Publicidad
corea del norte

Imágenes de la vida cotidiana en Corea del Norte: 'Allí también suena Michael Jackson'

El fotógrafo Christian Petersen-Clausen ha documentado la vida cotidiana de los ciudadanos norcoreanos durante un reciente viaje en el que ha visitado casi una docena de ciudades del hermético país.

por Keegan Hamilton
12 Noviembre 2015, 9:05am

Photos by Christian Petersen-Clausen

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Siendo alemán y habiendo vivido la división de su país con el Muro de Berlín, Christian Petersen-Clausen tiene una fascinación especial por Corea del Norte. El fotógrafo, quien recientemente ha visitado como turista  una docena de ciudades del hermético país, cuenta que tenía la expectativa que el país se asemejara a la antigua República Democrática Alemana.

"Básicamente, yo quería ver cómo era la vida cotidiana de los norcoreanos", relata. "Yo tenía 13 años cuando el Muro de Berlín cayó. Estaba muy interesado en conocer cómo era Corea del Norte. Es básicamente como era Alemania del Este antes de la caída del muro, pero más ultranacionalista, aún más extrema".

Petersen-Clausen, que vive en China y trabaja en publicidad, viajó por Corea del Norte a través una empresa turística que opera fuera de Pekín. Los periodistas que visitan el país suelen ser vigilados por "cuidadores" del régimen, y aunque su grupo fue conducido por un par de guías de turismo de Corea del Norte, cuenta que la experiencia turística le permitió un relativo grado de libertad para interactuar con la gente local.

"El metro de Pyongyang es pequeño y muy profundo. Estas escaleras interminables te llevan a los túneles. Sólo podía pensar que, probablemente, alguien cavó todo esto a mano, dado que no tienen demasiada maquinaria de construcción".

"Una mujer de la policía militar de Corea del Norte. Casi todo el mundo es soldado y viste un uniforme, pero las solapas amarillas identifican si pertenecen a una unidad de policía u otra".

"Yo allí era un outsider total", dice el fotógrafo. "En China, la gente está acostumbrada a los occidentales y a los extranjeros. En Shanghai y Pekín nadie te mira. En Corea del Norte te observan como si Elvis simplemente hubiera descendido de la luna o algo así. Todo se detiene".

En imágenes: vivir en Corea del Norte quizás no sea tan terrible como lo pintan. Ver aquí.

Admite que los guías le desviaron hacia "las mejores partes del país, las piezas de propaganda", pero dice que fue capaz de capturar momentos espontáneos, como un par de trabajadores gozando juntos del humo de unos cigarrillos, o la siesta de un hombre en un parque después una parrillada durante las festividades del Día Nacional del país.

"Estos son miembros de un grupo de trabajo, tal vez de una granja cercana o una fábrica, quién sabe. El viaje a esta cascada era su recompensa tras el trabajo bien hecho".

"Actividades del Día Nacional en un parque en Pyongyang. Todo el país tiene libre este día y algunos ciudadanos se entretienen disparando armas de aire comprimido, al igual que los estadounidenses".

"Parrillada en el Día Nacional en un parque de Pyongyang"

Cuenta que una sorpresa del viaje fue que muchos norcoreanos parecían "muy muy conscientes" de la vida en el mundo exterior. Vio personas en Pyongyang usando smartphones, que están conectados a la "intranet" del país plagada de propaganda y tienen las llamadas a países extranjeros bloqueadas. Aparentemente es relativamente fácil conseguir tarjetas SIM de China o Corea del Sur. La programación de medios extranjeros ingresa de contrabando en el país en memorias USB.

Hablamos con Cao de Benós, delegado especial de Corea del Norte en el extranjero. Leer más aquí.

"Miran telenovelas chinas y surcoreanas, donde ven los automóviles, la moda, todo", explica. "Esto les refriega por la cara lo pobres que son, y al mismo tiempo no pueden hablar de eso".

