FIGHTLAND

Juego con la muerte: el film inconcluso de Bruce Lee

El filme que nos dio el traje amarillo y nunca se terminó de filmar le agregó más misterio a la leyenda de Bruce Lee.
05 Octubre 2015, 3:00pm

Este artículo fue publicado originalmente en Fightland, nuestra plataforma de la cultura de la pelea.

Bruce Lee nunca terminó Juego con la Muerte. Hay un boceto, casi 40 minutos de material y un montón de rumores. Pero no hay un producto final. Qué adecuado para una leyenda el desaparecer en una nube de humo, así como así, dejando atrás el traje más famoso conocido por la humanidad y suficientes detalles para que cineastas le dieran un intento a lo que obviamente era una visión ambiciosa. Hay un acuerdo general sobre lo que la historia pudo ser: matones coreanos secuestran a los hermanos de Billy Lo, obligándolo a unirse a un asalto a una pagoda que alberga un tesoro muy grande. La pagoda es resguardada por jefes de niveles crecientes. Lo y su banda de artistas marciales deben enfrentarse a una banda de cintas negras de karate y kung fu, un maestro de Mantis Religosa, un maestro de Kali filipino (interpretado por Dan Inosanto), y finalmente a un demonio de kung fu de dos metros de altura interpretado por Kareem Abdul-Jabaar. Después de derrotarlos a todos, el presumido Billy Lo se hubiera apoderado del tesoro (¿o lo hubiera regresado a sus dueños?), derrotado al líder criminal que secuestró a su familia y desapareciera. Pero nunca lo sabremos. Las únicas pistas que tenemos son de una frase muy concisa que escribió Bruce Lee a inicios de los 70:

"La gran pelea. Se hace un arresto. El aeropuerto. Fin".

Al menos tenemos algo de material de la gran pelea —asalto a la pagoda nivel por nivel para capturar el tesoro secreto—. El problema es que sólo tres de cinco peleas se filmaron completamente. Las primeras dos pruebas habrían presentado a Huang In-shik, un instructor coreano de hapkido que desafortunadamente fue filmado recibiendo una paliza en el estacionamiento de la pagoda. Extraño, porque ese material de Huang fue revelado en el documental de John Little, Bruce Lee: El Camino de un Guerrero, y nunca formó parte del filme de 1978, Juego con la Muerte, que presentó once minutos del material original.

La segunda pelea fue programada para presentar a Taky Kimura, un practicante de Wing Chun y Mantis. Ésa pelea tampoco se filmó. Las peleas que se incluyeron fueron la batalla con el experto en Kali filipino Dan Inosanto, otro peleador coreano de hapkido llamado Ji Jan Jae, y por supuesto la pelea final con Kareem, el maestro con ojos de demonio en el penúltimo nivel. Pocas secuencias de acción en el filme han llegado a llamar tanto la atención como la pelea final entre Bruce Lee y Kareem Abdul-Jabbar. Un enorme maestro de kung fu y estrella de básquetbol contra la leyenda en el traje amarillo. La batalla fue coreografiada con Jeet Kune Do en mente—con movimientos fluidos utilizando cualquier ataque que pareciera adecuado en el momento, a diferencia de los encuentros de estilo contra estilo—y Jabbar hace un buen trabajo al mantenerse contra el mejor actor de artes marciales de su tiempo, pero la pelea aún atrae no debido a los movimientos y golpes, sino al espectáculo puro de los dos combatiendo, en los niveles más altos de una antigua pagoda de madera.

El filme original pudo ser otro clásico, especialmente si la pelea final que Bruce Lee había visualizado hubiese resultado superando la pelea con Jabbar. Pero Lee murió antes de que el filme terminara, y por ende, lo único que tenemos es el remake: un montón de material abandonado de Operación Dragón, El Regreso del Dragón, cortes del material de Juego con la Muerte y material original filmado en locación. El remake fue producido por Raymond Chow y dirigido por Robert Clouse fue un intento admirable para ganar dinero con el cadáver de la leyenda de kung fu apenas enfriándose... incluso filmaron el funeral de Lee para que su historia encajara con el material que existía.

La trama del nuevo filme presenta a Billy Lo como un artista marcial exitoso siendo exprimido por el crimen organizado para realizar crímenes. El filme comienza con una paliza a Chuck Norris y continúa con una serie de escenas penosas con los dobles de Bruce Lee siendo golpeados y recibiendo disparos. Su hermosa novia caucásica es raptada y Billy —con un mal maquillaje y una barba para esconder cicatrices debe ir a ayudarla—. El sindicato tiene su sede en la pagoda, lo cual es increíble y debería ser considerado por todas las organizaciones criminales, entonces ese pequeño truco impulsa a Billy hacia las peleas culminantes subiendo las escaleras y hacia el último jefe. Para este momento, los dobles han arruinado la película casi por completo, pero de pronto, Bruce Lee viene corriendo las escaleras para enfrentar a Dan Inosanto.

En verdad la salvación del filme es ver la sonrisa presumida y atrevida y el pavoneo de Bruce Lee vestido de amarillo. Cuando rompe el cuello de Inosanto a la mitad, y luego le tumba los lentes a Jabbar de la cara para revelar la debilidad del demonio, todo se redime.