Una mujer sentada en su escritorio en medio de un mar de óvulos congelados..
Identidad

Cada vez más empresas están cubriendo el costo de la congelación de óvulos. Pero, ¿quién se beneficia realmente?

Algunos sostienen que este beneficio proporciona otra forma más para que las mujeres tengan una carrera profesional y una familia. Otros lo ven como parte de una solución a un problema aún no resuelto.
ilustración de Cathryn Virginia
traducido por Daniela Silva
28 Mayo 2020, 2:25pm

Este artículo pertenece a__l número Medios de producción de la revista VICE_. Concebido antes del COVID-19 y desarrollado durante la pandemia, el número explora la organización y el concepto de propiedad de nuestro mundo._

En una noche clara e inusualmente cálida en marzo, más de 140 mujeres llevaron a cabo una reunión vía Zoom. La ocasión no se trató de una fiesta virtual, una clase de fitness o cualquier otro evento de la vida cotidiana que se cambió a lo virtual durante la propagación de COVID-19; de hecho, las mujeres que se reunieron no tocaron el tema de la nueva normalidad en absoluto. En cambio, se presentaron para sumergirse en un tema de salud totalmente diferente: congelar sus óvulos.

Titulada "Virtual Fertility 101", la reunión fue una versión en línea de un seminario de fertilidad organizado por Kindbody una startup de salud dirigida por mujeres que ofrece, entre otros servicios, la congelación de óvulos y fecundación in vitro (FIV). En el transcurso de una hora, Fahimeh Sasan, obstetra-ginecóloga certificada por la junta y médico fundador de la compañía, dio un resumen de la congelación de óvulos con Kindbody, que está involucrado física, logística y económicamente.

Sasan cerró su presentación con lo siguiente: "Sabemos que hay muchos empleadores que están comenzando a agregar beneficios para sus empleados, y uno de esos beneficios está empezando a ser la congelación de óvulos", dijo, con su rostro sonriente radiante contra un telón de fondo de ventanas oscuras. "[O] tal vez trabajas en un lugar donde no tienes ningún beneficio [de fertilidad]. De hecho, tenemos un equipo designado de personas que pueden ayudarte a defender esa causa a ti y a tus compañeras de trabajo. Hemos recibido pacientes que nos han dicho: "Me gustaría mucho que mi trabajo cubriera esto". Podemos hacernos cargo de eso por ti.

Hace tan solo una década, esta parte de la presentación de Sasan no hubiera existido, y mucho menos durante una pandemia mundial a medida que se avecina una recesión económica. No fue sino hasta 2014 que las empresas comenzaron a ofrecer el beneficio, empezando con Facebook y Apple. La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, en particular, trajo el tema a la mesa al abogar que su empresa subsidie el costo del procedimiento para las empleadas, que incluían a mujeres jóvenes sanas y fértiles que querían congelar sus óvulos para retrasar el tener hijos, una práctica también conocida como congelación de óvulos por causas sociales.

En una entrevista de 2015 con Bloomberg Television, Sandberg explicó su razonamiento: "Hay una mujer joven que trabaja en Facebook que tenía cáncer", dijo, "y la conocí, me contactó y me dijo: 'Me voy a someter al tratamiento, y eso significa que no podré tener hijos a menos que congele mis óvulos pero no puedo pagarlo y nuestro seguro médico no lo cubre'. Lo hablé con nuestro jefe de recursos humanos y le dije: 'Dios, deberíamos cubrir esto'. Y luego nos miramos el uno al otro y dijimos, '¿Por qué solo lo cubriríamos para mujeres con cáncer, por qué no cubrirlo de manera más amplia?'".

De repente, en Facebook, el factor principal que prohíbe a las mujeres congelar sus óvulos, el costo exorbitante, ya no era una barrera. En los próximos años, varios de los pares de Facebook, incluido Google, hicieron lo mismo y agregaron el beneficio. Para 2017, la congelación de óvulos se consideraba el nuevo beneficio en Silicon Valley.

Pero así como la nueva política tenía sus defensores, también tenía detractores, quienes argumentaron que alentaban a las mujeres, particularmente a las mujeres sanas, a retrasar el tener hijos a costa de permanecer atadas a sus trabajos las 24 horas del día, los 7 días de la semana. O, en otras palabras, el mensaje manifiesto era uno de autonomía reproductiva, pero implícitamente, era aprovecha la oportunidad, y hazlo sin hijos.