"No sólo disponen de teléfonos móviles, a menudo se ven otros dispositivos, al igual que en cualquier lugar en Asia. La única diferencia es que en Corea del Norte son símbolos de estatus, muy caros y bastante inútiles con su internet actual. Nuestros guías turísticos comentaron que algunas personas tienen teléfonos móviles en su haber sin tarjetas SIM, porque eso es todo lo que pueden permitirse. Así buscan aparentar ser más ricos de lo que son. Esto sucede incluso en este sociedad supuestamente igualitaria".

"Estaudiantes fuera del mausoleo de Kim Jong-Il y Kim Il-Sung".

Los estudiantes de una escuela que visitó estaban usando ordenadores equipados con Windows XP, y en la sección de música de una biblioteca en Pyongyang había álbumes extranjeros disponibles para escuchar — incluyendo Thriller de Michael Jackson.

Petersen-Clausen narra que el nivel de vida era muy inferior fuera de la capital. Muchas personas tenían paneles solares fabricados en China instalados en sus hogares para obtener electricidad y los huertos eran omnipresentes.

La muerte, el precio por ayudar a los desertores en Corea del Norte. Leer más aquí.

"El campo está sumido en la miseria absoluta", afirma. "Se puede ver que en cada espacio, ya sea un pequeño jardín o un pequeño rincón o grieta, se cultivan verduras comestibles. No hay ni una sola rosa o cualquier otra flor. Es como si pensaran, 'al carajo, vamos a plantar solamente cosas que podamos comer'".

"Estos niños estaban aprendiendo inglés. Todos gritaban al mismo tiempo la frase que estaban aprendiendo en ese momento: el inglés es muy interesante". Eran tímidos pero capaces de responder a preguntas con un  o un no".

"Biblioteca de música en el gran centro de estudios de Pyongyang. Se supone que se puede escuchar 'cualquier' música que se deseé aprender. Vi el disco Thriller de Michael Jackson en un rincón".

"Casi todo el cultivo se hace a mano. Se ve a lo sumo un pequeño tractor por cada 50 personas trabajando. En cambio son mucho más comunes los carros tirados por bueyes".

"Aula de informática en una escuela. Los directores pueden ver todas las clases desde su oficina a través de cámaras de circuito cerrado de televisión".

El fotógrafo dice que dejó el país con la sensación de que está cambiando — no en un sentido político, ya que el régimen de Kim Jong-un mantiene un férreo control del poder — pero sí en términos culturales bajo la influencia de la vecina China. Mientras que Corea del Norte sigue siendo un estado hermético, Petersen-Clausen narra que los ciudadanos que conoció sí que dejaban fluir sus emociones.

"Siguen tratando de preservar su dignidad y sacar el mejor partido de la situación", opina. "La alegría se filtra. El espíritu humano no se deja reprimir completamente".

"Niños juegan a fútbol en una escuela primaria en Kaechon. Eran muy buenos. No había hierba en ningún lugar, así que tenían que jugar en el polvo".

"Bustos de héroes de Corea del Norte en la Ceremonia de los Mártires Nacionales. La mayoría son de los años 60 y 70, tanto hombres como mujeres".

"Un hombre jubilado en Pyongyang".

"El Día Nacional en Pyongyang. Esta niña lleva vestido de estilo tradicional, como las mujeres adultas durante la celebración de un gran baile colectivo".

Las fotos de Christian Peterson-Clausen conformarán un calendario de pared del 2016 publicado por NK News, un sitio de noticias privado focalizado en Corea del Norte. Las ventas del calendario ayudarán a juntar fondos que serán utilizados para que el sitio web continue con su profunda cobertura de la hermética nación. 

Todas las fotos y pies de foto son de Christian Petersen-Clausen. Síguelo en Twitter: @chris__pc

Sigue a Keegan Hamilton en Twitter: @keegan_hamilton

Tagged:
VICE News
china
kim jong-un
Corea del Sur
pyongyang
nk news
Asia y Pacífico
en imágenes
christian petersen clausen