Publicidad
opinión y análisis

Estados Unidos está haciendo promesas militares que no puede cumplir

EEUU se dispone a mandar un bombardero nuclear a la península coreana en un alarde de músculo. El único problema es que, si las cosas se complicaran mucho en otros frentes, el ejecutivo estadounidense no podría cumplir con todas sus promesas militares.

por Ryan Faith
15 Enero 2016, 11:10am

La marina de EEUU en la selva del Centro de Entrenamiento de Guerra de Okinawa. (Imagen por Matthew Callahan vía DVIDS)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La semana pasada Corea del Norte dejó caer un artefacto nuclear en su cuarto ensayo con este tipo de energía de reacción atómica en lo que llevamos de década y enfureció a la comunidad internacional, que ha denunciado en masa al régimen de Kim Jong-un. 

Estados Unidos se sumó al clamor global con otro alarde de músculo nuclear y sacó a un B-52, un destructor atómico, a pasear por el peligroso litoral coreano. El gesto de los estadounidenses es una forma rotunda de afirmar que en este juego hay lugar para dos jugadores, a la vez que parece sugerirle a Corea del Norte que si quiere meterse en un berenjenal nuclear, lo mismo le convenga pensárselo dos veces antes de hacerlo contra Estados Unidos.

Además del vuelo de reconocimiento, se ha registrado un repunte en el debate que se pregunta hasta qué punto es necesario que Estados Unidos envíe otra nueva remesa de armamento nuclear. Un gesto que serviría no solo para respaldar a las tropas estadounidenses en Corea del Sur, sino también para invitar a los norcoreanos a pensárselo dos veces antes de poner otras ideas en práctica, como la de cruzar la zona desmilitarizada (DMZ) que separa ambos países. En otras palabras, se trata del clásico ejercicio de disuasión.

Lo cierto es que la presencia militar de Estados Unidos en Corea del Sur ya es de lo más nutrida. Hay 28.500 soldados estadounidenses destacados junto a las tropas surcoreanas, cuyos números alcanzan los 650.000 soldados. Claro que... ¿son 28.500 muchos soldados o no? Y si lo son... ¿en relación a qué? Y.. ¿qué se supone que puede hacer un escuadrón extra de bombarderos? 

Y, por último, ¿qué hay de Kim Jong-un? Lo mismo esté frente a una enorme hoja de cálculo haciendo números, ¿no? Hay que preguntarse qué se le pasaría por la cabeza al líder norcoreano después de observar la furiosa reacción internacional. ¿Acaso agarró el teléfono y llamó a su cúpula militar? "No chicos, todo cancelado. Estados Unidos dice que va a mandar una docena de cazas y yo no me puedo arriesgar, así que voy a prohibir la invasión de Corea del Sur. ¿A alguien le apetece echarse una partida de bolos?"

La bomba H que ha probado Corea del Norte no es la que te imaginas. Leer más aquí.

Si las cosas se ponen feas de verdad en Corea, puedes apostar a que los 28.500 soldados estadounidenses no se van a quedar solitos. En tal caso, las tropas al completo de Obama se desplegarán frente a la península coreana en un abrir y cerrar de ojos para sumarse a sus colegas surcoreanos y hacer frente así al millonario ejército de Kim Jong-un, quien dispone de una de 1.2 millones de hombres.

Teniendo en cuenta las cifras de efectivos, no parece que el actual destacamento militar de Estados Unidos en Corea del Sur tenga como objetivo detener al formidable ejército norcoreano solito. Parece, más bien, un movimiento trampa.

Para algunos, una trampa significaría, literalmente, desplegar a las tropas en plena zona desmilitarizada. Y hacerlo en puestos de avanzada diseminados con toda la desvergüenza por toda la frontera. En tal caso, la teoría es que cualquier ataque en la zona desmilitarizada provocaría, inevitablemente, la muerte de soldados estadounidenses; lo cual, como es de esperar, desataría la furia de las tropas de Obama. 

Sin embargo, en este caso, empleo el término "trampa" de un modo un poco más amplio, para referirme a las tropas estadounidenses que quedarían afectadas por el fuego cruzado si se desata la lucha, por mucho que no estén destacadas, necesariamente, en la zona desmilitarizada. 

Sea como sea, si los norcoreanos llegan con suficiente fuerzas como para provocar el retroceso de las tropas destacadas, entonces, tal sería la señal para el resto del ejército estadounidense para personarse lo antes posible en el frente, y hacer lo único que se puede hacer en semejante escenario: enzarzarse en una guerra colosal. 

En este contexto, el propósito de la trampa, por pequeña que sea, no sería otro que provocar un puñado de muertes heroicas para así, acto seguido, poder invocar al poder destructor de los camaradas que comparecerían de inmediato y vengarían a los caídos.

Sin embargo, en la práctica se considera que las trampas son el antídoto contra la clase de invasión por milímetros como la que Vladimir Putin se sacó de la chistera con su legendaria ofensiva contra los Pequeños Hombres Verdes, durante su apoteósica invasión de Crimea en 2014. 

Básicamente, disponer de trampas en forma de tropas desplegadas en los lugares adecuados, intimida a tus adversarios y les obliga a ejecutar estrategias 

EEUU facilita armas a los rebeldes sirios cuando se acusa a las YPG de crímenes de guerra. Leer más aquí.