En un ensayo de 2018 para Girlboss, la exgerente de productos de Facebook, Bo Ren, argumentó que esta combinación de paternalismo corporativo y presión implícita de la sociedad fue la razón por la que optó por no congelar sus óvulos a los 28 años mientras trabajaba para la empresa: "Las contrataciones en el ámbito de tecnología se han vuelto sumamente competitivas, y para atraer a los mejores talentos, las compañías han empezado a acumular 'beneficios' de contratación", escribió. "¿La desventaja de todos los estos brillantes beneficios? Es enorme. Cada vez más, nuestras decisiones personales y opciones de planificación de la vida están siendo moldeadas involuntariamente por los sistemas paternalistas que supuestamente existen para nuestro beneficio". (Además, como señaló Ren, el El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos [ACOG, por sus siglas en inglés] y la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva [ASRM, por sus siglas en inglés] todavía no respaldan el uso de la congelación de óvulos "con el único propósito de evitar el envejecimiento reproductivo en mujeres sanas".)

El beneficio de la congelación de óvulos también plantea preguntas más profundas sobre la desigualdad racial y de clase en lo que respecta a los tratamientos de fertilidad. El costo de la congelación de óvulos y la FIV es excesivamente alto, lo que, según un estudio reciente, hace que los tratamientos de infertilidad sean "poco prácticos, si no imposibles, para muchas parejas, especialmente para las familias de bajos recursos". Además, al examinar las barreras para las mujeres que reciben atención, este estudio encontró que la "incapacidad de pagar el tratamiento de infertilidad" era una preocupación expresada por las mujeres pertenecientes a minorías. Debido a que el beneficio afecta a los empleados de compañías en gran medida de cuello blanco, que tienden a ser altamente educados, de ingresos más altos y predominantemente blancos, la política ayudaría a aliviar la carga financiera para aquellos que ya tienen una ventaja.

Aún así, el beneficio de la congelación de óvulos ha generado un alboroto más que suficiente para llamar la atención de Wall Street, y ha surgido una nueva ola de empresas centradas en la fertilidad, incluidas Future Family (2016), Extend Fertility (2016) y She's Well (2018). También hay compañías de beneficios de fertilidad, como Carrot Fertility (2016), Progyny (2016) y Stork Club, que operan más como las compañías de seguros tradicionales porque conectan a los empleados con los médicos. Por supuesto, también está Kindbody (2018), que es un híbrido: ofrece beneficios para el empleador, pero también es una clínica, con una gama completa de servicios de fertilidad, además de visitas preventivas para mujeres, ginecología y asesoramiento virtual.

Esta explosión de empresas que benefician la fertilidad significa otra cosa: que cada vez más empleadores están empezando a cubrir la congelación de óvulos. En esa primera ola, hace cinco años, se trataba principalmente de compañías financieras y tecnológicas en Silicon Valley. Hoy, los startups, las empresas de medios y las universidades de todo el país también lo están agregando a sus beneficios. VICE y Uber lo ofrecen a través de Progyny. Carrot Fertility tiene casi 100 socios empleadores, incluidos Slack, Foursquare y Stitch Fix. Kindbody, uno de los proveedores de beneficios de más rápido crecimiento, actualmente se asocia con 19 compañías estadounidenses, incluida la plataforma de telemedicina GoodRx y las compañías de medios BuzzFeed, Complex y The Skimm. En diciembre del año pasado, Kindbody obtuvo 10 millones de dólares adicionales de Google Ventures para vender sus servicios directamente a los empleadores estadounidenses, lo que elevó el monto total a 32 millones de dólares.

A principios de marzo, me reuní con la fundadora y directora ejecutiva de Kindbody, Gina Bartasi, en la clínica principal de la compañía en Nueva York, que abrió sus puertas en Manhattan en septiembre de 2019. Nos sentamos en un rincón de arriba con vista hacia el vestíbulo, que con sus pisos de madera, sus sofás de color beige, suculentas alegres y almohadas decorativas de color amarillo, parecía más un West Elm que un consultorio médico_._ Mientras esperaba abajo, hojeé un libro titulado Work Wife: The Power of Female Friendship to Drive Successful Businesses. El eslogan de la compañía, Own Your Future, colgaba en letras negras cursivas en la pared blanca detrás de mí.

