La Guía VICE al ahora

Este hombre limpió un baño del Parque Nacional y envió la factura a Trump

En total fueron 28 dólares.

por River Donaghey; traducido por Daniela Silva
15 Enero 2019, 6:00pm

Imágenes vía cuenta de Twitter de la governadora Kate Brown

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

El cierre del gobierno estadounidense ha dejado sin ingresos a aproximadamente 800,000 trabajadores federales durante semanas y ha inspirado a los agentes no pagados de la TSA a poner a todo volumen a Travis Scott en el aeropuerto, pero entre los lugares más afectados por el cierre están los parques nacionales de Estados Unidos. Sin empleados alrededor, los visitantes solo hacen lo que quieren, destruyen la vida silvestre y causan estragos que tardarán años en repararse.

Pero al parecer, un hombre noble en Oregón se hartó de esperar a que Trump pusiera fin al cierre del gobierno y que los empleados del parque volvieran a trabajar, por lo que decidió hacerse cargo del asunto, limpiando el baño de un parque nacional él mismo y enviándole a Trump una factura por su trabajo.

El hombre, Dan Little, es el esposo de la gobernadora de Oregón, Kate Brown, y ella compartió la historia Little en su Twitter oficial.

"Esta es solo una de las muchas razones por las que amo a mi esposo, Dan", escribió Brown el viernes pasado. "Visitó el Parque Nacional Forestal Mt. Hood, y como muchos parques nacionales en todo el país, lo encontró hecho un desastre debido al cierre parcial del gobierno. Limpió los baños y envió la factura al presidente Trump".

Brown tuiteó una foto de la factura que Little le envió a Trump, y le cobró al presidente 28 dólares por la "eliminación de basura". Sin embargo, a juzgar por las fotos del antes y después del baño, se lo están dejando muy barato a Trump: el lugar estaba asqueroso antes de que llegara Little. Sin embargo, no está claro si Trump recibió la factura y pagó el cheque.

En cualquier caso, gracias por tu servicio, Dan. Puede ser que Estados Unidos cada vez sea un lugar más oscuro y deprimente, pero los parques nacionales del país son uno de los últimos bastiones de bondad que quedan allí. Ellos necesitan desesperadamente a más gente como tú.