Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
viajes

A beber orina de camello en Yemen

Se dice que el profeta Mahoma dijo a uno de sus seguidores enfermos que bebiera leche y orina de camello “hasta que tu cuerpo esté saludable”.

por Josselin Brémaud
20 Septiembre 2013, 3:00pm

La gente ha consumido orina de camello en la península arábiga desde hace mucho, mucho tiempo. Los beduinos la han utilizado como champú y medicina durante siglos, y también forma parte de la tradición musulmana; se dice que el profeta Mahoma dijo a uno de sus seguidores enfermos que bebiera leche y orina de camello “hasta que tu cuerpo esté saludable”.

Los yemeníes han seguido su consejo desde el siglo VII. Las estadísticas sobre el consumo de orina de camello son escasas, pero si pasas algún tiempo en Yemen descubrirás que las personas, principalmente en el campo, toman orina como medicina para cualquier mal. Algunos salones la utilizan como remedio contra la caída del cabello, e incluso hay doctores que la recetan ocasionalmente.

Investigadores en países musulmanes están tratando de sentar las bases científicas para el uso de orina de camello como medicina para ciertas enfermedades. En febrero, un equipo de la Universidad King Abdulaziz en Jeddah, Arabia Saudí, dijo haber extraído una sustancia llamada PMF701 de la orina de camello que podría utilizarse para tratar cáncer. Otros investigadores hicieron afirmaciones similares en 2009, cuando dijeron haber visto evidencia de que la leche y orina de camello podía combatir el eccema y la psoriasis.

Nunca recibieron permiso de la Administración de Medicinas y Alimentos Saudí para realizar más estudios en pacientes, sin embargo, muchos doctores en la región han atacado públicamente el consumo de orina de camello. Profesores de la Universidad de Saná, en la capital de Yemen, han hecho hasta lo imposible por recordar a la gente que ingerir orina es malo para el sistema digestivo, y el Dr. Rida Al-Wakil, profesor de una escuela de medicina en Egipto, dijo a Alrai, un periódico árabe en Kuwait, que los anuncios para el tratamiento de hepatitis con orina eran “engañosos” y potencialmente peligrosos.

Recientemente cerca de Ta’izz, la tercera ciudad más grande de Yemen, decidí ver con mis propios ojos todo este asunto. Según los pastores con los que hablé, la orina de un camello hembra virgen es muy cotizada por su sabor suave y sus poderes curativos, y un litro puede llegar a costar el equivalente a 260 pesos. Opté por la orina no virgen, y por unos 50 pesos le compré un litro de orina fresca a un pastor llamado Ahmed, y le di un buen trago.

La orina caliente sabe, como te podrás imaginar, asquerosa. Pero cuando se mezcla con leche de camello, como se hace tradicionalmente, es aún peor. Eliminar ese sabor almizclado de tu boca después del primer trago es imposible. No me hizo sentir más saludable, pero tampoco más enfermo.

Lee más en nuestra Edición de los Enjaulados.