Algunas personas con tatuajes faciales explican sus diseños

Tener un tatuaje en la cara implica muchas cosas: la gente puede verte como un “fenómeno”, o creer que estás involucrado en asuntos turbios, o asumir que has estado en la cárcel. Pero no siempre es así.

|
11 Enero 2017, 1:00pm

Mientras que la cultura de los tatuajes en prisión es muy real, los tatuajes faciales son tan frecuentes en la comunidad de tatuajes en general, y muchas veces se extienden más allá de ésta. Sin embargo, todavía es difícil hacerse uno, ya que algunas tiendas de tatuajes hacen que los clientes piensen en su decisión o les exigen que tengan un tatuaje previo en la cara, y el artista podría incluso criticar el diseño que quiere el cliente para ver si va seguir con el procedimiento. Pero si sabes dónde mirar, las barreras entre ese tabú y la sociedad "civilizada" es casi invisible.

Hay una amplia gama de razones por las cuales las personas se hacen tatuajes faciales, desde recordatorios sobre cómo vivir y símbolos que representan la historia personal, hasta íconos culturalmente significativos e incluso malas decisiones. Sin importar el impulso que hay detrás, un tatuaje en la cara requiere una dedicación profunda a un estilo de vida, a una cultura, a una carrera, o a una expresión personal que no puede revertirse con facilidad. VICE habló con cinco personas con tatuajes faciales para discutir las historias detrás de sus rostros modificados.


Casey
25 años
Tatuadora en Collar City Tattoo
Troy, Nueva York

Casey es una tatuadora que trabaja en una tienda llamada Collar City en Troy, Nueva York. Anteriormente trabajaba en una tienda llamada Fast Lane en la vecina ciudad de Castleton, donde un artista llamado Mitch Sousa le hizo su prime tatuaje facial. El pájaro en el lado izquierdo de su cara es para acordarse de ser libre, mientras que el ancla en el lado derecho significa lo contrario. También le hizo un tatuaje facial de un símbolo de una diosa a una de las chicas de Tiger's Blood Social Club, otra tienda de tatuajes en la que  Casey trabajó en Alameda, California.

Generalmente no recibe demasiadas reacciones a sus tatuajes faciales. Según Casey, la gente que se le queda viendo normalmente responde a su apariencia general, incluyendo tatuajes en sus brazos, pecho y cuello, así como a sus varios piercings en la cara. Dicho esto, la tinta en su rostro a veces hace que tipos repugnantes se le acerquen para coquetearle. De todos los tatuajes que la adornan, Casey no se arrepiente de los tatuajes de su rostro. "Son un compromiso con mi carrera y estilo de vida".

Sigue a Casey en Instagram .


Lucy
26 años
Vive en Brooklyn, Nueva York

Los dos tatuajes faciales de Lucy son bastante recientes, hechos hace sólo dos meses por un artista llamado Luka en Ink It Up Tattoo, en el Bronx. El número nueve, bajo su ojo derecho, es un número que ha aparecido constantemente durante las diferentes fases de su vida. En la numerología, es el número de la realización, el cumplimiento, el despertar espiritual y la iluminación, así como el amor propio. La elección del 09 en lugar de sólo 9 "lo hace más completo", dice Lucy.

Se hizo este tatuaje cuando comenzó a llamarse Lucy, que está tatuado en el lado izquierdo de su frente. El nacimiento de Lucy, que él describe como un personaje, es muy importante y es inseparable de sus incursiones artísticas, que incluyen fotografías de la cultura BDSM, las cuales captura en cámaras desechables en lugares privados y públicos.

Los tatuajes le sirven a Lucy como un medio de expresión, que no es diferente de su arte a veces impactante. A pesar del auge de la popularidad y la aceptación de la cultura del tatuaje, Lucy piensa que todavía son vistos bajo una luz negativa, y que tatuarse la cara es una manera de ir en contra de lo que la sociedad espera.

Pero lo más importante para él es que son un camino hacia la positividad del cuerpo. Me dice que le tomó un tiempo aceptar su propio cuerpo, sobre todo cuando se trata de presentarlo en sus obras de arte, que algunos ven como "extrañas", pero él las ve hermosas. "Tuve que sentirme cómodo con la idea de quitarme la ropa frente a otras personas, lo que significaba sentirme vulnerable y ponerme en una situación que me resultó incómoda". Sus tatuajes faciales son testimonios del personaje que le ha permitido desarrollar un crecimiento personal y la ejecución artística.

Sigue a Lucy en Instagram .

 


Gavin
24 años
Oriundo de Houston, Texas
Vive en Troy, Nueva York

 

Gavin se hizo su primer tatuaje facial en su adolescencia, que consiste en tres puntos y una cruz debajo de su ojo derecho, un trabajo manual con una aguja hecho por un amigo. Después cubrió la imagen con un nuevo tatuaje de un barco. El joven de 24 años me dijo que solía navegar cuando era más joven, y que es uno de los recuerdos más felices que tiene de una infancia difícil en Houston, Texas.

Cubrió el tatuaje original después de mudarse a Oakland, donde confundían los tres puntos y la cruz con el símbolo de una pandilla. Le hicieron el tatuaje facial náutico mientras trabajaba como aprendiz en una tienda de tatuajes cuyo nombre no puede recordar. Los artistas de la tienda no querían tatuarle el rostro en un inicio, pero como ya tenía un trabajo anterior, accedieron a ocultarlo. Gavin todavía hace tatuajes con aguja, pero no trabaja como un artista de tiempo completo.

