Actualidad

Este fotógrafo captura momentos íntimos de gente confinada

Christopher Fernández ha estado retratando personas desde la ventana de su habitación.
04 Mayo 2020, 7:28pm
1587556706287-1585914454625-20200401_OLLIE_ISABELLE_CFP-243-1

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

¿Cuál es tu pasatiempo favorito durante el confinamiento? Quizás te has vuelto un experto en hacer masa madre o has conseguido que tu compañero de departamento se rape el pelo en el lavabo. O has estado viendo Netflix todo el día sin salir de la cama.

Chris Fernández, un fotógrafo que vive en Londres, se ha pasado la cuarentena documentando las actividades de sus vecinos.

Poco después de que se declarara el confinamiento, colgó un cartel en la ventana de su habitación que decía: "Fotógrafo profesional quiere documentar tu cuarentena desde aquí. Escríbeme si te interesa". Después de una hora, varios vecinos le habían contestado. Las fotos, claro está, se han hecho a más de dos metros de distancia, desde la ventana de su departamento.

Además de ofrecer un vistazo a la intimidad de varios hogares londinenses en un tiempo sin precedentes, Fernández dice que el proyecto le ha ayudado a conocer a la gente que fotografía. Espera que, cuando se acabe esta situación, los vecinos que ha conocido al otro lado de la calle organicen una fiesta. "En ese edificio, todos tienen acceso a la azotea y la vista desde ahí es impresionante", dice.

He hablado con Fernández sobre la intimidad —y sobre cómo es conocer a tus vecinos— en tiempos del coronavirus.

VICE: ¡Hola, Chris! ¿Qué te llevó a tomar fotos de tus vecinos durante el confinamiento?
Chris Fernández: Siempre me ha gustado documentar cosas. Normalmente hago retratos, que se pueden hacer en cualquier momento. Así que cuando impusieron el confinamiento, pensé, "Debería intentar documentarlo de alguna manera". Mi primera idea fue fotografiar a la gente que hacía fila en los supermercados y luego dije, "Mira a toda esa gente al otro de la calle". Los edificios están muy juntos y se puede ver perfectamente, así que pensé que debería documentar el proceso de aislamiento por el que todo el mundo está pasando.

¿Hay algún fotógrafo que te haya inspirado?
Todas las fotos están preparadas, pero sigue siendo un documental. Hay un fotógrafo llamado Philip-Lorca DiCorcia que tiene una serie titulada Hustlers. Es un proyecto sobre la prostitución masculina en las calles. Les paga a estos trabajadores por una noche con la beca que le da el Gobierno y les toma fotos en diferentes moteles de Hollywood. Es espectacular porque creo que es uno de los primeros fotógrafos en difuminar la línea entre lo escenificado y lo documental. Eso me ha influido hasta cierto punto.

¿Pensabas que la gente respondería al cartel que pusiste en la ventana?
Si te digo la verdad, pensé que no. Creía que me escribirían en plan, "Sí, ¡qué bien!, buena idea" y luego pensarían que era un tipo raro que los observaría desde la ventana hasta que los captara desprevenidos. Cuando puse el cartel, solo pasó una hora antes de que hablara con una persona que me dijo: "Voy a escribir una nota y la voy a poner en la entrada a ver si alguien más quiere hacerlo".

Háblame de cómo te organizabas con los vecinos que contestaban y querían ser fotografiados.
Los llamaba sin haber visto su habitación o la luz que tenían. Quería que pareciera lo más natural posible. Cuando le pides a alguien que se tumbe y haga como que está entretenido con su computadora, se relaja en seguida. La luz fue probablemente lo más difícil porque yo les decía: "¿Puedes apagar esa luz y encender esa otra?" o, "¿Puedes poner ahí tu teléfono con el flash encendido?". Pero en la mayoría de los casos podían hacer lo que quisieran. Creo que como era su propio espacio, estaban cómodos.

¿Conocías a alguno de tus vecinos antes de esto?
No, nos mudamos aquí hace un par de meses. Pero ha sido genial. Ahora los veo por la ventana y me saludan. Es magnífico, como que, de alguna forma, ya los conozco.

¿Alguien se ha asustado mientras tomabas fotos?
Tengo que apagar las luces para sacar fotos porque, si no, se ve mi ventana reflejada. Así que pongo la cámara con temporizador porque son de larga exposición y hay una lucecita roja que parpadea. El vecino que vive enfrente no contestó al anuncio, ¡pero lo he visto ir a su habitación y mirar a mi ventana un par de veces! Creo que pensaba que estaba sacando fotos de él y sigue mirándome raro.

Ah, entonces hay quien piensa que eres un fisgón. ¿Has aprendido algo sobre la intimidad humana con este proyecto?
Si he aprendido algo, creo que es que, en situaciones como esta, la gente se vuelve más vulnerable y se abre más a la intimidad. Es una situación rara.

¿Crees que el confinamiento va a cambiar la forma en la que trabajas de ahora en adelante?
Hago diferentes tipos de trabajos fotográficos: comerciales y de moda. Pero ahora pienso, "¿De qué sirve? Haces fotos de cosas para venderlas". Siempre lo había visto así, no es solo por el coronavirus, pero desde luego lo ha enfatizado.

Este tipo de cosas me encantan. Con esto muestras a gente que está pasando el rato, pero al mismo tiempo documentas la cuarentena y los tiempos en los que vivimos. Es una locura estar viviendo algo así. En parte, esa es la razón por la que quería hacerlo. Mi madre es enfermera y me da pena que mi trabajo sea poner luces y tomarle fotos a gente guapa. Así que no se puede comparar. Pero creo que lo menos que puedo hacer es informar y entretener a la gente. Me conformaría con eso. Cuando esto pase, ¡creo que habrá más trabajos como este!

¡Gracias, Chris!

Las fotografías se pueden comprar aquí. Todo el dinero recaudado se destinará al Servicio Nacional de Salud británico (NHS).

@nanasbaah / @chrisfernhello