Kindbody no es el primer rodeo de fertilidad de Bartasi, por así decirlo. Graduada de UNC-Chapel Hill y Harvard Business School, Bartasi comenzó su carrera en la industria editorial, fundando una revista de negocios con sede en Atlanta antes de lanzar FertilityAuthority.com, una red social y de recursos en línea para quienes luchan con problemas de fertilidad, en 2008. En 2015, Bartasi dirigió una fusión entre su compañía y Auxogyn, una compañía de biotecnología, para lanzar Progyny, que, el año pasado, se convirtió en el primer startup de beneficios de fertilidad en salir a la luz pública.

¿Pero por qué fundar otra compañía de fertilidad tres años después? "No me di cuenta hasta hace cinco años", dijo Bartasi, quien es a la vez alegre y optimista. "Literalmente, [estaba] sentada frente a unos empleadores, y me dijeron, 'Bueno, eres una compañía de seguros, te sentarás entre nosotros y los médicos'. Y dije, "Wow. Cierto, soy una compañía de seguros". Y luego dijeron, 'No queremos comprarle a una compañía de seguros... Queremos comprarle a los doctores'. Y yo, 'Oh, está bien'. Tronó los dedos y ladeó la cabeza, su cabello castaño se movió hacia un lado. "Tomo nota".

Esa nota que tomó la impulsó a correr un riesgo que, hasta ahora, ha valido la pena. Al eliminar cualquier tipo de intermediario —aseguradoras como Aetna, Cigna o incluso Progyny—, Kindbody dice que puede permitirse ofrecer estos servicios a un precio más bajo, incluso a los empleadores que tienen que pagar las tarifas a los corredores que venden planes de seguros.

Por ejemplo, Kindbody ofrece un solo ciclo de congelación de óvulos por 5.300 dólares; en otros lugares, ese costo puede variar entre 6.000 y 20.000 dólares. Esta cifra es una tasa agrupada que incluye las citas y los estudios de sangre relacionados con el ciclo, el procedimiento de recuperación y el almacenamiento durante el primer año; a partir de ahí, cada año adicional de almacenamiento es de 500 dólares.

Sin embargo, esta suma no incluye una parte vital de la ecuación: los medicamentos para la fertilidad. En lo que a ellos respecta, los empleadores tienen dos opciones: gestionar el beneficio de medicamentos de fertilidad especializados a través de su plan médico principal y el administrador de beneficios de farmacia (PBM, por sus siglas en inglés), o, alternativamente, eliminar los medicamentos de fertilidad de ese plan y administrar el beneficio directamente a través de Kindbody. (Según Kindbody, la última opción les ahorra a los empleadores un promedio del 20 por ciento del costo de los medicamentos).

A partir de ahí, el empleador puede subsidiar cualquier porcentaje de esa suma total para sus empleados. Por ejemplo, VICE ofrece beneficios de fertilidad a través de Progyny; como Progyny tiene su propia red de clínicas, así como su propia farmacia, todos los costos se consideran dentro de la red. Según un representante del departamento de recursos humanos de VICE, si una mujer congelara sus óvulos, lo máximo que esperaría pagar es su desembolso máximo, que, este año, oscila entre los 2.000 y 3.000 dólares. Otro ejemplo es GoodRx, que ofrece el beneficio de fertilidad a través de Kindbody. Según Reena Scoblionko, vicepresidenta de personas de GoodRx, la compañía otorga 1.000 dólares por empleado en total (de por vida) para usar en cualquier procedimiento relacionado con la fertilidad ofrecido por Kindbody.

Bartasi dijo que, de los servicios que Kindbody ofrece a los empleadores, la congelación de óvulos, especialmente social o electiva, es la más popular entre los pacientes. "En este asunto de la congelación de óvulos con fines sociales, los empleadores van atrasados", dijo. "La mayoría de los pacientes que vemos vienen a eso; la mayoría de los pacientes que ven otras clínicas van a eso".

Además, aunque la edad promedio de pacientes que se realizan la congelación de óvulos en Kindbody es de 33 años, que es aproximadamente la edad en que la fertilidad de las mujeres comienza a disminuir gradualmente, según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, Bartasi ha visto que mujeres de veintitantos años se interesan por el tratamiento. "Por supuesto", dijo. "Hoy en día, las mujeres toman decisiones más inteligentes. Es como si la próxima generación fuera a ser más inteligente que la generación anterior... Cuando hablas con pacientes que tienen entre 30 y treinta y tantos años, dicen: '¿Por qué no me dijeron que esto existía cuando era más joven?'”. (Bartasi, quien tuvo a sus gemelos vía FIV, es una de esas mujeres. Cuando le pregunté si ella habría congelado sus óvulos cuando era más joven, repitió: "Por supuesto".