"Me tatué la cara porque pensé que era invencible", dice Gavin. Sus otros tatuajes faciales incluyen un viejo apodo ("Stardust", en referencia a los días en que traficaba drogas en su adolescencia) debajo de su ojo izquierdo, una flecha doble debajo de eso, y unas manos rezando con la frase "Vale la pena alcanzarlo" en el lado izquierdo de su cabeza, un tatuaje que él y un grupo de amigos se hicieron para conmemorar a un amigo fallecido que tenía el mismo tatuaje en su brazo. Cuando le pregunté si tenía algún arrepentimiento, me dijo: "Ojalá pareciera más un papá que un convicto".


Eddie
Tatuador en Armageddon Ink Gallery
Brooklyn, Nueva York

Eddie no tiene remordimientos por el "CS" que tiene tatuado en un costado de su cara. Las letras, que significan "con safos", tienen una larga historia en la cultura chicana y pueden traducirse como "con respeto". Es un término que se originó en la cultura del graffiti, específicamente dentro de las comunidades chicanas que lo usaron como una firma en sus diseños y como un código de conducta (no se podía pintar encima de nada que tuviera un "CS"). Aunque Eddie dice que las letras han trascendido las comunidades chicanas hacia un público ligeramente más amplio, los que todavía están culturalmente conectados con la simbología del graffiti se enorgullecen mucho de ellas.

El tatuaje de Eddie fue hecho por Aaron Garcia (un amigo cercano y tatuador que fue su compañero en Virginia Class Tattoo, en Manassas, Virginia) este pasado febrero, en su cumpleaños, durante la Convención de Artes del Tatuaje de Filadelfia. Según la tradición, el tatuaje CS sólo puede ser otorgado por un amigo de confianza que también tenga un tatuaje CS, para asegurarse de que entienden su peso cultural. Si bien este es su primer tatuaje facial, planea hacerse otro en su otra patilla. Cuando le preguntamos por qué se hizo el tatuaje en una parte tan visible del cuerpo, Eddie comentó: "Porque me sentí honrado de tenerlo, ¡y qué mejor lugar para mostrar qué tan inmerso estoy en este juego!"

Las reacciones a su tatuaje han sido positivas. Dice que ha recibido elogios por el diseño de las letras. Para Eddie, el tatuaje también es significativo bajo una luz artística. Se trata de dar y recibir dentro de la comunidad de artistas y clientes, y ser consciente y estar orgulloso de su propia historia personal. "Muestra que mis compañeros y amigos me respetan, así que me siento honrado de saber que tengo un verdadero orgullo en lo que hago y de saber que mis amigos siempre me apoyarán".

Sigue a Eddie en Instagram.


Luka
29 años
Tatuador en Ink It Up Tattoo
Bronx, Nueva York

Con un rostro cubierto por 12 tatuajes, incluyendo ambos párpados, Luka ha estado involucrado en el mundo de los tatuajes, tanto en dar como en recibir, desde su adolescencia. Después de aprender el oficio y de trabajar en varias tiendas de tatuajes en Los Ángeles y el Bronx (esta última su ciudad natal), se hizo su primer tatuaje en la cara en 2008, a los 22 años. Sus amigos y compañeros laborales Spider y Joel de Tuff City Tattoos hicieron la mayoría de los tatuajes faciales de Luka, ya que es cercano a ambos y ha visto su progreso como artistas a lo largo de los años. "No confiaría en ningún desconocido para tatuarme la cara", señala.

El primero que se hizo, que se encuentra en su ceja derecha, dice "LA 1986". Las letras hacen alusión a una ex novia, un apodo y la ciudad de California donde pasó una parte de su vida. También nació en 1986.

Los tatuajes tienen significados diferentes, y algunos se los hizo por sus cualidades estéticas, mientras que otros por razones más personales. Por ejemplo, tiene una frase árabe en su mejilla izquierda, en rojo, que significa "Sin miedo", que eligió como un recordatorio para no tener miedo de vivir la vida. "Es un recordatorio permanente para vivir con mayor libertad", explica. "La mayoría de las personas, incluido yo mismo, a veces tenemos demasiado miedo de vivir y aún más miedo de morir".

El AK-47 bajo su ojo derecho no tiene nada que ver con la afiliación a una pandilla, más bien es un gesto de respeto hacia la maravillosa ingeniería de Kalashnikov. Como dice Luka, "es una especie de metáfora sobre la persona que intento ser, inquebrantable".

El resto de sus tatuajes faciales incluyen un tiburón que usa un sombrero de copa y monóculo (un símbolo de la dualidad: "Soy realmente un alma amable, pero debido a mi entorno y crianza, también tengo ese lado de tiburón en mí".), unas líneas en los labios inspiradas en Sylvia Ji (una artista conocida por sus pinturas del Día de los Muertos), y el logotipo de la película 300 sobre su ceja izquierda (una película que Luka disfrutó y que pensó que era "cool").

A veces tener lo que otros consideran una apariencia anormal puede generar comentarios desagradables. Una vez en una estación de trenes, un hombre le gritó de la nada que él era el diablo. "Es algo infame, decirle eso a alguien", recuerda Luka con pesar.

A medida que envejece —cumple 30 años este mes— Luka está tomando el tatuaje como una forma de arte más serio y pretende ganar premios en convenciones y eventos similares. Si bien no hace tatuajes en la cara de otras personas con tanta frecuencia, ha hecho alrededor de una docena en su carrera como tatuador, aunque por lo general se niega a hacer el primer tatuaje facial de una persona. En cuanto a su propia cara, dice que no tiene planes de hacerse más. "Pero eso siempre está sujeto a cambios", añade.

Sigue a Luka en Instagram

Para más información sobre el trabajo fotográfico de Juan Madrid, visita su sitio web y su Instagram.

Todas las fotos tomadas por el autor.