Publicidad
Salud

El agotamiento o 'burn-out' ya es oficialmente una condición médica, según la OMS

Es posible que la decisión de la OMS pueda influir en la legislación de países donde el exceso de trabajo está causando graves daños sociales.

por Edoardo Liotta, y Shamani Joshi; traducido por Daniela Silva
30 Mayo 2019, 3:30pm

Fotos de Unsplash.

Artículo publicado originalmente por VICE Asia.

¿Recuerdas esa escena de Mean Girls donde Janis Ians le describe a Cady Heron los diferentes grupos que se juntan en la cafetería? Bueno, si no la has visto, a uno de esos grupos le llaman los 'burnouts', básicamente porque parece que siempre están drogados, comiendo y carecen de motivación. El Urban Dictionary, describe el burn out como la sensación de bajón que ocurre cuando se pasa el efecto de la marihuana. Sin embargo, el 'burn out' es un problema médico grave que causa un completo agotamiento físico y mental debido a un estrés prolongado en el trabajo, hasta el punto en el que ya todo te da lo mismo.

Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha agregado el padecimiento a su lista de enfermedades o a su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), junto con la adicción a los video juegos. Esta declaración se realizó el pasado fin de semana en la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra, un evento en el que los 194 países miembros de la OMS se reunieron del 20 al 28 de mayo para la 11ª revisión del manual de salud.

La OMS define el agotamiento o burn out como "resultado de estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito". Y se caracteriza por tres síntomas: "1) sensación de cansancio o disminución de energía; 2) sentimientos de negatividad o cinismo relacionados con el trabajo; y 3) reducción de la eficacia profesional”. Esto quiere decir que la situación es peor que un lunes depresivo, es querer golpearte la cabeza contra la pared cada vez que piensas en tus deberes y fechas de entrega.



Es posible que la decisión de la OMS pueda influir en la legislación de países como Japón, China, Corea del Sur e India, donde el exceso de trabajo está causando graves daños sociales.

En Japón, es completamente normal trabajar 60 horas a la semana y algunas personas llegan a trabajar hasta 100 horas. Y eso no solo está causando que los hombres de negocios se duerman en la calle, sino también una tasa de insuficiencia cardíaca mayor, suicidio y, literalmente, la muerte por exceso de trabajo.

Del mismo modo, en Corea del Sur –un país en donde la gente vive tan estresada que el New York Times dijo que estaban "al borde de un colapso nervioso nacional"– se realizan competencias anuales para ver quién aguanta hacer nada durante más tiempo para recordarle a las personas que se tomen un descanso. Mientras que en China, los horarios de trabajo ya no son de nueve a cinco, sino de 9 am a 9 pm, seis días a la semana. Incluso los indios son bastante propensos a terminar agotados debido a la cultura de trabajo "siempre activa" en el país que exige que trabajen más horas para obtener mejores ganancias financieras.

La cultura asiática es tan grande que nuestros padres o figuras de autoridad siempre nos han dicho que debemos esforzarnos hasta el límite si queremos lograr algo. De hecho, la cultura pop retrata a los asiáticos como supernerds estereotipados que siempre están trabajando, tanto que no tienen tiempo ni de tener una erección.

"La mayoría de las personas se vuelven irracionales con el agotamiento porque no disminuyen la velocidad", dice el psicólogo clínico y autor Seema Hingorrany. "Nos han dicho que no seamos perezosos e incluso nuestros padres nos lo piden porque han trabajado muy duro". Entonces, en nuestra mente se activa una competencia y nos presionamos a nosotros mismos porque pensamos que a nuestro primo o vecino le está yendo mejor. Muchos de mis pacientes incluso se sienten avergonzados por tomarse un año sabático porque sus familiares los juzgan. Tengo pacientes que llegan y me dicen que tienen ansiedad o depresión y luego se les diagnostica agotamiento. Si se declara como un diagnóstico médico, la gente al menos entenderá el concepto de agotamiento”.

Con la clasificación médica de la OMS llega la esperanza de que las empresas de todo el mundo conozcan mejor el bienestar del personal y sean menos estrictos con las horas de trabajo. Aunque eso no suceda, al menos, podríamos advertirle a nuestros amigos y familiares si notamos signos de agotamiento y tendríamos más poder para rechazar un trabajo excesivo.

Otro movimiento importante que vale la pena mencionar es que también agregaron la adicción a los videojuegos como un trastorno. Sin embargo, mucha gente en la industria de los videojuegos se ha opuesto. Incluso hay una declaración firmada por organismos comerciales del Reino Unido, Europa, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Sudáfrica y Brasil que dice que existen alternativas como el control parental para administrar el tiempo de juego, instando a la OMS a repensar su decisión. El domingo, 88 organizaciones locales relacionadas con los juegos coreanos emitieron una declaración conjunta en oposición al nuevo manual de la salud. Y los informes dicen que esta recomendación podría llevar a regulaciones más estrictas en la industria de los videojuegos, y eso podría afectar negativamente sus ventas.

“No es que los juegos no sean buenos; eso es como decir que ver televisión no es bueno", dice Manoj Chandran, CEO de White Swan Foundation, una organización india sin fines de lucro que investiga temas de salud mental y encuentra formas de enfrentar la adicción. "Pero ahora que ha sido clasificado por la OMS como una enfermedad, las personas saben que puede ser un problema y cambiar su actitud para no volverse adictos y afectar a sus seres queridos".

En una nota más positiva, el trastorno de identidad de género ya no se clasifica como un problema de salud mental. La no conformidad de género ahora se verá como algo que debe abordarse en la categoría de salud sexual, lo cual es una gran victoria para los activistas transgénero que han estado luchando por el deseo de identificarse con un género diferente del que nacieron y que se reconozca como algo totalmente normal y natural.

Sigue a Edoardo y Shamani en Instagram.