Pero volviendo al tema de Corea, incluso en caso de que alguien lanzara el guante de manera descarada, sería improbable que Estados Unidos destacara a muchos más efectivos. Hay que recordar que Estados Unidos no se rasgó las vestiduras durante la lucha en Irak y Afganistán, lanzándose a un ataque sin reservas en el momento culminante. 

Por otro lado, Estados Unidos tiene otros compromisos militares repartidos por todo el planeta que exigen la presencia de tropas.

Se trata, en definitiva, de la gestión de los frentes abiertos, de priorizar las operaciones en función de los recursos disponibles para poder abordarlos cuando sea posible, evitando implicarse de forma simultánea en todos ellos y evitar así llevar el país a la ruina. 

Pongamos por caso que a Rusia le dé por liarla en Europa y que, de repente, Estados Unidos necesite tener que mandar a unos cuantos cientos de miles de soldados. Entonces en Corea del Norte tendrían bastante claro que sería el momento de seguir afilando su inteligencia y de organizar su propia invasión de Seúl, lo cual obligará a Estados Unidos a destacar a todas sus topas allí.

Entonces, ¿qué pasaría, de pronto, si a China le diera por encender los ánimos en Taiwán? ¿Y si a Irán le da por hacer algo? Entonces Estados Unidos se quedaría con lo puesto, muy justito de fuerzas, e incapaz de hacerse cargo de ningún otro frente.

Si Estados Unidos está atado de manos con dos guerras, entonces los adversarios número tres, cuatro y cinco lo tendrán fácil. Llegados a este punto, tenemos que dejar las cosas bien claras y comprender qué es lo que ha subyacido bajo todos los conflictos armados a los que hemos asistido durante las últimas décadas.

En el más negro de los escenarios [y posiblemente el más improbable], el desmoronamiento del orden internacional degenera en un abominable cruce entre una Tercera Guerra Mundial y disturbios a escala masiva: todos los servicios de emergencia están con las manos atadas y la situación se convierte en un estrepitoso pillaje a escala global.

Un segundo escenario, también muy derrotista, sería el de una nueva recesión económica provocada bien por el aumento de una deuda que podría estar relacionada con un esfuerzo militar desmesurado o por la recaída en una nueva financiera. Sea como sea, si se produce una gran demanda de fondos y los depositarios se dirigen al banco de las garantías aseguradas que cuenta con el inevitable respaldo de Estados Unidos, pronto cundiría el pánico y todo, también, las fuerzas militares estadounidenses colapsarían. Entonces, la catástrofe podría vislumbrarse a la vuelta de la esquina.

En este supuesto, poco probable pero posible, ¿qué instrumentos tiene EEUU para evitar el hundimiento? 

Una buena estrategia consistiría en tener una enorme cartera de aliados de confianza. Cómplices que se impliquen y contribuyan a la causa siempre que se les necesite. Pero no hay que olvidar el hecho de que un considerable número de países han dejado que su ejército se oxidara mientras disfrutaban del abrigo estadounidense y de sus garantías en seguridad. Por eso, podría suponerse que tales estados no estarían a la altura en caso de que la sangre llegue al río. 

La conclusión es que Estados Unidos debería de apoyar incondicionalmente que el aumento de la inversión militar por parte de sus aliados.

Otra opción para EEUU consistiría en postergar todas las guerras en las que interviene y dedicarse a ponerles fin. Con todo, la historia reciente, en particular la de la última década, nos daría la incontestable medida de cual es la tolerancia estadounidense para el compromiso militar a largo plazo. 

Supongamos que la última década hubiese sido una década de lucha continuada en la que el ejército padeciera varios miles de bajas al mes, en lugar de padecer esas bajas en toda una década. En tal caso, la idea de intentar sobrevivir al caos resulta ligeramente menos estimulante.

O, claro está, siempre queda la opción nuclear. Si las cosas se ponen auténticamente feas, entonces Estados Unidos podría batallar y vencer una docena de pequeñas guerras al mismo tiempo — de las cuales 11 serían victorias nucleares. No hace falta decir cual sería el inconveniente de optar por este escenario.

Rusia amenaza con represalias si EEUU instala armamento pesado en el este de Europa. Leer más aquí.

Volviendo al paseíllo de los B-52. Estados Unidos tenía muy claro qué clase de mensaje quería mandarle a Corea del Norte, un mensaje imperativo para disuadir un ataque nuclear. 

Pero, lo más inquietante de la posición de EEUU bajo el clima de amenaza nuclear, es que Estados Unidos ha garantizado la seguridad de muchos más países de los que realmente puede proteger al mismo tiempo. Y en el improbable caso de que todas las hipotéticas catástrofes contempladas llegaran a producirse, la gran y solitaria superpotencia mundial podría terminar descubriendo que no tiene tantos súperpoderes como se pensaba. 

Sigue a Ryan Faith en Twitter: @Operation_Ryan

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
china
Crimea
Rusia
Estados Unidos
corea del norte
Corea del Sur
B-52
geopolítica
RPDC
Asia y Pacífico
Defensa y seguridad
disuasión
prueba nuclear
Península coreana
disuasión extendida
república de corea