Imagen vía cuartoscuro.com/María José Martínez.

CDMX, la de mayor riesgo sísmico y la menos informada, dicen expertos

"El gobierno de la Ciudad de México no ha querido difundir de forma clara los mapas donde, según la ciencia, hay mayor riesgo", asegura Mario Ordaz, especialista por la UNAM.

|
22 enero 2018, 1:00pm

Imagen vía cuartoscuro.com/María José Martínez.

Después del pasado del 19 de septiembre, los habitantes de la capital mexicana suelen inquietarse cada vez que escuchan hablar de alarmas sísmicas, edificios dañados y la posibilidad de un desastre de mayor magnitud.

Según Mario Ordaz, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en riesgo sísmico, la Ciudad de México es la que más tiene que perder en todo el país si temblara de nuevo. Y con la que las autoridades son menos honestas, respecto del peligro que se corre.

La situación geográfica de la CDMX es lo que menos ayuda. De acuerdo con el experto, haber erigido una urbe de estas dimensiones sobre lo que fueran lagos no fue una gran idea. Los suelos blandos que se encuentran debajo de la capital son ideales para amplificar cualquier movimiento telúrico.


Relacionado: La esperanza ciudadana que emergió de los escombros en México.


A esto se suman otras agravantes. La extracción masiva de agua del subsuelo es un factor que, si bien no es el más importante, también contribuye a que haya más hundimientos en el Valle de México.

“En realidad, lo que ello provoca es que a la larga el suelo se vuelva duro. Y eso nos beneficiaría en unos 500 años, pero para entonces debido al impacto ambiental seguro ya habrá desaparecido la CDMX. La cuestión es que si ahora nos seguimos hundiendo corremos el riesgo de que el efecto no sea uniforme y, si tiembla, los edificios que estén en zonas de transición se resquebrajen con mayor facilidad”, dice.

Ahora hay más habitantes. Se están construyendo más edificios y de mayor altura. Y encima, asegura Ordaz, la gente sigue viviendo en lugares de donde ni siquiera debería estar permitido vivir, por el alto riesgo telúrico de ciertas regiones.

“El gobierno de la CDMX no ha querido difundir de forma clara los mapas donde, según la ciencia, la zonificación sísmica indica que hay más riesgo. Y ello tiene mucho que ver con el tema de las inmobiliarias y los acuerdos que tienen entre sí”.

De acuerdo con un mapa oficial que ilustra las Normas Técnicas para Diseño por Sismo del DF, en su versión 2004 —pero que sigue vigente—, la zona donde se encuentra el aeropuerto internacional, así como la colonia Agrícola Oriental, las inmediaciones de la calzada Ignacio Zaragoza y la delegación Xochimilco están consideradas como Zona IIID, o de más alto riesgo.


Relacionado: A dos meses del sismo en México se acumulan quejas contra las aseguradoras.


El centro de la ciudad está repartido entre las zonas IIIC, IIIB y IIIA. Es decir, hay un poco menos peligro, pero sigue estando considerado en los niveles más altos de riesgo.

Mario Ordaz considera que ahora la cultura de la Protección Civil es distinta de la que había cuando ocurrió el terremoto de 1985. Y que, aunque hay mucho que mejorar, los mexicanos están más preparados ante un desastre como el del 19S. También considera que casos como el de Japón, que se encuentra en un entorno sísmico sumamente agresivo, deberían ser nuestro ideal.

“La diferencia es que allá sí hay un gobierno más transparente, que se preocupa por sus ciudadanos y que pone en marcha políticas de planificación efectivas”, dice. “Lo que deberíamos estar haciendo ahora es apostar por una gran estrategia de ingeniería para la ciudad, así como en una meticulosa supervisión de las autoridades respecto de todo los que se construye en ella”.

Sigue a Ollin Velasco en Twitter: @ollinvelasco

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Más VICE
Canales de VICE