teléfono que suena, esta vez es mi celular.

“Hola Tony, que alegría saber de ese gran proyecto que estás llevando a cabo en Argentina, sabes los lazos de cariño que nos unen de tantos años y es una felicidad saber de esa misión de unir a venezolanos y argentinos a través del fútbol. Cuentas conmigo para ayudar en lo que se pueda y dios quiera que podamos juntarnos”, la voz que se oye es del ex DT de la selección venezolana Richard Páez en un audio que Carajito me reenvía.

Sonrío nuevamente. Claramente lo que se viene en el fútbol argentino puede ser una revolución. La fuerza de miles atrás de un mismo objetivo puede hacer tambalear cualquier estructura y ya no parece tan loco un River-Unión Atlético Venezuela por la Liga Argentina. Y pensar que todo empezó con un hombre, con un sueño que lo atropellaba, en un local de comidas rápidas en Retiro.