Esta idea de la congelación de óvulos como proactiva, como una forma de tomar el control de tu fertilidad, es fundamental para el mensaje de empoderamiento femenino que quiere dar Kindbody. Este mensaje encaja con el argumento de que Sandberg ayudó a dar forma, en Facebook y demás, hace cinco años, a que la congelación de óvulos le da a las mujeres un verdadero albedrío en lugar de la ilusión de ello.

Para algunas, sin embargo, este énfasis en los mensajes feministas por todas partes ayuda a ocultar otro factor en juego: el capitalismo. Vardit Ravitsky, profesora de bioética en la Universidad de Montreal, cuya investigación se centra en la ética reproductiva, explicó que esto es especialmente frecuente con la congelación de óvulos porque no hay forma de que las clínicas de fertilidad muestren éxito, al menos no de inmediato. (En general, las tasas de éxito con la congelación de óvulos aún son relativamente desconocidas y el procedimiento no garantiza un embarazo. Según Yale Medicine, el éxito depende de la edad de la mujer en el momento en que congela sus óvulos; además, no hay suficientes datos sobre cuántas mujeres realmente han descongelado sus óvulos e intentado el embarazo en primer lugar).

"Cuando haces FIV, realmente te importan tus tasas de éxito en términos de embarazos y nacimientos exitosos", dijo Ravitsky. "Con la congelación de óvulos], lo que tienes en juego es cuántos óvulos son lo suficientemente buenos como para congelar, pero no tienes que mostrar el resultado final. Es una gran máquina de dinero. Y para que la industria de la fertilidad combine sus intereses con los de los empleadores para ofrecer buenas ofertas o paquetes, es un beneficio mutuo para el empleador y para la industria de la fertilidad [que recae], para mí, sobre las mujeres".

"Realmente me preocupa cómo este beneficio, en lugar de crear diferentes oportunidades para manejar nuestra fertilidad y nuestro trabajo, puedan limitarlo a una forma particular de hacerlo".

La razón de esto, según Ravitsky, es que el beneficio, desde una perspectiva política, incentiva a las mujeres a retrasar el tener hijos, lo que, a su vez, disminuye su albedrío. "El problema con el beneficio del empleador es que refuerza este mensaje social de que tener un bebé a los 20 años es demasiado joven", dijo. "Casi se trata como de un embarazo adolescente. A la mayoría de las mujeres les gustaría tener bebés a sus 30 años, pero a esa edad aún están construyendo su estatus profesional o es muy difícil conocer a alguien con quien quieran reproducirse. Entonces, reforzar este mensaje social de que todos deberíamos tener hijos más adelante en la vida... es algo muy problemático", porque las posibilidades de reproducirse en esa etapa son significativamente menores, con o sin congelación de óvulos.

Ravitsky también reconoce que este argumento puede ser controvertido. "No es obvio argumentar esto", dijo, "porque tan pronto como lo dices, te perciben como anti-aborto o anti-feminista. ¿Porque qué es lo que estoy diciendo? Que las mujeres deberían tener hijos más jóvenes. ¡Eso es totalmente anti-feminista! Estas personas deben recibir una educación y conseguir trabajo y aprovechar la oportunidad_._ Por supuesto, ese no es mi punto de vista pero así es como se interpretan estos argumentos y así se contextualizan, si te atreves a hacerlos".

Para que el beneficio de la congelación de óvulos se implemente adecuadamente, Ravitsky dijo que no es suficiente tratarlo como un beneficio independiente; tendría que ofrecerse junto con un conjunto más amplio de fertilidad y beneficios relacionados con la familia tanto para mujeres como para hombres.

Joya Misra, profesora de sociología de la Universidad de Massachusetts Amherst y vicepresidenta de la American Sociological Association, está de acuerdo. Misra siente que el beneficio de la congelación de óvulos debería venir junto con otros beneficios que "normalicen" la crianza de los hijos. "Me sentiría mucho mejor si se me ofreciera un conjunto de otras políticas que permitan el permiso parental remunerado y la asistencia para el cuidado de los niños", dice. "[El mensaje debería ser] es posible que quieras tener hijos ahora, en lugar de 'Qué hacer para asegurarte de que podrás tener hijos más adelante'. Creo que algunas de estas compañías hacen eso... pero realmente me preocupa cómo este beneficio, en lugar de crear diferentes oportunidades para manejar nuestra fertilidad y nuestro trabajo, puedan limitarlo a una forma particular de hacerlo".

Sin embargo, cualquier política particular puede resonar de manera muy diferente en la teoría que en la práctica. Muchas mujeres que han utilizado el beneficio de la congelación de óvulos de su empresa sienten que se les ha otorgado un poder. Una de esas mujeres es Emma, que tiene 37 años y trabaja en VICE (pidió que le cambiaran el nombre por razones de privacidad). Desde el año pasado, completó una ronda de congelación de embriones con el esperma de su esposo, así como dos rondas de congelación de óvulos, a través del beneficio del empleador.

Aunque todavía no está segura de si quiere tener hijos, investigó todo acerca de la congelación de óvulos una vez que supo que estaba incluida en su paquete de beneficios. "Sabía del procedimiento desde hace mucho tiempo", dijo, "pero ni siquiera lo consideraba una opción hasta que descubrí que VICE me lo ofrecía. Ni siquiera lo había pensado por el hecho de que era tan caro y no sabía mucho sobre el proceso; me parecía muy invasivo, difícil y complicado. Pero tan pronto como escuché que lo estaban ofreciendo, pensé: 'Definitivamente voy a investigar y averiguar si es la decisión correcta para mí'".

Usando el portal en línea de Progyny, Emma contactó a un médico especialista en fertilidad de la Universidad de Columbia. Después de una consulta con este médico, decidió que el procedimiento era, de hecho, la decisión correcta para ella: "Hablamos y me explicó todo", dijo. "Salí de esa consulta diciendo, 'lo haré'. Me dio mucha confianza".

Después de un ciclo de congelación de embriones y dos ciclos de congelación de óvulos, la confianza y felicidad de Emma, con su propia experiencia y el beneficio en sí mismo, permanece constante. "Es genial que este beneficio específico también se ofrezca", dijo. "Siento que les está dando a las mujeres mucho más poder en la toma de decisiones y en la determinación de lo que quieren hacer con sus vidas. Les está dando tiempo para decidir si quieren o no tener hijos y tomar una decisión después. Yo sentía mucha presión por la edad de que si quería tener hijos, tendría que hacerlo muy, muy pronto. Y ahora definitivamente siento que esa presión se ha liberado. Siento que ya no tengo ese peso mis hombros".

También dijo que nunca pensó en el beneficio como algo que la presionara para permanecer atada a su trabajo. "Y aunque así fuera, ¿a quién le importa?", dijo. "Me beneficio porque puedo congelar mis óvulos gratis".

Otra mujer, Nyasha Foy, que trabaja para Complex Media en el departamento legal, también tuvo una experiencia positiva al congelar sus óvulos gracias al beneficio. Foy completó dos ciclos de congelación óvulos en Kindbody, pero tenía sentimientos más encontrados acerca de la política en sí. (Kindbody me puso en contacto con Foy; también es exempleada de VICE.) Aunque Foy se sometió al proceso a los 34 años, ya lo había considerado desde los 20 años, cuando, en un evento de redes de exalumnos de Wesleyan en Nueva York, una excompañera le preguntó si había pensado en congelar sus óvulos. "Soy una mujer negra heterosexual y de género cis", recordó Foy pensando. "Me encantaría casarme algún día. Simplemente todavía no estoy preparada, y ya sabes, las estadísticas son lo que son, así que no sé cómo me va a pasar todo esto".

Interesada, Foy consultó a su médico de cabecera, quien la alentó a esperar y volver a visitar la clínica para el procedimiento cuando tuviera 30 años. Siempre lo tuvo en mente hasta que, mientras trabajaba en Complex, Kindbody realizó su presentación de Fertility 101 en su oficina. Dijo, "Ok, ¿será una de estas cosas de intervención divina?'".

A partir de ahí, Foy reservó una evaluación de fertilidad en Kindbody teniendo en cuenta que su período comenzaría pronto, lo que significaba que era el momento ideal en el mes para comenzar el proceso. "Mi cita duró el doble de tiempo porque antes de irme, ya me estaban enseñando cómo preparar las agujas", dijo. "Pensé, 'Creo que simplemente lo haré. Es el momento correcto y la oportunidad correcta. No lo pensaré dos veces, simplemente lo haré'".

Foy dijo que Kindbody le advirtió de los posibles efectos secundarios, riesgos y resultados de congelar sus óvulos, incluido el potencial de que, al descongelarlos, ninguno resultara en un embarazo; en otras palabras, nada está garantizado. La parte más difícil para ella, físicamente, era lidiar con su miedo a las agujas; de hecho, le pidió a esa misma excompañera de Wesleyan que le inyectara las hormonas durante todo el proceso. Al final de dos ciclos, Foy tenía 14 óvulos congelados y una experiencia positiva. También dijo que desde que congeló sus óvulos, forjó una comunidad con otras mujeres en Complex que también han utilizado el beneficio.

Pero ella cree que el beneficio puede ser simplemente una distracción, dependiendo de la cultura de tu empresa. "Para que una persona, el empleado, el trabajador, quien sea, haga lo que sea que tenga que hacer, debe sentirse totalmente apoyada por su empleador", dijo. "Hay una parte de mí que aprecia lo que los de Facebook y Google estaban haciendo al ofrecer este proceso como un beneficio, pero para mí hay una superficialidad que proviene de algo de eso. Porque se sentía como un, 'Solo estoy haciendo esto porque quiero que trabajes más. No tienes que preocuparte por esto, puedes quedarte aquí por dos o tres años más y darme más trabajo, me aseguraré de que tus óvulos estén congelados, algún día tendrás ese bebé, no te preocupes por eso'. Eso es genial, pero ¿qué pasa cuando tenga al niño? ¿Me ayudarás con otro tipo de beneficios para esa etapa? ¿Hay algún grupo para empleados al que pueda asistir que pueda apoyarme cuando trate de averiguar qué tipo de pañales comprar o cómo llevar a mi hijo al kínder? ¿Me darás una licencia de paternidad para que no recaiga toda la responsabilidad en la madre?

Dicho esto, Foy siente que la cultura corporativa, en general, está comenzando a cambiar. "Creo que los millennials realmente pusieron el pie en el acelerador", dijo. "Es como, bueno, ¿por qué no tienes [estas políticas]? Es posible que no vaya a trabajar con tu empresa a menos que tengas esto, porque quiero venir aquí y experimentar un equilibrio entre mi vida laboral y personal que no puedo tener si me encadenas a este escritorio, y es posible que sienta que esa experiencia no valga la pena".

Hoy, Foy alienta a sus amigas y compañeras de trabajo a que al menos consideren comprometerse con la fertilidad de manera proactiva, que no necesariamente significa congelar tus óvulos. "Si tienes la oportunidad y estás interesada en convertirte en madre, si es algo que piensas hacer, aunque sea un pensamiento remoto, ve a una consulta de fertilidad", dijo. "Investiga sobre el tema. Si te provoca ansiedad saber este tipo de cosas, espera un tiempo, pero hazte cargo de la primera parte".

Ravitsky, profesora de bioética de la Universidad de Montreal, reiteró que, si estás considerando la congelación de óvulos, es importante sopesar tus otras opciones, así como los posibles resultados y riesgos. "Cuando digo que las mujeres necesitan información completa, estoy hablando de todos los pasos", dijo. "El hecho de que se trata de una elección voluntaria y que hay otras opciones –una discusión que te recuerda que otras opciones incluyen no tener hijos, la adopción, la donación de óvulos– hay otras opciones. Luego, los riesgos de lo que ya estás haciendo, las posibilidades de que lo que estás haciendo realmente te den lo que quieres en 10, 15, 20 años... y los riesgos de estar embarazada cuando tienes 38 o 40 años".

Ravitsky enfatizó la importancia de que los médicos de fertilidad les den tiempo a los pacientes de procesar esta información. "Deberían asesorarte y apoyarte y darte tiempo para digerir y regresar y hacer preguntas. Ese es el consentimiento informado adecuado", dijo. "Realmente dudo que este sea siempre el caso".

Al final de mi llamada telefónica con Foy, le dije que admiraba su compromiso de investigar antes de congelar sus óvulos, es muy importante hacer eso antes de tomar una decisión médica seria. "Absolutamente", dijo. "Especialmente una decisión que involucra traer a otro ser humano al mundo".

Sigue a Avery Stone en Twitter.