africa

Días antes del ataque a Barcelona, hubo otro acto terrorista... pero pocos hablan de eso

El 13 de agosto, cuatro días antes del atentado en Cataluña, España, un comando armado asesinó a 15 personas e hirió a 22 en Uagagudú, la capital de Burkina Faso. El caso africano no obtuvo tanta atención como el caso europeo.
18 Agosto 2017, 4:00pm
Imagen por STR/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Dos ataques terroristas de letalidad similar. Ambos, en una céntrica calle de una importante ciudad del país. En ambos, fallecieron inocentes y los heridos se cuentan por decenas. Pero uno de esos atentados atrajo la atención del mundo y del otro apenas se habló.

Cuatro días antes de que un "soldado" del grupo terrorista Estado Islámico arrolló a una multitud de personas en la famosa avenida Las Ramblas, en el corazón de Barcelona, y el mundo se volcara en solidaridad con los 13 asesinados y los 80 heridos en España, 18 personas perdieron la vida en la capital del país africano Burkina Faso, Uagagudú.

El atentado terrorista en Barcelona ha dejado, hasta ahora, 13 muertos y 80 heridos. Leer más aquí.

Para muchos, Burkina Faso es un país desconocido, acaso porque se le reconoció como nación soberana apenas en agosto de 1960, cuando se independizó de Francia. Su presencia en el mapa mundial es un lunar de 274.000 kilómetros cuadrados, ubicados entre Malí, Níger, Costa de Marfil y Ghana.

Ahí, en uno de los países más pobres del mundo, el domingo 13 de agosto, tres hombres armados entraron a una cafetería de ambiente familiar, La Estambul, y abrieron fuego indiscriminadamente contra los comensales. Mataron a 15, hirieron a 22 y a la hora de intentar huir de la policía, los terroristas fueron abatidos.

Entre las víctimas mortales había seis nacionalidades diferentes: Francia, Kuwait, Etiopía, Turquía, Níger y Burkina Faso. Cinco banderas africanas y una de Europa.

Marruecos: el único país del norte de África que no ha sido golpeado por Estado Islámico. Leer más aquí.

Ha pasado ya una semana del atentado y nadie se ha atribuido la autoría del acto, aunque la principal línea de investigación del gobierno es que se trató de un acto perpetrado por yihadistas. No sería la primera vez que la zona es golpeada por extremistas islámicos: en enero de 2016, a 200 metros de la cafetería Estambul, otro local, el Café Cappuccino, fue el blanco de un ataque yihadista reivindicado por el Magreb Islámico, que dejó 30 muertos y 71 heridos, casi todos extranjeros.

Mientras la atención del mundo se posa en los ataques sufridos por Barcelona, el gobierno de Burkina Faso lucha por obtener de parte de la comunidad internacional el apoyo para luchar contra el terrorismo en la empobrecida África.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs